La fe, la ciencia y las enfermedades

La medicina ha avanzado de forma impresionante el último siglo, y lo sigue haciendo a pasos agigantados cada día. Lo que décadas atrás suponía una condena de muerte, ahora se puede tratar y hasta curar. Los curanderos usando métodos milenarios, en ocasiones tienen éxito con sus tratamientos, sin embargo, no es el conjuro de espíritus u oraciones a santitos lo que surte efecto en el paciente. O bien puede ser una curación espontánea que se hubiese dado sin intervención del brujo, o también la coincidencia o “chiripazo”, por ejemplo, curanderos detenían hemorragias con relativo éxito aplicando telas de araña en al herida, esto se debe porque se han encontrado rastros de penicilina. Pero en el caso de una enfermedad grave, la salida más fácil es suponer que el paciente ha sido objeto de un “hechizo”, “mal de ojo”, o “trabajo”. Y si el paciente empeora y muere, el curandero siempre se excusará en “la falta de fe”, pues “los casos más imposibles se han curado rezando al Hermano Gregorio”.

La popularidad de Jesús -Cristo- se basó especialmente en la sanación que confería a casos de graves dolencias, en ese entonces, se dice que Jesús sanaba leprosos con simples imposiciones de manos. Posterior a su muerte y resurrección -pues venció la mayor enfermedad conocida, la muerte- sus discípulos comenzaron también a sanar enfermos. Sin embargo, con el paso de los siglos, dichos discípulos, ahora conocidos como sacerdotes, ya no curan enfermedades. Y los discípulos que se hacen llamar “pastores”, bajo el lema de “pare de sufrir”, dicen curar enfermedades vendiendo rosas benditas, aceite consagrado y agua de Jordan. En medio de la euforia de la prédica evangelistica, algunos sueltan las muletas y caminan, como lo hicera Lázaro. Ah, pero la diferncia es que Lázaro había muerto, un milagro mucho más espectacular que el que un fanático histérico logre soltar las muletas y saltar eufórico a ritmo de pandereta.

Sin embargo, en la investigación que supuso la redacción de este post, descubrí que la Iglesia Católica, al contrario de lo que yo suponía, es muy cauta antes de aceptar una curación milagrosa. Para que una curación sea considerada milagrosa se deben cumplir 6 condiciones:

  1. La enfermedad curada debe ser muy grave
  2. Las probabilidades de cura espontánea deben ser nulas
  3. El paciente debe haber recibido tratamiento médico sin éxito
  4. La cura debe ser casi instantánea
  5. La cura debe ser completa
  6. No deben haber recaídas

Si una persona es sanada después de haberse encomendado a algun santo, de haber rezado alguna oración o de haber asistido a un santuario, cumpliendo todas esas condiciones, podemos estar frente a un milagro. Si la persona no se sana, a pesar de toda la fe que pudiera haber depositado, la respuesta es: “Dios sabe cómo hace las cosas”, “hay que aceptar la voluntad de Dios”. Es ahi donde mi espíritu se rebela ante ese dios tirano, sádico, que envía dolor y sufrimiento a una persona que no lo merece. Pues, por muy malvada que pudo haber sido una persona ¿merece retorcerse de dolor, ver secarse día a día, soportar nauseas que expulsen todo el contenido de su estómago, que a su paso van lacerando su esófago, su lengua, su cabeza late con intensos palpitos, su corazón parece salirse de su pecho, pero sigue latiendo, extendiendo la tortura? No, no creo que ni el más aberrado ser humano deba soportar una larga enfermedad terminal. Y eso que cada día soy más atea.

Si la ciencia deshausia a un ser querido, ¿es válido aferrarse a la superstición? Dicen que en el Santuario de Lourdes el agua es milagrosa, muchos han sanado. Nobol está más cerca, ¿será cierto que la Narcisita podrá curar un linfoma sin necesidad de quimios y radioterapias? El Hermano Gregorio operaría ese tumor, dadas las buenas relaciones Venezuela – Ecuador, creo no habría problema… sí, como apoyo y consuelo, dichas creencias pueden servir. Y no quiero sonar a irrespetuosa, pues me he sentido tentada a viajar a Nobol.

