Excusas para no usar software libre

En un principio estaba el software propietario. Y se ideó el software libre. Algunos se quejaron porque era poco potente. Y se desarrollaron todas las herramientas GNU. Algunos se quejaron porque faltaba un núcleo. Y apareció Linux. Algunos se quejaron porque no era portable. Y se portó a decenas de arquitecturas. Algunos se quejaron porque no había soporte hardware. Y se programaron los drivers, Algunos se quejaron porque no había soporte. Y se fundaron Debian, Red Hat, SuSE, etcétera, Algunos se quejaron porque no era rentable. Y aparecieron las certificaciones y los planes de soporte basados en servicios, Algunos se quejaron porque era difícil. Y se desarrollaron Gnome y KDE, Algunos se quejaron porque había pocas aplicaciones. Y se programaron más de aplicaciones en los repositorios públicos, Algunos se quejaron porque era lento. Y apareció el núcleo. Algunos se quejaron porque no había compatibilidad. Y se programaron Wine y Cedega. Algunos se quejaron porque era feo. Y apareció Beryl, Entonces, ¿cuál será la próxima excusa para no usar software libre?

Tomado de acá

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 55 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Por el simple hecho de que no nos gusta.
    Habrá personas a las que les guste y crean ciegamente que es fantástico, pero igual que el software propietario tiene problemas y al no estar unificado son un poco mas. No creo que el software libre sea mejor o peor que el propietario, simplemente va a un nicho distinto, solo que los “heavy” (entre comillas porque son los que menos saben) creen que es mejor por el hecho de ser “indie” no significa que lo sea.

  2. Comparto tu opinión en que siempre existirá un pero para no cambiarse al software libre, sin embargo, toda excusa será sencillamente una forma de ocultar una razón verdadera para no cambiarse: “no es el programa que estoy acostumbrado a usar”.
    Desafortunadamente todos hemos crecido bajo el falso paradigma de que mientras más caro es mejor.

Leave a Reply