Isla Santay: paraíso ecológico

El Gobierno Nacional firmó un decreto para declarar como Área Nacional de Recreación a 2.214 hectáreas de la Isla Santay y la del Gallo, las que se incorporarán al Patrimonio de áreas protegidas del Estado. Con esto se busca convertir a Guayaquil en un paraíso ecológico, dados los inmensos recursos naturales que hacen de nuestra Perla un lugar privilegiado: con un manso río que la abraza de norte a sur, un brazo de mar que se interna en la ciudad, mangles, bosques secos, cerros, especies endémicas, aves migratorias. Hay muchas razones para amar a Guayaquil. Quien nació aquí inevitablemente se embriaga de su atmósfera, se identifica con su gente, se siente dueño de cada centímetro cuadrado huancavilca. Por ello muchos salieron a marchar el día jueves. Supongo -y espero que así sea- que es ese amor a la ciudad el que motivó a los ciudadanos a reclamar supuestos derechos. Ahora que el Gobierno toma esta medida, sintamos que se nos devuelve un tesoro, esa isla llena de maravillas naturales que bien vale la pena se convierta en un nuevo refugio, un destino, un recurso.

Todos vosotros, queridos lectores, conocen que soy guayaquileña de nacimiento, he vivido en Guayaquil toda mi vida, y no puedo separarme ni queriendo de sus adoquines. Quitandonos por un momento nuestras camisetas políticas, y solo vistiendo de corazón el celeste y blanco, recibamos esta noticia con beneplácito. El Municipio tiene la oportunidad histórica de administrar la Isla Santay volviendola un complejo ecológico que sea el pulmón que Guayaquil necesita, respetando su vegetación -no colocando palmeras que “mayamicen” el lugar. La contaminación de los márgenes del Estero Salado debe frenarse, sobre todo aquella contaminación industrial procedente de fábricas que desechan sus tóxicos. Y es vital que se legalicen dotando de escrituras legales a los pobladores del Guayaquil olvidado, aquellas personas a las que solo se las toma en cuenta en época de elecciones. Si esta gente gozara de los servicios básicos (agua potable corriente, alcantarillado, recolección sanitaria de basura), su estandar de vida se elevaría y aquello desencadenaría en un aumento de su autoestima en general.

Los pobladores de la Isla viven en condiciones de principios de siglo pasado, ahora tendrán la oportunidad de disfrutar del desarrollo y mejorar sus infraestructuras en general ya que el proyecto busca capacitar a la población y dotarlos de escuelas y senderos.

Dejemonos de partidismos que solo nos vuelcan en discusiones estériles, demos soluciones, ideas viables, y sobre todo, estemos vigilantes de cómo se administran nuestros recursos. El separatismo solo divide, es perverso, egoísta y se basa en la premisa “divide y reinarás”. Guayaquil siempre ha sido Ecuador, y la Isla Santay es para todos los ecuatorianos.

Como siempre y no está de más recordarles a mis estimados lectores, que sus aportes son bienvenidos en los comentarios. Agradezco complementen, corrijan y aumenten este artículo. La discusión de altura siempre será estimulada en este blog.

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 63 times, 1 visits today)

(Visited 63 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Pitonizza creo que estas un chance errada. El Municipio de Guayaquil “tuvo” el chance de administrar la isla Santay a través de la fundación Malecón 2000 durante los últimos 8 años, recuerda que Santay pertenece al cantón Durán. Al declararla Área Protegida, los ministerios de turismo y ambiente pueden invertir directamente en dicha isla.
    Estoy de acuerdo contigo en que hay que ser positivos y ver la buena noticia sin tintes políticos, pero también es muy importante que sepamos la verdad y lo mas importante: no olvidarla

Leave a Reply