La comentarista enfadada

Tengo políticas estrictas en cuanto a los comentarios, como forma de mantener su calidad, que contribuyan a complementar los artículos que escribo. Los comentaristas en un blog son como las rosas en un jardín, complementan, alegran, distraen, engalanan el blog. Cuando discrepan, y lo hacen con altura, llevan el blog a un rumbo superior, donde el autor (o sea, yo), y el lector (o sea, el lector) llegamos a un punto intermedio distinto al punto de partida, es decir, el post original. ¡Pues yo no me las sé todas!

De cada 200 o 3oo comentaristas, me llega un troll. Tenía tiempo sin tener troll oficial. Pero esta vez, no publico sus comentarios, pues esta persona parece tener mucho tiempo libre, que dedicará a trollear mis 600 posts. Tratando de ponerme en el lugar de un troll, veamos este caso específico. Esta “chica” (le atribuyo sexo femenino pues admito, las mujeres no pensamos muy bien cuando estamos menstruando) seguramente tenía una tarea escolar que realizar, y recién la recuerda a las 1o y media de la noche, cuando coloca en Google “el autor del texto los peces en el rio”. La troll en cuestión, firmó como EL PEZ, así, en mayúsculas, como les gusta escribir a los HOYGANS. Esto me hace deducir que la troll es muy afin a los peces, y se ofendió que yo insinuara que los peces en el río sean borrachos, pues beben y beben y vuelven a beber.

¿Por qué no permito que LA PEZ no entre a mi blog?

Porque no sabe leer, descontextualiza mis palabras, no aporta en nada, insulta a los demás comentaristas, cree que mi blog es Wikipedia y como no encontró la respuesta a su pregunta, y tengo abiertos los comentarios, optó por el facilismo del insulto sin sentido, hecharme maldiciones a mí y a todos quienes habían comentado antes.

¿Por qué le dedico un post?

Porque la niña se dedicó una hora y media a leer mi anticatólico blog? Ella, desde la tierra de la virgencita de Guadalupe, llegó a este hereje blog, que a pesar de ser hecho en la tierra de la Naricisita, es un blog diabólico, que atenta contra la Navidad y los villancicos? ¡Maldita Pitonizza! Es que deberíamos volver a quemarlas… regresemos al siglo XVI, quememos a las brujas, pues ahora abren blogs.

comentarista

Mi bola de cristal me lo dice todo:

  • Ciudad de procedencia (Morelia, saludos a todos por allá, menos a LA PEZ)
  • Sistema operativo (un vulgar Windows XP),
  • Browser, un aún más vulgar IE (horrible se ve mi hermosa página),
  • IP, que ya forma parte de mi base de datos de IPs indeseables,
  • Tiempo en el sitio (¡1 hora leyendo tanta blasfemia!, niña, vete a misa, confiésate, date de latigazos, pero HAZ ALGO), leer a Pitonizza es pecado.

Seguramente LA PEZ quiso desquitarse pues en esta web no hay como comentar.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 28 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Pero que distraida que se dio esa pelada, verdad? mas de una hora haciendo bilis, para mas de que le censures sus insultos; y es que tienen que aprender que en la Internet ya no hay tantas libertades como antes. Que viva la revolucion ciudadana!

Los comentarios se han cerrado.