Las mascotas que han desfilado en mi hogar

Reciclo este post de la Esotéricca, porque.. porque me da la gana. Enjoy it…

A lo largo de la historia hemos tenido varias animales…

1981-1982
En mi mediana infancia, tuvimos un par de gatos (as). Ambos mininos desaparecieron misteriosamente. Ahora, cuando han pasado ya más de dos décadas, mi madre nos confesó la verdad. Encontró muerta a Michuza en el baño. Michuza II fue su reemplazo. Ella (o él) se fue de casa sin dejar rastro.

1983-2006
Tuvimos una pareja de tortugas. Olvidé el nombre de la que duró hasta hace un par de años, consultando con mi hermana (esa mujer tiene memoria como para soportar Windows vista!) recordé: Tinula. Estamos seguras de su sexo, hembra, la vimos copulando con el tortugo, que la perseguía como perro mordiéndole el caparazón. El tortugo era tan arrecho que tuvimos que separarlos. Entonces, él intentó irse de casa escalando la puerta del patio. Recuerdo como se precipitó de una altura de 1,20 m (el tortugo era del tamaño de un cuaderno escolar). Cayó patas arriba, pero se dio la vuelta sacando la cabeza todo lo que da, impresionante lección de fuerza de voluntad y perseverancia. Lastimosamente, el tortugo murió de amor al ser separado de su hermosa Tinula, cuyos huevos nunca eclosionaron.

1990-1992
Niño I
Precioso gato, extrañamente cariñoso. Era una mezcla de cholo callejero y angora. Su cola era negra, de pelo largo y suave. Sabía dar la mano, daba besos, contestaba el teléfono (cuando el teléfono sonaba, el minino corría a descolgarlo). Nos recibía cuando llegabamos del colegio (creo este gato fue perro en su vida anterior). Un día que salimos a una quinceañera no lo volvimos a ver jamás. Mi teoría, nos lo robaron. Aunque puede ser cierto que los gatos son ingratos…

1992 – 1996
Niño II
Clon del Niño I, pero, arisco, rasguñador y meón. Este gato es el responsable de mi actual animadversión a los felinos. Desapareció de la misma forma como llegó a casa, misteriosamente, eso sí dejando su reemplazo, la Chola.

1996 – 2005
Chola
Gata arisca, callejera, de ojos enormes que brillaban como faros en las noches. Llego a casa días antes de desaparecer el Niño II, quién la trajo recién nacida. Responsablemente la hicimos esterilizar (proceso que costó 75 mil sucres en 1996). La gata tuvo una vida sexual muy, muy activa, mucho más que esta humilde blogger. Cuando la gata estaba en celo, los gatos destilando testosterona competían por los favores de la Chola, eran usuales los alaridos de ultratumba que me convencieron de nunca, jamás volver a tener una gata, a no ser que se parezca a esta. La Chola vivió sus últimos años célibe y sola, sufriendo con un horrible tumor en una teta. Murió en medio del sueño inducido por una humanitaria eutanasia.

1991-2005
Samby
Poodle criollo. Perro negro, lanudo, cariñoso y muy intuitivo (siempre ladraba histérico ante gente que posteriormente me falló). Fue el consentido de mi mamá. Es más, ellos tenían una conexión especial. La más anecdótica fue la vez cuando lo encerramos mientras mi mamá era inyectada en la vena. Al preciso instante de ser enterrada la aguja en el brazo de mi madre, el perro dió un lastimero quejido. Siempre fui cariñosa con el Samby. En cuanto nació mi hija, trasladé mi amor automáticamente a ella, dejándolo desprovisto de cariños. Samby murió en la mesa del veterinario, flaquito, sordo, legañoso. Afortunadamente, esa mañana pude despedirme de él. Ahora corretea feliz, oliendo traseros de otros canes en el cielo de los perritos.

2002-2003
Hamsters
Roedores cortesía de mi cuñado, mientras pretendía a mi hermana, tuvo la genial idea de regalarle estos molestos bichos, que apestan asqueroso, copulan todo el santo día, y corren frenéticamente toda la noche, impidiendo mi sueño. Naturalmente, la hamster tuvo su primera camada, 14 asquerosillos, (impresiona verlos recién paridos, parecen fetos humanos). La mamá hamster hacía un nido impenetrable para proteger a sus crías. Si alguno se descuida se convertía en snack para papá, así que la hamster, cuidando sus crías, se peleó con el padre de sus hijos, ya no le paraba bola. Tuvimos que separarlos de jaula, porque la man amenazaba en convertirse en la Lorena Bobbit versión roedor. Tuvieron un par de camadas más. No reemplazamos a la hembra, cuando amaneció muerta un día. El macho no soportó la soledad y murió días después. Corolario, pocos machos resisten la viudez.

Acabo de notarlo: En el 2005 perdimos a dos amigos, Chola y Samby, quienes al ser más evolucionados, nos dolieron más.

Ahora, mi padre ha adoptado a dos moluscos, unos caracoles que, confieso, yo los preferiría al ajillo. Mientras, habrá que ver si su baba sirve de algo.

Ahora que tengo edad para ser escuchada les digo: no tengan en casa animales exóticos. Es el equivalente a que lleguen seres evolucionados del planeta XB-34 y nos lleven enjaulados para vernos copular.

Mejor me compro un Tamagotchi. Esa caca no apesta.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 41 times, 1 visits today)

(Visited 41 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Hola Pitonizza,

    Nosotros tenemos la siguiente familia numerosa:

    3 periquetos, 1 macho y dos hembras. Una hembra vive sóla en una jaula porque es muy mala, los otros viven juntos. A ver si se animan y nos dan familia.

    1 ninfa, que es borde como ella sola.

    1 acuario, que recientemente hemos descubierto en él nuevos inquilinos: 3 caracolitos, mientras no sean más vale, si no tenemos un problema.

    1 cobaya, se llama rambo. Misión, comer, dormir y cagar o cagar, dormir y comer.

    1 bulldog, muy salado. Se llama Jordi.

    Hace unos meses se nos murió un jerbo que era la alegría de la huerta. Era una hembra y se llamaba Nerita.

    Y no tenemos más porque no hay espacio

  2. Chuch… cuando el hamster se comio a los pequeños y mi hijo lo vió… hasta ahí llegaron….
    Ahora tiene un PERRONEJO (ese conejo ya parece perro) y tres peces… lo triste es cuando toca limpiarlos…
    Cuando murio “Pity”, un telescopio no quedó más que decirle a mi hijo que se había ido de farra… ahora ya sabe la verdad…

Los comentarios se han cerrado.