Grinch en el Día del niño

Cuando yo era una niña pequeña, y celebrabamos el día de la Madre y el Padre, solíamos decir “debería haber un día del Niño”. No recuerdo que hace 30 años se hicieran fiestas en la mitad del año para festejar a los niños solo por su condición de niños. Si bien es cierto, es loable el recordar los Derechos de los Niños, el crear esta nueva “Navidad” en la que los niños no tienen clases sino fiestas en la escuela, y se los llena de caramelos no es sino otra forma de seguirlos malcriando. El día del Niño es una pequeña Navidad de la cual los comercios sacan provecho. El mes de más bajas ventas al año ahora repunta, y se nota la oferta en los diarios que muestran publicidades de jugueterías y restaurantes de comidas rápidas.

Los niños de hoy en día están acostumbrados a tener de todo. Raro es el niño de clase media que no tenga en su dormitorio un televisor, algunos hasta tienen su propia computadora, laptops y celulares de última tecnología.

Y qué dicen los pequeños al respecto:

– Pero mami, ¡Jaimito tiene un Samsumg con mejores juegos que mi Blackberry!
– Esta consola ya está pasada de moda mami.
– Mami, ¿sabías que ya no se están usando las blusas cortas, sino largas como vestidos?
– Las Barbies son para niñas mami, ¡yo ya tengo 8 años!
– Pero mami, ¡quiero ver la película en 3D!
– Mami, como crees que voy a usar esta camiseta de Spiderman, a mi me gusta Ben 10.

Es común escuchar estas quejas de parte de niños y niñas. Independientemente de que si sacan buenas notas o no en la escuela, los niños reciben obsequios carísimos. Y aunque tratemos de poner límites, siempre hay un tío bonachón que le da 20 dólares a un niño de 5 años, ¡sin motivo!

Criamos pequeños mounstruos que no tienen conciencia del valor del dinero. El darles más regalos los vuelve cómodos, avaros, “quierelotodo”. Talvez sea para expiar un poco nuestro sentimiento de culpa como padres, pues al contrario que la mayoría de nuestras madres, ambos padres trabajan y tienen muy poco tiempo para compartir con sus hijos. Yo fui criada a la antigüa, y no crecí con un trauma odiando a mis padres porque no celebraban mis cumpleaños.

Y como adivinaran, no, no le voy a dar nada a mi hija por el día del Niño. Ella sabe que la amo y no voy a comprar su amor.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. Desde antes del 1ero de junio mi hija me dijo: Papi, quiero hablar contigo. Quiero ir a este evento para ninos – uno que sera este viernes en la plaza de artes y oficios del centro civico- y desde alli, ella cuenta los dias para que yo la lleve. Todos los dias, cuando llega de la escuela me llama para hacerme acuerdo de llevarla pero la nina se le olvida presentar el cuaderno de computacion con los deberes asimismo todos los dias.

    Es la oportunidad perfecta para ensenarle el verdadero interes por sus obligaciones a mi nena. Mas alla de que la lleve o no, voy a armar una estrategia y un metodo para que asimile que primero son las prioridades y resposabilidades. Sus estudios son una de ellas.

    Y ustedes padres, que le estan ensenando a sus hijos?!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *