La importancia de ser feliz

Cuando eramos niños casi todos eramos felices. Ser feliz es natural en un niño. En circunstancias normales, un niño se divierte con las cosas más sencillas, no se preocupa por el futuro ni recuerda el pasado con rencor. Cuando un niño tropieza y cae, pronto se levanta, sus heridas curan con rapidez. Un niño cree firmemente en sus fantasías, y vive en ellas, dándonos una lección que deberíamos considerar. Con el paso del tiempo vamos adquiriendo malos hábitos. Nos volvemos inflexibles, olvidamos nuestros fantásticos mundos, dejamos de creer en hadas y lo peor de todo, pospusimos la importancia de ser felices.

El sentimiento de culpa es muy poderoso, tanto así que se sobrepone a lo que nos hace ser felices. Si nos hace feliz masturbarnos por las noches, la culpabilidad de hacerlo a escondidas del marido hace que muchas mujeres eviten hacerlo. Si nos hace feliz mojarnos bajo la lluvia, ese caro vestido se estropearía, sobreponiendose a la felicidad. Si nos hace feliz comer esa grasienta hamburguesa, el sentimiento de culpa que las libras de más que se formarán en forma de llanta hará que se vuelvan indigestas.

Empecemos a tomarnos menos en serio, a vivir cada día con felicidad, a atender minuto a minuto nuestras emociones para que en el momento en que sintamos vergüenza, culpa o temor, nos tomemos un break y prioricemos la felicidad. Ser felices es más importantes que subir algunas libritas, que nos consideren depravadas sexuales o que echemos a perder el planchado del cabello. Ser feliz es lo más importante en la vida.

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 940 times, 1 visits today)

(Visited 940 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Tal parece que al crecer, se te enseña que debes sacrificar tu felicidad para conseguir los “objetivos” de tu vida y que vivir, sentir y gozar placer, es malo.
    Aún no soy un adulto, pero me parece que ustedes (o al menos una gran mayoría) no viven la vida a plenitud en su etapa; por qué se martirizan así? Es la presión social acaso? Por qué no simplemente son felices? Pues, hasta donde yo creo, el ser humano sólo busca la felicidad en esta vida… sea como sea que la alcances.
    La felicidad de cuando éramos niños era tan simple y a la vez perfecta… en fin.

    Saludos.

  2. Por ello estoy buscando ayuda…

    No es posible cargar tristeza, dolor y depresión durante tanto tiempo. Cargo eso sobre mi espalda durante 16 años ya.

    Gracias por publicar esta nota, Pitonizza.
    Sé que no soy el único.

    Un beso.

Los comentarios se han cerrado.