Falacias en torno a la muerte

La muerte desde inicios de la humanidad ha sido motivo de elucubraciones, tradiciones, creencias y hasta leyendas. El misterio de por qué la vida llega a su fin y qué pasa luego ha ido alimentando toda clase de costumbres y rituales. Como siempre, y como este blog tiene una larga tradición herética, procedo con las blasfemias. Religiosos, abstenerse de continuar con la lectura.

Algunos creen que tras la muerte hay otra vida —dicen que eterna—. ¿Para qué quiero vivir eternamente? A los 136 años creo que me aburriría. Pero como dicen que en esa vida infinita uno está contemplando al Señor, la felicidad es garantizada. Cosas de fe. O soy muy terrenal, o simplemente no puedo aferrarme a una esperanza de reencuentro con mis seres queridos que van partiendo de este mundo. A ellos los guardo como un tesoro invaluable como recuerdos en mi corazón. Y no temo infiernos, purgatorios ni espero cielos o vidas eternas. Prefiero vivir intensamente con la certeza de que la vida es frágil y hay una sola.

La gente buena muere joven. ¿Y Pablo Escobar? ¿El Patucho Rigoberto? ¿Hitler? ¿Kurt Cobain? ¿Judas? (desconozco si murió joven). Decididamente gente “mala”, narcotraficantes, delincuentes, genocidas, rockeros (¡esos son los peores!), traidores. La gente muere y punto, sea la edad que sea que tengan. Sino, recordemos a Teresa de Calcuta, una larga vida al servicio de los demás.  Escribí esto antes de saber que esta viejita de hecho y según sus creencias, hoy se está quemando para siempre en el infierno.

Otra de las creencias es que todo aquel que muere se vuelve una especie de “intercesor” a quien le podemos pedir milagros y protección. Sea quien sea, haya hecho lo que haya hecho, el finadito nos va a ayudar a que nos salga ese trabajo, nos protege de la delincuencia y nos acompaña por las oscuras calles ahora que hay apagones. No tengo nada qué temer. ¡Mi Super Mamá Fantasmita me cuida!

Una de las creencias más descabelladas es que al fallecer una persona, no se debe barrer en la casa por al menos 3 días, sino el finadito se llevará a más almas. ¿Y si la persona falleció de alguna enfermedad infecto-contagiosa? Si no se limpia la casa, de ley que todos irán desfilando al más allá.

El muerto no puede ser enterrado con zapatos por la misma razón. Y no hay que ofrecerle misas o rezos si no se van a cumplir sino el alma regresará a penar.

Se supone que por 9 días después de muerta la persona, su alma no abandona la casa, así que no hay que “hablar mal del muertito” pues nos “halará la pata”.

Si la persona muere con los ojos entreabiertos, ha dejado “algo pendiente”. Y si muere con las manos “engarrotadas” es evidencia de que algún día le levantó la mano a su propia madre. El muerto “se hace pesado” una vez que se lo empieza a cargar. Sus pies deben salir de la casa antes para que “no se vaya llevando a nadie más”.

Dentro de todas estas creencias, muchas que para mi rebatible concepto caen en el campo del folclore risible, no comprendo si se supone que la muerte es un encuentro con Dios, un inicio de una vida eterna, ¿por qué tanto miedo a que el reciente difunto “nos lleve”? ¿Por qué existe también la creencia en espíritus, fantasmas? ¿A quién se invoca cuando se juega a la Oui-ja? (adivino la respuesta: a los demonios, otra de las leyendas en las que Pitonizza no cree). Hay muchísimas contradicciones en la misma doctrina católica, pues creen en dos estados totalmente paralelos que no podrían darse: resurrección y vida eterna. No lo comprendo. Resurrección es volver a vivir, y vida eterna es vivir para siempre. O sea, ¿resucito con mi mismo cuerpo a vivir eternamente? ¿Y no que cuando muera voy al cielo? Sí, reprobé catecismo, y le produje muchas pesadillas a la monjita que intentó evangelizarme.

Mamita, perdoname, pero tú sabías que los posts antireligiosos son los que más disfruto. Missing you :'(

© 2009 – 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 2,625 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Hola, de casualidad llegue a tu blog. Hay mucho por decir sobre la muerte. Seguramente se seguirá hablando e investigando mucho mas, al igual que el nacimiento de una persona. Nacimiento y muerte han sido son y serán un misterio, en el sentido espiritual digamolo. Te recomiendo que revises http://www.srisri.org (no tiene nada que ver con impuestos jeje) es un lider espiritual indio. entra en “teachings” y lee un poco, te abre un poco la mente y es super interesante. p.d. sigue adelante con tus posts.

  2. Me gusto mucho el post, aunque me chocó leer el nombre de Kurt Cobain, entre tantos “malos malos”. O sea, yo entiendo que al cielo cristiano no entró seguro porque se suicido. Aunque hay muchas teorías, que se suicido, que lo mataron, que se yo. El caso es que yo creo que sí se suicido, porque pudo ver al a mundo como realmente es y no pudo soportarlo.
    Con respecto a la muerte yo soy de las que creen que después de la muerte no queda nada nada, ni alma, espíritu ni fantasma. Es como un interruptor, vida – muerte. Lamentablemente todos nuestros sentimientos, pensamientos, etc son básicamente neuronas y otras células haciendo lo que saben hacer, y cuando las células mueren no hay “nadie ni nada” que quede vivo para pensar, sentir.
    Digo lamentablemente, porque no sé, nunca lo viví, pero supongo que debe ser al menos un poco más fácil sobrellevar un duelo si crees firmemente que el muerto se va a “un lugar mejor”. Pero bueno si no creemos eso, no hay forma de decir “desde ahora lo voy a creer”.

  3. Si es rockero debe ser malo. Es para atraer trolls, es que me tienen abandonada.

    Estoy más tranquila pues el dolor de mi madrecita santa cesó, de eso estoy segura, lo de que ella esté en una nube tocando lira mirandome, es incierto, pero de seguro sería lindo saber que me esté viendo. Bueno, que me mire siempre, excepto cuando se me ocurra hacer el amor.

  4. En lo relativo tienes toda la razon, ya que todo es relativo, verdad?

    Lo interesante es que al abandonar al cuerpo, nuestro espiritu o esencia sigue viviendo; y como al poco tiempo recobramos la memoria de nuestras otras vidas anteriores, y de lo que es la vida entre las vidas, se nos facilita la transicion y el desapego a los que quisimos.

  5. La muerte es tal vez lo único democrático que existe en el universo. A ella le i porta un bledo si eres rica o pobre, blanca o negra, personalidad conocida o una del montón. Cuando la muerte decide llevarnos, no valen cartas de recomendación del Papa, ni del Presidente de los Estados Unidos. LA MUERTE ES DEFINITIVA.

    De otro lado, Abby abordó el meollo de la cuestión. Nuestro tiempo en este mundo, el único que existe, es limitado. Por tanto, debemos poner toda nuestra fantasía, toda nuestra pasión, toda nuestra energía en ser tan felices como podamos, aquí y ahora, y animar a nuestros seres queridos a lo mismo. NO HAY SEGUNDA OPORTUNIDAD.

  6. precisamente por eso creo que la muerte atrae tanto a los humanos porque paradojcamente enmarca nuestro fin pero es para todos, a donde vamos? que hay después? son preguntas hechas en cualquier momento de la historia,y cada quien le da la respuesta que quiere

Leave a Reply