Ideas frescas para la telecuatoriana

La programación de la televisión ecuatoriana últimamente es un reducto de chismes, dimes y diretes, novelas desgastadas y realities que en nada aportan. Este artículo no tiene grandes pretenciones, pues soy lejos de ser una periodista, no tengo estudios de televisión ni mucho menos de mercadeo. Son simples ideas que -quizás ya han sido probadas y quemadas- pero que en un medio tan decadente como el nuestro, no sé, quizá podrían funcionar.

En las mañanas, espacios otrora dedicados a revistas femeninas, se podrían hacer entrevistas en vivo a especialistas de diversos ámbitos, ya sea médicos, psicólogos, terapeutas de lenguaje, arquitectos, abogados… en fin, el abanico de profesionales es tan amplio como lo sea la creatividad de los productores. Se pueden producir espacios tipo “how to” o “hágalo usted mismo” donde se expliquen fácilmente como cambiar una llanta o fabricar una lámpara a partir de elementos reciclados. Sin embargo, estos programas deberían ser pre-grabados, para no mostrar en vivo las quemaduras con silicón de las torpes presentadoras que en una pretendida espontaneidad, impiden que el experto invitado se explaye explicando su arte.

¿Por qué no hacer un programa concurso, donde se ponga a prueba la habilidad mental, la cultura general o pruebas físicas que no impliquen mostrar gluteos o senos femeninos? Un programa que premie el conocimiento, no el consumismo. Un programa que sea la antitesis del Familión.

Hablemos de Vamos con Todo, programa que se dedica ciento por ciento a escudriñar en la basura de las “celebridades” de la farándula ecuatoriana. Recuerdo que en una ocasión compartí el avión con uno de estos personajes. Allá en el aeropuerto en Bogotá, nadie l@ conocía, nadie le paraba bola. Pero una vez en Guayaquil, la novelería criolla no le permitía dar un paso. Todos fungían de paparazzis con celular en mano. Este mismo espacio podría mantenerse. Seamos francos, a la gente le gusta el chisme. Pero en vez de averiguar cuánto debe fulano de pensión alimenticia o con quién le puso los cachos la conocida tecnocumbiera al empresario cotizado, se podrían hacer reportajes a esos mismos famosos de una forma positiva. Se podría invitar a los “famosos” y aprovechar su popularidad de forma positiva. Se me ocurre que compartan con niños desvalidos, o disfrazarlos para ponerlos en situaciones inusuales como por ejemplo, despachando granizado en una esquina para filmar las reacciones del público.

¿Qué tal un programa de farándula donde estrictamente se limite a preguntar sobre la actividad artística y profesional del involucrado? Donde no se inmiscuya en la vida ajena. Donde se dé cobertura a actos culturales, exposiciones, obras de teatro, instalaciones artísticas, sus previas, la vida del artista. Verdadero apoyo al talento ecuatoriano, que se desperdicia sepultado entre tanto chismorrerío.

¿Qué tal programas de obra social donde el conductor no se presente como un mesías sino como un simple canal para llegar a los necesitados? En un país donde figurar es tan importante, esto parece una utopía.

Las tardes también son espacios que podrían servir para exhibir videos musicales. Si bien es cierto, no conozco qué música está sonando actualmente, algo rescatable debe haber. Leí que Juan Fernando Velasco recientemente ha lanzado un CD de pasillos ecuatorianos. Es una gran oportunidad de grabar un reportaje con Juan Fernando, que nos cuente cuales fueron sus influencias, que nos presente sus videos favoritos, que nos toque en vivo su guitarra. Se podría dedicar un día para los nostálgicos de la música ochentera como yo, un programa tipo Sintonizando o Soul Train seguro tendría mejor rating que Las Tardes son de Carolina (no me pregunten por qué sé que existe ese bodrio).

También en las tardes se debería dedicar una franja infantil, trasladando los programas que hoy se exhiben a las 5 am para disfrute de los niños. ¿Será muy difícil conseguir reediciones o copias restauradas de antiguos clásicos como Mazinger o La Abeja Maya? A lo mejor los niños de ahora no son como los de antes, sin embargo, hice la prueba con mi hija y mis sobrinos y ambos los disfrutaron. También se pueden hacer programas para niños más grandes tipo Mecánica Popular (recordemos el Mundo de Beakman o el Dr. Expertus).

Las noches a más de exhibir noticieros, pueden mostrar documentales, hay tantos temas por abordar: la cultura Valdivia, la realidad de los ecuatorianos migrantes, empleos bizarros de ciudadanos desesperados, la verdad del mito de Abdon Calderón, la contaminación del Estero Salado y sus posibles soluciones. La idea es que sean programas investigativos, científicos, históricos, turísticos. Un programa que pudiera exhibirse en Nat Geo pero producido en nuestro país.

