La biblia sangrienta

No reniego de un dios al que no he visto, la vida me ha favorecido con tantas maravillas: una hija perfecta, una madre adorable, un novio espectacular, un trabajo alucinante, tengo todo lo que siempre soñé siendo una niña y no creo que lo tengo por haber rezado mucho. En fin, este pequeño preámbulo espera evitar la oleada de comentarios que vaticino llegaran a tacharme de blasfema, amargada e impía. O lo que es peor, lo que muchos creyentes consideran la mayor ofensa: atea. Me van a decir atea sin saber siquiera el significado de esa palabra. Un ateo es una persona sin dios. Yo no creo en el diosito expuesto en los vitrales de las iglesias, no asisto a sinagogas, templos o iglesias, no hago ni practico ningun ritual religioso, no por ello soy mala. La humanidad no está reñida con el ateísmo. Ni con el agnosticismo, que creo que define mejor mi postura ante la vida espiritual.

Por mi educación férreamente católica recibida por 10 años de mi vida infantil, aprendí a leer la Biblia. Desde temprana edad me aprendí de memoria el orden de los libros que conforman la biblia. Y a medida que iba creciendo, su lectura me fue apasionando, pues noté que en la iglesia siempre leíamos los mismos pasajes, solo los evangelios, nunca el Antiguo Testamento, cuyas historias nos eran relatadas como cuentos y fábulas. Una pareja humana creada del polvo, una serpiente que habla en un paraíso, Abraham, Moises, Salomón el sabio. Pero las historias eran tocadas superficialmente. Mi sed de conocimiento, o mejor dicho, la curiosidad morbosa, me hicieron leer las partes “prohibidas para menores”.

  • Yahveh* anega la tierra acabando con toda la humanidad excepto con la familia de Noe, el único ser humano que se salvó, junto con una pareja de cada especie animal. Al ver Dios que la humanidad se había descarriado, decidió acabar con todo. Luego se “arrepiente” y pone un arcoiris, para recordarse de no volver a hacerlo nunca más.
  • Luego, cuando los Sodomitas tenían relaciones sexuales inmorales, lease, homosexuales, Dios decicidó acabarlos de una forma más elegante: con bolas de fuego que caían del cielo. Lot y sus hijas se salvaron, más no su mujer que por mirar atrás se convirtió en sal. Luego, las hijas, al ver la tierra despoblada, decidieron tener relaciones incestuosas con su padre para embarazarse y volver a poblar la tierra.
  • Los egipcios tenían otros dioses. Esto ponía celoso a Dios, quien por medio de Moises liberó a su pueblo de la opresión del faraón, luego de sufrir plagas terribles que iban desde proliferación de ranas y langostas, hasta la muerte de los niños primogénitos cuyos padres no hayan puesto la marca en la puerta (el ángel del señor mataba a los primogénitos egipcios) Ante la devastación el faraón se rindió y dejó libres a los esclavos, sin embargo, al verlos huir, envió un ejercito que fue literalmente “tragado” por el mar Rojo.

Esas como las historias más conocidas, pues hay muchas otras anécdotas de verdadero genocidio divino.Ante mis constantes cuestionamientos a dichos pasajes biblicos, siempre recibía la misma respuesta: “Dios mandó a su hijo unigénito para redimir a la humanidad”. No sé, soy de mente muy limitada, pero no lo entiendo. ¿Cómo nos salvó la masacre a Jesús por parte de sus verdugos? ¿De qué sirve un sacrificio -por demás sangriento- si Dios resucitaría a su hijo? No lo entiendo.

Llameme impía o hereje, pero prefiero no tener un dios, a adorar a un ser que nunca he visto, y que los testimonios de sus hechos en la tierra han dejado destrucción y mortandad, el sacrificio de su propio hijo, la imposición a adorarlo sobre todas las cosas, a pedir sacrificios humanos (como el que le pidió a Abraham sobre su único hijo Isaac). A menos que todo esto sean alegorías que mi mente no alcanza a descifrar. En el Nuevo Testamento dice que “Dios es Amor, San Pablo lo repite, en el cap 4 versículo 8 primera de Juan”. No comprendo esa clase de amor.

* desconozco como se escribe, favor corregirme

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 389 times, 1 visits today)

(Visited 389 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Lo del sacrificio del hijo de Abraham no cuenta, al final no pasó nada.Además Dios mismo sacrificó a su hijo.
    En cuanto a los genocidios divinos…
    ¡Ya va a ver Dios cuando los japoneses se pongan a fabicar unidades EVA!

  2. Lo peor que hay, no es Dios, a la final Jahvhe tiene el poder para hacer que todo como que nunca paso, y un sacrificio también lo puede hacer asi, son las interpretaciones que cada secta, le da a la biblia, lo que tiene mal a este mundo, las sectas en torno a la cristiandad se han multiplicado en cantidades parasitarias, todas dicen tener la razon, nadie se quiere quedar atras, y en eso olvidamos lo mas importante que es no hacernos lo que no queramos que nos hagan, nos matamos en nombre de Dios, quiero comprender por que se hace esto, porque no comprendemos que si asi exista o no exista Dios, lo importante para vivir en sociedad, es hacer las cosas bien, de acuerdo al sentido común, no hacernos daño, vivir tranquilo, de eso se trata, buscar la forma para que todos vivamos felices, y en comunidad.

  3. El hombre se ha creado un dios absurdo, o sea, un dios a su propia imagen y semejanza.

    No te cabe en la cabeza por la sencilla razón que es del todo absurdo e irracional, al igual que los otros dioses que el hombre se ha creado. No se trata, pues, de sustituir la mitología judeocristianoa por la mitología hunduista, budista y así por el estilo, sino de renunciar a toda mitología.

Leave a Reply