La olvidada era antes del celular

Antes del celular habían solo teléfonos fijos, es decir, que solo si eran inalámbricos permitían movilidad en un radio reducido. Fui una de las primeras peluconas en tener celular en mi época de universitaria. Como en ese entonces no existían tarjetas, y la vida era en sucres, llamaba a mi hermana que se encontraba en el aula de junto a preguntarle a qué hora salía de clases. Estoy hablando de algo más de diez años atrás. No habían mensajes, sin embargo, mi raspahielo era aniñadísimo. Me acostumbré tanto al aparato vibratorio (aclaro, el celular) que desde entonces me volví dependiente.

Pitonizza se pregunta:
¿Cómo hacíamos antes del celular para encontrarnos con alguien? Llamabamos a casa y si dicha persona no estaba en casa, nos resignabamos.

¿Cómo sabíamos a qué hora debería llegar alguien a nuestro encuentro? ¡Ah! Calculabamos…
Antes no nos importaba saber donde exactamente se encuentra alguien. Ahora, la primera pregunta que hacemos al llamar a alguien es: “¿dónde estás?”

Si nos separabamos de nuestro compañero en una multitud, dabamos vueltas batiendo los brazos para localizarnos. Ahora sencillamente nos timbramos.

Sin el celular éramos más telépatas… Ahora, enviamos un mensaje.

Hemos tenido que idear excusas del tipo: “me quedé sin batería”, “donde estaba no había señal”, “se me acabaron los mensajes”. Antaño habríamos dicho, “no quería hablar contigo”.

Cuando suena un celular todos revisan el suyo (excepto yo, cuando alguien me llama mi nokia exclama “for whom the bell tolls”). En el pasado, solo se escuchaban los beepers de los médicos.
Antes un teléfono era un teléfono. Ahora es cámara, fax modem, agenda, calculadora, linterna, radio, vibrador…

Ojo, a los interesados por el nokia que estoy vendiendo: no tiene ni un rasguño, está activado en alegro para que se duen con la dura y poderla controlar. Modernismos que antes eran imposibles.

© 2007 – 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2007 – 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 105 times, 1 visits today)

(Visited 105 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. te falto walkman…. que mas le pondran a una simple cajita con un poco de teclitas y tonteras mas…

  2. jajaja el mio cuando suena es inconfndible porque sale sweet child o´ mine

    Pero no hay peor cosa que los ring tones reggaetoneros.. Me enferman!!

  3. el celular es un mal necesario aunque siempre qued la posibilidad de apagarlo, olvidarlo deliberadamente en casa e incluso bloquear los úmeros de cierta gente indeseable

    Con fono convencional eramos mas serios, ahora llamámos a última hora a cancelar citas, con el fono convencional te podías pegar tres horas de bla, bla con la pelada o los panas y no pasaba nada, ahora hablar mas 5 minutos x celu es un lujo… intenten vivir una semana sin celular y verán lo tranquilos que pasan

    por cierto detesto los tonos de los celulares, todos sin excepción, es mejor tenerlo en modo vibración así hasta puedes amagar cuando estas con alguien y recibes llamadas comprometedoras

  4. Pitonizza tienes tanta razon! muchas veces me he preguntado como eran nuestras vidas sin celular, sin internet y todas estas modernidades! ahora p comprar celu nuevo debe tener esto y este otro….como nos acostumbramos a las cosas tan facilmente no??? tambien es chistoso el recordar el primer celular, el mio era un nokio de esos q eran gordazos, negros, q parecian mas bien un ladrillo! jaja ahora casi ni lo noto por lo “slim”…
    Yo tambien siempre lo tengo en vibracion como Atrapasueños, aunque a veces lo olvido y pierdo muchas llamadas. Hace un tiempo me baje un ringtone del himno nacional, y lo pongo cuando mi mami me llama de alla jejeje

  5. hace como 7 años, yo me opuse rotundamente a tener celular, y de hecho me mantuve como por 2 años, y todos se enojaban por que no podían localizarme… Ahora, no puedo vivir sin mi teléfono, es inseparable, puedo pasar sin mi billetera pero no sin mi teléfono… Que pendejada!!!

    Pero como aun siento la necesidad de tener el control, casi siempre lo tengo en silencio…

  6. El celular ya no es un lujo, ya se a vuelto una necesidad; pero a veces es tan lindo andar sin celular sin que lo molesten estar perdida para el resto del mundo, y si me han dado ganas de tirarlo al rio cuando paseo por malecon.
    Pero de ahi es entretenido porque te puedes distraer con el mientras esperas a que te atienda el doctor o esperas al profe para la clase

Los comentarios se han cerrado.