La mujer inconforme

Toda la vida se sintió inconforme como era. Sus pies, muy grandes, su nariz, muy achatada, su pelo, crespo, su piel, muy blanca, como del color de las habas tiernas. Ella simplemente no se sentía a gusto con su físico. Trataba de disfrazar su nariz aplicando trucos de maquillaje que leía en revistas baratas, alisaba su pelo con químicos que le costaban una fortuna, y que olian mal. Para desviar la atención de su pecho voluptuoso, se ponía blusas cuello de tortuga de color negro, para aplastar su feminidad. Pero no estaba complacida. A pesar de lucir hermosa, no se gustaba. Su novio no le quitaba los ojos de encima, le encantaba reposar en su regazo. Ella sentía que él detenía sus ojos sobre su celulitis, o sobre aquellos vellos rebeldes que tenía en los nudillos de las manos. Estaba inconforme. ¡Deseaba tanto ser otra!

Hasta que un día, lo indecible sucedió. Como en una película hollywoodense de predecible argumento, en una tarde lluviosa, ella le prodigó abrigo a una viejecita que tiritaba en una esquina. La llevó a su casa, le dio café caliente, la vistió y alimentó. La viejita entonces le dice en un hilo de voz: “eres muy buena, soy un hada y te cumpliré el deseo que quieras… no te limites, pide lo que se te antoje”. Ella, sin dar crédito a lo que escuchó, pensando que era una broma de la senil mujer, le dice “quiero ser otra, ser como ella” mientras le muestra la imagen de la portada de la revista barata que siempre leía. Y así, con efectos especiales incluídos, con luces y centellas, todo se iluminó: su piel ahora era bronceada, sus pies, pequeños y delicados, sus senos, pequeños y erectos. Su nariz perfilada y su pelo liso como propaganda de shampoo. Al verse en el espejo,sin reconocerse, hizo gestos para saber si ciertamente era ella. ¡Y lo era!

Así, fue de compras, adquirió esa ropa que siempre quiso, las blusitas ajustadas, cintas para el pelo, colores vivos que resaltaban con lo dorado de su piel. Completamente transformada fue a buscar a su novio. Cuando él le abrió la puerta, no la reconoció. Obviamente, era otra. Ni siquiera su voz sonaba igual, era más estridente y aguda. Ella le explicó que se le presentó un hada y que le concedió el deseo que siempre había querido: “recuerdas que yo quería ser así, bronceada, no desteñida, ya no tengo estas pelotas ahora tengo unos senos delicados y paraditos. Ya no tengo ese pelo enmarañado y calzo 35.”. Al escuchar esas palabras, un escalofrío recorrió su espina. Siempre había escuchado a su novia quejarse de dichos “defectos”, ahora estaba ante una mujer perfecta que no le inspiraba nada. Su esencia había desaparecido. Su personalidad también había cambiado. Totalmente desinhibida, le dice:

– Besame, hazme el amor, mis muslos ahora son firmes.

– Lo siento, sería como masturbarme con un maniquí. Vuelve como eras, y te amaré como nunca. Extraño tus rizos, tu piel de porcelana blanca, tus manos con esos vellitos de durazno, tus hoyuelos en tus muslos de mujer, y sobre todo, extraño la cacería que precedían nuestras relaciones. No quiero pensar qué le hiciste a tu vagina, pero si no es como era, no podría tener una erección…

Ella volvió a casa, decidida a volver a ser la tímida de antes, la “defectuosa”. El hada ya no estaba, y ella quedó presa en un cuerpo perfecto, pero sola. El hombre que la amaba, no pudo encontrar la misma mujer, y dicen que se casó con una manaba gordita de rizos y anchas caderas. Una mujer que se aceptaba como era, segura, que nunca querría cambiarse.

Moraleja:

Dicen que las mujeres nunca estamos conformes con nuestro físico. Pero es hora de amarnos como somos, flacas, gordas, altas, flacas, celulitosas o estriadas. No hagas una lista de las cosas en tu cuerpo que detestas. Resalta lo que te gusta de ti. Y quien sabe, si eso que justamente quieres cambiar es lo que enloquece a tu novio. Talvez si te haces la lipo, aparte de perder 40 kilos, pierdes a tu marido.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 511 times, 1 visits today)

(Visited 511 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Que increible historia,…muy cierto, muy cierto, yo tambien me sentia un poco decepcionada con mi peso, mmm podria decir que para sentirme mejor he bajado de peso (como 20 libras) pero ahora mis amigos me dicen que he perdido mi encanto, que ya no tengo las piernas de antes, yo baje porque me queria ver bien, pero creo que nunk me di cuenta que como era antes..me veia super…tal ves por comentarios de algunos uno quiere cambiar, en ves de ponerse a pensar si uno al cambiar se sentira bien, yo me siento bien como estoy pero ahora a veces un poco decepcionada por los comentarios de mis amigos jijijiji en fin…siempre me ha gustado mi sonrisa, mis ojos y mi forma de ser! creo que eso es mas importante que un buen cuerpo…la inteligencia y la forma de ser de la mujer es lo mejor para sentirse bella..

  2. Me encantó este post, digno de compartirse. Considero que las mujeres somos muy duras con nostras mismas. Y esto parte de lo que vemos, de lo que nos venden como la imagen perfecta. Y olvidamos lo más importante la belleza natural, esa que no pasa por cirujanos ni por photoshop.

  3. pues a mi no me gustooooo!! es poco realistaaaa….

    lo siento pito pero el 99.99999% de los hombres no hubieran actuado como el protagonista de tu historia… ya que solo piensan con la cabeza de abajo…malditos morbosos…

    Gracias a Sheshus tu y yo tenemos a nuestro lado el otro 0.000001%…

    MGAC

  4. “Besame, hazme el amor, mis muslos ahora son firmes.”

    Y el esposo la sometio en 4 hasta cuando le dolian las piernas, extrañaba a su esposa fea pero fue cuestion de tiempo para acostumbrarse a la perfecta mujer, que por descuidada y confiada 5 años despues engordo, se le enrizo el cabello y dejo de ser perfecta, pero seguia dando hacha para poder someterla en las artes amatorias.

    AL FINAL FUERON FELICES POR SIEMPRE….

    SOLORIN COLORADO asi es la verdad

Leave a Reply