También se puede dar paso a la comedia. Crear espacios tan “berreados” como cámaras escondidas donde se bromea con los transeúntes a cambio de un premio. Donde no se haga cháchara ni burla de defectos físicos, ni condición social. Donde no se discrimine a homosexuales, negros o indígenas. Es posible hacer comedia sin reírse de otro.

Tarde en la noche, se pueden abordar temas eróticos. ¿Qué hay de rodar una serie picaresca? Se podría convocar guionistas que creen personajes que viven situaciones inusales en torno al sexo, con escenas provocativas donde se insinue… pero no se muestre, con actrices verdaderas, que no necesiten haberse llenado de silicón. También se me ocurre hacer un talk show complemente dedicado a las relaciones sexuales, tabués, mitos, desviaciones sexuales, enfermedades venéreas, su sintomatología, tratamiento y prevención. Supongo que existen ginecólogos, urólogos, sexólogos capacitados que pudieran ser invitados a una mesa redonda donde se toquen estos temas. Sin necesidad de desfiles de lencería ni bailes de tubo.

Los sábados cuando habla el señor Presidente, se podría contratar un espacio dedicado a la oposición para responder a las IDEAS planteadas por el régimen, no a responder insultos. Que no sea una plataforma política sino un espacio donde la comunidad exprese su disconformidad de forma frontal pero propositiva. Dar ideas, manifestar el enojo sin vandalismos, parodias absurdas o chistecillos idiotas que en nada ayudan. Por la democracia y en pro del pluralismo, un programa de este estilo podría ser un contrapeso que sirva para que nuestro iracundo -pero hermoso- presidente, se replantee la forma de llevar su gobierno, para que todos como ecuatorianos salgamos ganando.

El producir este tipo de programas requiere de un gran personal humano: desde tramoyistas, carpinteros, choferes, diseñadores gráficos, de modas, locutores, músicos, periodistas, PERIODISTAS, NO IMPROVISADOS. Basta de improvisación. La espontaneidad no está reñida con la planeación previa de un programa de calidad. En resumen, si se invierte en hacer más programas variados y diferentes, brindando la calidad que el televidente merece, el mercado laboral de dicho nicho se vería beneficiado. ¡Sería un generador de empleo! Y recordemos que donde hay empleo, habrá prosperidad.

Este post es un simple descubrimiento del agua tibia, pues estoy conciente de que no he dado absolutamente ni una idea original. Todo ha sido hecho ya. Solo que aparentemente ninguna de mis ideas es vendedora. Y el rating manda. :(

(Visited 2 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. Bastante válido. Solo cambiaría el es quema del programa sobre sexualidad de un “talk show” a un programa informativo, ya que esto sería mucho más útil que recibir la opinión de distintas personas, por más expertas que estas sean. Y debería transmitirse en franja para menores con supervisión de un adulto, para que todas las personas tengan acceso a una información valiosa a temparana edad. Así por fin los padres se sientan con sus niñ@s a hablar sobre temas importantes libres de tabúes o alienaciones idelógicas.
    ¡Y que vuelvan Candy Candy, Jiban y Liveman! XD

  2. Somos parte de una generación privilegiada Pitonizza, como no recordar Sintonizando, Video Show y hasta Iguana Legal. Acá en Quito había otro programa más de videos por aquella época, Big Bang Boom conducido por el pato Borja.

    … y bueno ahora también acá en Quito tenemos HOY MUSIC conducido por Nebraska Chiriboga, canal 21UHF, HOY TV.

    Saludos.

  3. Sintonizar la televisión nacional es un verdadero dolor de cabeza con una salvedad Ecuador TV, donde hay buenos programas, infantiles, documentales, biografías, informativos, de salud, muy bueno de verdad

  4. De acuerdo Televidente, EcuadorTV.ec es lo mejorcito que tenemos, porque no dependen del auspicio de los negocios. El problema es que los auspiciadores prefieren los programas que compiten por atraer al publico, para meter publicidad y convencernos de comprar lo que venden. Y es que para atraer al televidente, tienen que recurrir al sexo, la violencia, el ridiculo, la curiosidad, el chisme, y otros bajos instintos tipicos del humano comun.

  5. Me Parece una excelente idea la de cambiar el contenido de muchos de los canales de television.
    Estoy muy de acuerdo a la propuesta que planteas Pitonizza, yo por ejemplo deje de ver television hace muchos anios precisamente cuando vivia en ecuador debido a la basura que sacaban. Preferia ver el discovery channel o alguna cosa cultural en vez de cualquier patanada.

    No se cuantos canales de television existan ahora, pero tengo entendido que el gobierno es propietario de 3 importantes y el resto son duenos independientes.
    Habria que pasarles estas ideas justamente a los propietarios de los canales.
    De lo que se, la programacion se basa mayoritariamente en programas de chismes, humor vulgar y espacios politicos.

    Tal vez se pudiera vender los canales que nos pertenecen (son del estado) a grupos con una propuesta como la que buscamos.

    Si el producto es bueno, la gente lo va a escoger, de eso estoy seguro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *