La máquina del tiempo

En la tormenta eléctrica de anoche, algo rarísimo sucedió. Estaba cargando mi palm, de pronto, un rayo apagó momentáneamente la luz. Mi gadget quedó sobrecalentado. Lo desconecté, reinicié. La batería quedó con carga completa. Probé todas las funciones de mi vieja Tungsten E2. Todo bien. No se perdieron los datos, las fotos, la música. Entonces hice un descubrimiento esotérico. Al poner en el calendario la función “ir a fecha”, ¡me trasladé en el tiempo! Mi palm se convirtió en una máquina del tiempo, para viajar en el tiempo a voluntad. Puedo retroceder minutos, horas, décadas atras. Y puedo avanzar al futuro. Solo como espectadora. Pues, como expliqué antes, al vivir en universos paralelos, la realidad que vivimos está en función de un punto del tiempo especifico. Pronto noté que de poder intervenir en mis viajes intertemporales, se presentaría una paradoja que podría destruir el universo conocido. así que, donde vaya (o debo decir, cuando vaya) no tocaré nada, no interactuaré, me mezclaré en el escenario de manera sutil, volátil. Mi palm no tiene energía suficiente para transportar todo mi cuerpo, de manera que así se dan mis paseos en el tiempo, de manera astral.

Bitácora de los viajes intertemporales de Pitonizza Rios

Martes 14 de agosto de 1973, 11h30. Magna efeméride. Me vi gorda, con una mata de pelo negro, llorando a vivo pulmón. Quien diría esa chiquilla causaría tantos problemas…

Interesante presenciar mi nacimiento, ver por ojos propios el orgullo de mi padre por tener a su primogénita. Voy a adelantar unos años, creo que empecé a cagarla a los 15.

Domingo 15 de mayo de 1988, 14h25. Primera vez que hice algo indebido. Jugar con un hombre, aunque este sea un niño. Quise detenerme, me acerqué a mi doble quinceañera, “no lo hagas Pitonizza, lo pagarás toda la vida, no te burles del poeta…” No pude escucharme.

Escribo en el campo correspondiente otra fecha, lustros después. Otra fecha clave que debo visitar… Ya llevaba acumulado karma en mi vida. Pensé había quemado parte de esa carga.

Viernes 22 de diciembre de 2006, 22h15. Buena compañía. Wow, qué corto tenía el pelo entonces… Todo salió aparentemente bien.. Debo avanzar meses después.

No sé exactamente qué fecha poner. Mi palm funciona colocando el momento preciso y las coordenadas exactas. Así que, como no sé cuando empecé a embarrarla, avanzaré… unos dos años… a ver, voy a poner:

Miércoles 28 de julio de 2010, 18h30. Estoy cantando un Happy Birthday, hay 37 velitas en el pastel de cumpleaños. Buenísima compañía.

El tiempo lo dijo. Puff.. qué alivio…

ACTUALIZACIÓN (OCT/08):
Una vez más, un post basado en una persona que no lo merecía en verdad. Menos mal abrí los ojos.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 35 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Esa es una de mis películas de culto… pero no me parece que mi post se parezca. En esa cinta, existía un portal para entrar dentro de la mente de John Malkovich… no trata sobre viajes en el tiempo. Esa película no es tan berreada como mi post. En todo caso, un honor que mi humilde post te la haya recordado.

  2. En ciertas partes mas me parece a la pelicula Efecto Mariposa, los viajes por el tiempo de su mente y lo que el penso que debia cambiar para mejorar, pero en realidad no le funciono como el queria……….

Los comentarios se han cerrado.