La decadente prensa rosa

Si bien es cierto, siempre detesté los programas de farándula, pues soy de las personas que no se interesan en lo absoluto en la vida ajena, mi vida de casada me ha llevado a enterarme de cosas que no me importan, ya que la señora que hace las labores domésticas en casa, tiene un televisor prendido de forma permanente. Me pareció inhumano quitarle la caja boba, ya que cuando lo hice, ella me “suplicó” que le deje tener el televisor “en cuando sea en mute” para poder ver sus programas favoritos: El club de la Mañana y Vamos con todos, ambos de RTS, canal 4. Siendo ridículo ver a Geovanny Duplaint hablando sin que se escuchen sus palabras, le he permitido a mi asistente doméstica ver sus programas, en un volumen moderado y apagarlo si mi hija está en casa, sin excepción. Bien, como no soy un ogro, y me gusta tratar bien a las personas que trabajan para facilitarme la vida, la señora ahora ve sus programas… enterándome yo de que Angelo Barahona ahora sale en las mañanas hablando de todo mundo, que Lila Flores tiene un programa vespertino en el que hace el mayor de los ridículos cada vez que puede, y que Armando Paredes le hizo un hijo a la comadre Blondor, una pechugona cuyo nombre se me escapa en este momento.

Sin embargo, a pesar de todo lo malo que todos sabemos que son estos programas, sus niveles de putrefacción aún no llegan a los límites de lo intolerable, como sucedió en Republica Dominicana:

Y uds, no se hagan, están a la expectativa que ya salga Canela TV. :S

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 48 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Mi matrimonio absorbe mucho tiempo, por ello la decadencia de mis blogs. Espero poder organizarme y sacar un artículo diario al menos, pero no prometo nada, pues mi horario es bastante complicado.

    Saludos a todos y gracias por leerme.

  2. Lo mismo me pasó. Pero la verdad es que este tipo de jet set funciona como una forma de crear una especie de “star system” en el que los “famosos” hablan de si mismos para posicionarse mediaticamente. Como en el especial de noche de brujas VI de Los Simpsons, solo ignorandolos uno puede librarse de su influencia. Just don’t look, just don’t look.

Leave a Reply