En lo que no estoy de acuerdo es en dejar la medicina alópata, retrocediendo con métodos que muy probablemente son placebos, y hasta peligrosos. La línea que separa la homeópatía de la charlatanería es muy tenue. Podría hacerse un tratamiento paralelo a los tratamientos tradicionales de la medicina ortodoxa, a base de reiki, sanación pránica, acupuntura (si fuera posible), flores de bach, magnetoterapia, en fin… pero paralelamente al oncólogo. Las energías positivas son muy efectivas, pero la confianza de un tratamiento clínico de resultados exitosos comprobados dan la tranquilidad que una persona no teísta como yo requiere en un momento tan duro como este. Una persona no teísta, no puede aferrarse a ningún rezo. La certeza de alinear toda la energía de sanación de la madre tierra, alimentando las células que están sanas, abyudando al cuerpo a deshacerse de las células anómalas, con el poder de la mente, y de pronto, con el poder de la oración de quienes, se han solidarizado conmigo.

jesus sana

Sánala, y te ofrezco un banner en mi home, un post patrocinado con 3 links con el atributo dofollow.  Además predicaré tu palabra a mis 800 discípulos en twitter. A menos que no te interese una campaña en Internet.

En serio, estoy desesperada :( no es mi intención trivializar, aunque ya lo hice.

(Visited 11 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. Es muy cierto que la linea que existe entre lo que se llama medicina holística y la charlatanería es delgada, pero en si la medicina moderna y el desarrollo de medicinas es solo el avance tecnológico en las bases que se dejaron cuando nuestros antepasados que el uso de algo que provenía de la naturaleza daba resultado, y así hay muchas otras llamadas “alternativas” que rara vez sanan algo serio pues los conceptos de “energía” entre eso y la ciencia son muy diferentes. En cuanto a la frase “Dios sabe como hace las cosas” es la cosa mas despiadada y contradictoria que a una persona que tenga fe se le pueda decir, pero la responsabilidad se le debe atribuir a las iglesia catolica y la autodenominada “cristiana” (evangélicos) quienes están mas interesados en controlar y mantener a la gente en lugar de darles consuelo, la verdad es que la biblia no enseña algo semejante a que Dios infrinja dolor porque es su voluntad.

  2. Pueda ser que tu no seas creyente, pero si la persona que se encuentra en ese estado si, no le haria mal un poco del agua de Nobol.
    Mi abuela cuando era niña, eso por la decada de 1930 y algo, la encomendaron al Padre Gregorio, ya que estaba enferma y no sabian que era lo que tenia; quizas no lo llames “FE”; pero llamala un poco de “ESPERANZA”, para tu alma y de tu ser querido, que intentarlo no pierdes nada, y esa buena vibra que le das en ese poco de “H2O”, quizas la ayude a sobrellevar los sintomas secundarios de los examenes que se realiza.
    Mi apoyo con buenas energias y que puedas seguir adelante en estos momentos duros de tu vida.

  3. Pinotizza, simplemente quieres levantar polvo, donde la lluvia lo desapareció. En la vida hay honestos, infames, farsantes, vividores y todo lo bueno y malo de la humanidad. Nadie es dueño absoluto de la verdad, sólo somos dueños de nuestra propia verdad, pero esa verdad absoluta no se la vé por falta de fé. Pedir con una oración que remedie nuestros problemas no es sufieciente ni eficaz. Hay que vivir la realidad, somos humanos con capacidad pero en la muerte, el único remedio está en Cristo, Acuérdate que Jesús tiene el poder para escucharte y no para solucionar caprichos humanos. Ayer, hoy y siempre aprenderé a pedirle a Cristo que me conceda la serenidad, la paciencia y la humildad para remediar mis errores y mis tormentos. Esta es mi opinión Pinotizza, tengo entendido que eres vulnerable a las críticas, espero que no te haya lastimado. Saludos!

  4. Más que vulnerable a las críticas, soy intolerante e irrespetuosa a las creencias ajenas. Vuelvo a ofrecer mis disculpas a quienes pude haber ofendido con mi post.

  5. Eso me agrada de ti, eres flexible, te disculpas y sabes sobrellevar el tema. Aunque no cabe duda que tanto tú como yo estamos equivocados en dar opiniones con la verdad absoluta. A veces podemos ser tercos, pero tenemos flexibidad, diríase que es una virtud.

  6. Existen cosas en la naturaleza que los humanos usan por tradiciòn como medicina, cosas que aùn no se explican pero pueden tener fundamento cientìfico.
    Ciertos estudios indican que las personas q tienen firmes creencias religiosas pueden sanar màs ràpido…el asunto es que aùn no se sabe porqué, si es acaso por el apoyo de su comunidad o de “algo más”
    Concuerdo en el punto de que si alguien cree en algo està bien, pero debe hacerlo simultàneamente junto a la medicina “cientìficamente comprobada”.
    Mi padre sufre parkinson y èl quien siempre tuvo una mente preminentemente científica dejó el tratamiento a causa de los efectos secundarios e intentò con la homeopatía… grave error, en seis meses empeorò aceleradamente =(. Hoy retomò el tratamiento y esperamos que mejore.
    Muy buen artìculo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>