La noche que el cielo de Guayaquil se cayó

O como también pude haber titulado este post: El diluvio de anoche, desde mi punto de vista.

16h30 Tenía cita con la odontóloga tipo 5 de la tarde. Pero un intempestivo corte de energía eléctrica me hizo desistir, ¿cómo funcionaría la horrenda fresa sin energía?… así que de pronto mis ojos se cerraron, pues anoche un altercado con mi señora madre me hicieron desvelar y luego madrugar. Con solo 3 horas de sueño, me quedé dormida a pesar del calor terrible que azotaba, sin alicientes de aires acondicionados ni ventiladores. Al despertar, sofocada y aturdida, aún sin luz, consulto la hora, no tengo mucho tiempo para seguir durmiendo. Imposible conciliar el sueño, decidí vestirme y esperar.

17h55. Regresó la luz. Como si fuera el regreso de un hijo pródigo, todos felices de volver a funcionar. Revisé mis twitts y me entero que el apagón fue nacional. Cosa de culpar al gobierno. Antes de leer a alguien que lo insinue, pasé de largo los trinos amigos y partí hacia la consulta con mi odontologa, quien presurosa continuó con el tratamiento que está devolviendo la belleza de mis dientes.

19h00 Regresé a casa con el picor del material nuevo que rellena el agujerito del diente lesionado, salí junto con mi hija a comprar algo de comer, cuando empezaron a caer violentamente gotas que se dibujaban como monedas de dolar en la acera. Volvimos a casa a ponernos impermeables. Una vez guarecidas, la lluvia no esperó más y se convirtió en diluvio.

20h00 Goteras. Cuando colocaron el cable de internet, una teja fue desfasada haciendo que toda el agua se filtre cayendo directamente en mi cama. Tuve que mudarme de dormitorio, con mi laptop, y demás adminiculos sin los cuales no puedo vivir.

00h20 Redacto este post, casi somnolienta, pero siento que es mi trabajo ya dejar programados los artículos del día siguiente. Mientras los truenos siguen musicalizando mi noche.

Así lo pasé durante el aguacero que inauguró oficialmente la temporada “invernal”. Espero se hayan ahogado todos los grillos. Y uds, ¿qué peripecias pasaron?

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 30 times, 1 visits today)

(Visited 30 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Recuerdo que ese día hizo un sol infernal, tipo 4 o 5 (no recuerdo) salí de clases y todo bien me subí en la metroway cuya parada de regreso está afuera de mi u entramos al túnel y juro por lo que quieran que justo al salir del túnel empezó el diluvio por suerte ando ahora con paraguas para todos lados, llegué a casa y la de goteras que habían más claro era lo mismo estar afuera que adentro de mi casa igual te ibas a mojar QUE MIERDA, no sé que mandó a hacer mi madre en el techo en su visita hace meses atrás que habían como 4 goteras pero no eran goteras eran CASCADAS, entre mi padre y yo limpiamos todo por lo que mi padre empezo a enfurecerse y a hablar pendejadas…
    Eso causó la lluvia en mí y en mi dulce y mojado hogar

Los comentarios se han cerrado.