Evolución de Pitonizza en la pista de baile

En un comentario bastante acertado, alguien señalaba mi amargura por no saber bailar. Bueno, no bailo porque realmente lo hago feo. Parezco prototipo de robot oxidado. El otro día, en medio de una gran depresión que me aquejaba, decidimos con unas amigas ahogar las penas en el alcohol. A mí no me gusta tomar, siempre lo he dicho, y lo sostengo. El alcohol es un inhibidor. Inhibe el sector del cerebro que modera las ridiculeces humanas. Bien. O mejor dicho, mal. Porque, al calor de los tragos, empecé a cantar como animal herido (canto bastante feo también)… Eran apenas dos tragos que llevaba encima, pero me sentía Rocío Durcal. Media hora más tarde, y no se cuántos cc más de alcohol en mi sistema, empecé a bailar. Esa parte del zafarrancho la recuerdo. Sin importar lo antiestético que se pueda ver, bailaba lo que yo misma cantaba. “Esotérico”. Horas más tarde, mi cyber pana me envia un sms que no recuerdo haber recibido, al cual contesté que estaba borracha. ¡Qué desverguenza! Sin parar de bailar, giraba como perinola. Ví el video. Nada agradable de ver. Bueno, para mí.. porque resulta bastante chistoso oirme cantar “Kinito Mendez”. Porque borracha me sé la letra. “Y el loco soy yo, ¡sí señor!” Juas!

Bailando se quitan las penas…

Sí señores, sí le hago al baile. Pero debo estar bastante dopada, pero no con alcohol, porque, insisto, no me gusta el trago, esa borrachera es algo de lo cual no estoy orgullosa, y no se repetirá… (con esa, es la tercera vez en mi vida que tomo hasta perderme… fuchi). Dopada de alegría. El mismo baile puede generar las suficientes endorfinas para poder disfrutar, por muy rockera que sea en el interior, de cualquier música que suene rítmicamente. Claro, no con esto significa que me haré tecnocumbiera. Pero, en la próxima fiesta familiar, cuando uno de mis tios me saque a bailar Lizandro Meza, que ch-.. a moverse… la Pitonizza amargada que arrugaba la nariz mientras los otros menean las caderas se quedó en el pasado. Aunque baile como gringa (o sea: FEO)… aunque nunca gane un “Bailando por la boda de mis sueños” con el sambo feo ese de Fausto Miño… lo importante es sacudirse las polillas. Total, en mi cerebro siempre retumba Depeche Mode.. por cierto, ¿han visto al papacito de Dave Gahan bailar Enjoy the Silence? Él lo disfruta. Yo también.

A bailar se ha dicho…

A pesar de que siempre, a todo lugar que voy, soy la más alta (lo cual me acompleja para menearme), que ch-… hay otras más feas que yo que bailan sin complejo alguno. Basta de ser acomplejada y amargada. ¿Y si los hindúes se equivocan y los cristianos tienen razón y esta es la única vida que tenemos para vivir?

A bailar… ¿algun voluntario online que quiera enseñarme?

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 51 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Me alegra que hayas decidido sucumbir al mundo bailístico, debo de confesarte que yo tampoco soy una experta en el baile, pero trato de no acomplejarme (decisión tomada desde que vi por primera vez al “Lobo” bailar en Bailando por un sueño, si él puede -en público- yo también puedo -en mi modesto círculo social-), aunque te confieso haber bailado salsa sólo en mis momentos etílicos, a pesar de lo que me gusta, nunca he podido seguirle el ritmo a tan deliciosa música. Con respecto al alcohol, refuto, si bien es cierto el alcohol es un inhibidor porque suspende -transitoriamente- el correcto desenvolvimiento de una actividad o función del organismo, su efecto final es la desinhibición, porque -en definitiva- prescindes de las inhibiciones iniciales adquiridas y el cuerpo se afloja, logrando comportarte con total y libre espontaneidad. Yo si consumo alcohol, porque en mis momentos de libación he encontrado grandes amistades, he compartido gratas conversaciones y hasta he descubierto cosas mías sorprendentes. A propósito del Miño, a mí no solo me parece “sambo feo”, sino que me provoca ganas de vomitar, más en esa película “ecuatorianísima” llamada qué tan lejos. Saludos Pitonisa, espero poder invitarte algún día unas copas de vino Merlot en algún punto de esta linda tierra, ah con gusto te presentaría música -en español- muy interesante, quizá entonces subirías uno o dos puntos a ese escaso porcentaje que mantienes (1%) en tus hábitos musicales. Abrazos afectuosos.

  2. me ofrezco pero para despues de mes y medio me salio una vaina bien pagada este mes y es una oportunidad q no puedo desaprovechar.. asi q si kieres me avisas cualkier cosa

  3. como mucho me ofrezco a bailar bastante mal para que veas que no eres la unica que no lo hace bien…

    pd.- todavia recuerdo cuando de pequeño
    les corria a las niñas en las fiestas infantiles odiaba bailar

Los comentarios se han cerrado.