Lenguaje inclusivo: clases intensivas

Como lo saben, soy antifeminista, o mejor dicho, no me gusta etiquetarme como feminista, prefiriendo el término  “personista“*, acuñado audazmente por mí. Porque si bien es cierto, agradezco y aplaudo las luchas feministas que hizo la primera ola, la que consiguió el voto para las mujeres, el derecho a estudiar una carrera universitaria y honorarios acordes al trabajo que desempeñe, hay una nueva ola de “feminismo” o mejor dicho, neofeminismo que no se diferencia mucho del hembrismo. Sus ideas radicales son por demás chocantes.

El día de hoy vamos a detenernos a lo del lenguaje inclusivo, “lucha” que me suena a pataleta que va en contra de que las palabras “invisibilicen” a las mujeres, como por ejemplo cuando decimos “el hombre ha conseguido logros notables en la industria”, en vez de “la humanidad”. Correcto. Hasta ahí suena razonable.Decir “los ciudadanos protestan por la subida de precios” es machista. Hay que decir “la ciudadanía protesta…”. Bien, pasa.

Ahora, cuando se trata de mencionar a un conjunto humano sin invisibilizar o poner en un segundo plano a nadie, últimamente leo que se reemplaza la O por la @, volviendo impronunciable la palabra. Igual cuando reemplazan esa O por una X. En vez de decir “todos apoyamos la decisión del congreso”, ahora sería “todxs apoyamos la decisión del congreso”. Imprununciable. Estéticamente feo. Y francamente no veo cómo eso ayuda a que la mujer tenga una reinvindicación.

Me topé con la siguiente imagen que amerita un análisis esotérico profundo en este blog hereje y antifeminista.
cuerpa¿CuerpA? Sí. Cuerpa. Es de mujer, es femenino. La O es una letra impuesta por el patriarcado. Decirle cuerpo a la cuerpa es regalarnos al patriarcado. Las feministas radicales están luchando para hacer una desconstrucción del lenguaje y hacerlo empoderador:

Cuerpa: estructura física de un ser humano mujer. Hablemos de las partes más importantes del cuerpa.

Mana: femenino de mano. Tiene 5 dedas. Sirven como falos. Así que la próxima vez que un machirrín te diga que tienes envidia al pene, enseñale tus 10 dedas.

Senas: femenino de senos. Tetas de mujer feminista. Sirven como letrero para luchar contra el patriarcado.

Coña: femenino de coño. El coño es para disfrute del macho. La coña es para restregársela, solo y solamente con otra coña. Debe estar lleno de pelos, que serían pelas.

Sobaca: femenino de sobaco. La axila o sobaca feminista empoderada no se debe diferenciar de la de un hombre.

Brazas: femenino de brazos. Solo se abrazan entre ellas. Un abrazo a un hombre es traición a la mujer.

También se puede usar en vez de la patriarcal y excluyente letra o, la E, que es más neutral. Así que no digan personas, digan personEs. No digan hijos, digan hijEs. No digan ser humano, digan ser humanE. No digan pendejas. Digan pendejes.

Personista: Mi apoyo a las personas, sin etiquetas, independientemente de su género, raza, ideología política, inclinación sexual o creencia religiosa. Mi intención es no hacerle daño a nadie y que cada quién tenga el derecho de hacer lo que quiera sin hacerle daño a nadie ni a sí mismo. Que cada quién reciba lo que merece, ya sean sus capacidades o talentos, independientemente de su género. Y que nadie busque privilegios, que no se discrimine a nadie. Justicia y equidad para todos. (No, no voy a decir “y todas” porque el género masculino en dicha frase incluye a las mujeres. Si te ofende, entonces olvida que leíste este artículo).

© 2015, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2015, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 302 times, 1 visits today)

(Visited 302 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Leave a Reply