La vida real

Pasada la luna miel, cuando empiezas a compartir la cama, y tu cepillo de dientes está junto al suyo, la vida muestra sus verdaderos bemoles. Para quienes nunca vivieron solos y parasitaron la vivienda de sus padres hasta pasados los 30, es un salto cuántico. En esas circunstancias, la alacena se llena mágicamente, nunca falta papel higiénico y la empresa eléctrica brinda sus servicios ininterrumpidamente, todo esto suponiendo que tus padres siempre cumplieron con esos “aburridos” pagos. Hay mucho, mucho en qué pensar, mucho dinero que gastar cuando se vive de verdad. Y eso si es que aún no tienes niños.

Son estas circunstancias las que en algunos casos deterioran las relaciones. No tiene nada de romántico cenar a la luz de las velas, si paralelamente la comida se esta pudriendo en la refrigeradora. Quiza sea por ello que muchos le huyen al matrimonio, siguiendo comodamente enquistados en el techo familiar, absorbiendo las rentas de padres a punto de jubilarse que no deberían mantener hijos cuarentones. Sin embargo, nuestra sociedad latina acoge a los hijos en el nido años después de que la obligación acabe. Para mi rebatible punto de vista, es detestable vivir del bolsillo paterno sin buscar crear un propio nido, comprar sus propias provisiones y pagar cuentas, no solo la de Internet, pagarlo todo, saber cuántas papas lleva un caldo y saber cuánto vale la libra de papas.

Es lo que nos hace madurar. A las bravas. La vida real se equipara a la vida en la sabana africana. O buscas tu sustento o tendrás que vivir huyendo de acreedores.

Facebook comments:


One Response

Page 1 of 1
  1. Fernando
    Fernando April 14, 2011 at 7:45 pm |

    Todavia recuerdo mi primer experiencia de vivir lejos de mis papas, vivi un año con mi hermano, cuando tenia 18 años. Trabajaba y compartiamos los gastos. A fin de mes siempre comiamos milanesas higado porque es lo unico para lo que nos alcanzaba.

    Ahora…. 7 años despues…. ya empiezo a manejar un poco mejor las cuentas. Y menos mal porque ahora en casa esta mi hija de 5 meses.

    Saludos

Leave a Reply