La vida continúa

Solo que ahora nadie me despidirá en el umbral de la puerta.

Nadie correrá tras de mi a entregarme lo que se me está olvidando.

Nadie me llamará a las 3 am cuando estoy de farra, preocupada por mi tardanza.

Nadie me pondrá una toalla mojada en la frente cuando tenga fiebre.

No pelearé con nadie sobre el método correcto de pelar una papa.

Ni beberé el agua que me servía, que tenía tan buen sabor solo porque ella me la servía.

No enjugará mis lágrimas ni reirá mis alegrías.

Ahora estoy sola y debo emular su ejemplo de madre grandiosa con mi propia hija.

horizonte

No te preocupes madrecita. Yo cuidaré de él. Mi padre, el amor de tu vida, el que me dio el ser, ese caballero de cabello como la plata y humilde sabiduría. Mi padre, mi hija, mis sobrinos, mi hermana. ¡Después de todo no estoy sola! Solo que tú no estás entre nosotros para completar el cuadro.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 34 times, 1 visits today)

(Visited 34 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Hoy estoy más segura que nunca de que jamás estamos sol@s pues a nuestro alrededor existe gente hermosa que nos acompaña, creo que perder a una madre o padre deja una fuerte sensación de soledad porque ellos estuvieron con nosotros aun antes de nuestro nacimiento pero míralo por el lado amable, como ella murio antes que tu no tuvo que sufrir la agonía de perderte ni a tí ni a tu hermana y por lo que leo tampoco a su esposo, que mejor. Tu mamá no esta contigo fisicamente pero mientras haya alguien que la recuerde, ella sigue aquí.

Leave a Reply