iCarly: la cultura de Internet es cosa vieja

Así fue como noté que mi generación es completamente diferente a la de mi hija que con apenas 7 años sabe mucho más de informática que yo a mis 19 años. Al verla abstraída mirando iCarly entendí la razón por la cual nada la sorprende. La naturalidad con la que se maneja en frente a una computadora, a lo mejor se debe a Carly Shay, una adolescente con una vida virtual paralela a su vida real. Quizás para mi hija, tener un alterego es lo más normal, y algunos se vuelven celebridades en la red, como Carly o Pitonizza (?)

Recuerdo cuando yo tenía 13 años y grababa cassettes con música de la radio, soñaba con que hayan dispositivos más pequeños para evitarme llevar decenas de cintas que se enredaban y se adelantaban con una pluma. Todo un método cavernícola que para mi hija sería inimaginable. Ella nació y creció viendo mp3 players y iPods. El otro día me preguntó con asombro qué era un diskette y por qué era tan grande. “¿Podrían usar un pendrive?”, me replicó. “Antes no habían pendrives”, respondí. Y sus ojos se abrieron incrédulos como diciendo “imposible, los pendrives siempre existieron”. Para ella es inconcebible que un televisor no haya tenido control remoto. O que antes los celulares no tenían cámaras y solo servían para hablar por teléfono. Por eso guardo un arsenal de dispositivos jurásicos: mi añorado Atari 130XE donde programaba en Basic juegos que debía volver a escribir porque no tenía forma de guardarlos. Conservo el mando de dicho Atari, el de una sola palanca negra y botón rojo. Tengo todo el Corel Draw en más de 100 diskettes para instalar en Windows 3.0. Incluso, mi reliquia más preciada, una tarjeta perforada con información que solo Dios sabrá. Y cuando ella me pida una laptop más poderosa, le podré decir que en mi época las computadoras tenían 16 KB de memoria, debíamos reescribir los programas y no nos quejábamos. Además, puedo coaccionarla con bloquearle el Nickelodeon. Pero eso no me servirá como castigo, pues ella sabrá buscar el episodio en YouTube.

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 227 times, 1 visits today)

(Visited 227 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Cuando yo era niño mi juguete favorito era un walkman y cintas que grababa y regrababa para tener “música portatil”. Hasta ahora conservo esas cintas.

    Lo máximo en computadoras eran las Compaq y con pantalla a color Win95. Yo tenía que conformarme con una pantalla color verde ámbar. Las portátiles pesaban igual a 2 adoquines.

    Llevar un juego de vídeo en un diskette era la gloria, e incluso tenerlos de distintos colores le daba más caché.

    … y eso de perderse el capítulo de una serie en aquel entonces era pecado, tocaba esperar a que el canal de TV lo volviera a repetir en 2 años.

  2. I Carly le enseñó a mi sobrina a mirar videos en youtube.

    Es un chiste el programa ese, es divertido si se lo ve bien.

Los comentarios se han cerrado.