Estoy embarazada ¿ahora qué hago?

Cuando salí embarazada de mi hija, tenía la vida hecha, realizada, tanto personal como profesionalmente. Había disfrutado lo suficiente, había conocido todos los chicos que quise conocer, había hecho todo lo que siempre quise hacer. Tenía 30 años, una carrera, un trabajo, una vida por delante. Pero en los casos de chicas menores de edad que salen embarazadas cuando aún no terminan ni siquiera el colegio, el futuro no es fácil.

Escribo este artículo a propósito de un mail que recibí en el que solo me decía las palabras con las que titulé este post. Deduzco que quien firma es una chiquilla, asustada, muy asustada, tanto, que no quiso dar más datos, como su nombre, o al menos, un nick. A pesar de lo poco que me dijo, me dijo mucho más. Su mail contiene el número 94, así que supongo que ella tiene apenas 15 años.

El embarazo supone el mayor cambio en la vida de una mujer. El cuerpo cambia desde antes de que sepas que estás embarazada, empieza a requerir mayores cantidades de energia y nutrientes necesarios para el crecimiento del bebé, cuya formación se acelera día a día. Su vida corre paralelamente a la tuya, sus órganos empiezan a formarse, las primeras semanas crece tan rápido, que duplica su tamaño de un día para el otro. No se sabe a ciencia cierta qué tanto puede captar ese pequeño ser dentro de ti, así que cuando te enteras, el niño dentro de ti podría ser afectado por tus emociones. Pero no es fácil enfrentar estos cambios y lo último en lo que piensas es en lo que puedes afectar a tu bebé con tus reacciones. Es común acudir a alguna amiga, la misma a la que acudiste cuando querías conversar sobre tus primeras relaciones sexuales clandestinas. Y lo más común es que dicha amiga sea alguien como tú, otra chiquilla inexperta, o cuyas experiencias la hayan hecho tomar decisiones no tan acertadas.

Primero debes tomar responsabilidad de tus actos, sin deshacerte de la evidencia. El aborto es una “solución” fácil, te allana el camino al libertinaje de seguir teniendo sexo sin consecuencias, te va insensibilizando, y si abusas de esta “solución” puede volver a tu útero débil para sostener futuros embarazos deseados, imposibilitandote ser madre cuando lo quieras. Ojo, que no dije que el aborto sea pecado, es simplemente una salida de emergencia que se debería usar excepcionalmente, muy excepcionalmente.

Habla con el padre de tu hijo. Lo más común es que tu hijo sea de tu enamorado, dependiendo de la relación que tengan, aclara la situación, tomen decisiones juntos, siempre considerando que ya no son dos personas, sino tres. Si tu embarazo es producto de una relación casual, de un desconocido, una aventura de una noche, deberás enfrentarlo sola, pues es imposible que aquella persona se vaya a responsabilizar de lo sucedido. Y si tu embarazo es resultado de una relación incestuosa, habla con alguna persona de confianza, tu madre, algún consejero de tu escuela, pues estamos hablando de implicaciones delicadas que no pueden ser abordadas en este artículo.

Busca en tu comunidad alguna fundación que se dedique a ayudar a adolescentes en tu estado. En Guayaquil, llama a Fundación Nuestros Jovenes 2312160 2385560 . Seguramente en tu ciudad hay algún directorio donde puedas buscar soporte y respaldo en este momento de tu vida.

Lo que vendrá
A más de los cambios físicos, hormonales, fisiológicos, tendrás modificaciones en tus emociones, cómo ves la vida, la gente a tu alrededor. Es posible que te vuelvas muy sensible a ciertas situaciones, puedes sentir frustración, rabia, furia, nostalgia de las épocas en las que no tenías un vientre abultado que te impedía salir. Deberás enfrentar también el qué dirán, que, a pesar de los tiempos que vivimos, aún existen quienes hablarán de ti, pretendiendo juzgarte por tus actos. Aquello no facilita las cosas, pero ya dijimos que tu futuro no se viene fácil. Considera también que necesitarás trabajar para mantener a tu bebé, sin embargo, si no has terminado tu colegio, es difícil que puedas conseguir un empleo bien remunerado y sobretodo en las condiciones en las que te encuentras. Los gastos vienen fuertes, tu hijo demandará cuidados, ropa, alimentación, y todo eso cuesta dinero. No creas en el adagio “dios proveerá”. Debes trabajar para conseguir dichas provisiones. El dinero no cae del cielo, y deberás asumir también esta consecuencia.

El niño no debe ser una carga en tu vida, míralo como una motivación, un pretexto para darle un rumbo a tu vida que la edifique, que te vuelva una mujer valiosa, digna de tu hijo. He conocido casos de mujeres que han salido adelante con varios niños, que a pesar de eso, han terminado una carrera, manteniendose de forma honesta y admirable, mujeres luchadoras, capaces. A mí la vida me lo puso fácil: cuento con el apoyo del padre de mi hija. En cambio hay otras que solas pueden con sus hijos a cuestas. Si otras pueden, tú también podrás. Es cuestión de voluntad, sacrificio y sobretodo mucho amor.

Y si tú, niña, la del mail que contiene el número 94 has leído mi artículo, puedes escribirme nuevamente. Puedo ayudarte con palabras, consejos sobre lo que medianamente sé de crianza de niños, los achaques, las molestias post parto, lo que deberás enfrentar. Para eso estoy aquí. Para leer sus cartas e intentar apoyarles. Me reservaré toda tu información, cuenta con mi discreción.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 1,299 times, 1 visits today)

(Visited 1,299 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Wow, cuanta madurez en tus palabras Pito. Yo tuve una experiencia fea con una novia que creyo estaba embarazada por un retraso en su período menstrual, pero tuve un shock cuando ella friamente me dijo que el tener el hijo no era una opcion y que abortaría en caso de que se confirmara el embarazo. El embarazo nunca se confirmó (me pegué el susto de la vida), pero me di cuenta que fue lo mejor no tener el hijo con esta mujer insensible, a pesar de estar en un momento donde me resultaría agradable tener un hijo (estando casado o no)

  2. En verdad pitonizza una vez más te acabas de ganar mi admiración y respeto, no solo escribes cosas chéveres, sino que me doy cuenta que eres una persona excelente, al intentar ayudar y apoyar a personas en momentos difíciles.

    Felicitaciones por ser así pitonizza, gente como tú hace mucha falta en este mundo.

  3. — INSERTE EMOTICÓN SONROJADO AQUÍ —

    Ya en serio, si de algo ha de servir la “popularidad” de este blog, es para ayudar a personas que buscan una salida, y cuya esperanza la depositan en Google pidiendo una solución a sus problemas. He recibido mails con casos gravísimos, situaciones insoportables que les toca vivir a quienes en su desesperación me escriben. Para mí es un compromiso, que alguien crea que mis palabras le puedan ayudar me motiva a continuar. Es más, es la motivación principal de este blog, no solo la chacotada y lo WTFotesco de la vida, sino lo esencial, la humanidad y solidaridad que todos los seres humanos debemos brindarnos unos a otros.

  4. que tome la decisión con la que pueda vivir tranquilo, hay mujeres en que una mala decisión puede crear un trauma muy grande, pero en todo caso si escoge la “salida fácil”, no serán ni las primeras ni las últimas así que nadie las va a juzgar. Es algo que se debe pensar muy bien.

  5. Es dificil el tema. Personalmente creo que un niño es una bendición, y no por caer en religión, sino porque sé por experiencia propia como te pueden cambiar la vida.
    Antes del niño creemos que nuestra visión del mundo es perfecta, que el niño nos va a privar de una vida, de emociones nuevas, pero…nada es asi. Cuando el niño nace, él cambia nuestras vidas. Lo que antes nos preocupaba pasa a ser una tontera, lo que eran un gran problema pasa a ser la alegría y el camino para la solución. Cómo lo logran? con la sonrisa. Tan simple, tan sencillo, y tan poco practicado por los adultos.
    Ellos vienen a devolvernos aquella vieja mirada que teniamos de pequeños, esa que cuando nos volvimos adultos, perdimos. Esa mirada inocente, libre, llena de paz. Nos vienen a llevar de nuevo a nuestra infancia.
    Por todo esto es una bendicion. Además con ellos estamos asegurados de que no estaremos solos nunca mas.
    Abortar? Es escapar, es buscar seguir cerrados a lo simple. Es atacar al más indefenso. Inconscientemente creo que el aborto, es atacar al que no puede ni tiene quien lo defienda.
    Edad para tener hijos? No hay edad, hay tiempos. El tiempo que, políticamente es correcto para unos, para otros puede no serlo. Nosotros no manejamos ese tiempo.
    Conozco madres que han tenido hijos a los 16 años, y tienen hoy maravillosos hijos, y son excelentes madres. En cambio otras, tuvieron sus hijos de más edad, y como madre han fallado.
    Es un tema dificil, quizá la solución no esté en el mundo “adulto”, sino en la mirada simple de un niño.
    Abrazos enormes, y se te aprecia mucho Pitonizza!

  6. Me siento muy agradecida por tu última frase. En cuanto a edades para tener hijos, es muy cierto lo que dices: no hay edades, hay tiempos. Yo no habría podido con ser madre a los 16, a los 30 me acomodé y soy feliz con mi hijita. El aborto nunca sería una opción para mí, de eso estoy completamente segura.

Los comentarios se han cerrado.