Ley de Atracción ¿basura new age?

Con escribir en Google “ley de atracción” nos aparecerán miles de resultados de websites que ofrecen literalmente de todo. Las principales preocupaciones terrenales -salud, dinero y amor- resueltas con sólo aplicarla. Miles de libros se han editado sobre este tema. Los estands de “autoayuda” en librerías están atestados de literatura relacionada,  y es principalmente mencionada por líderes de empresas multinivel y emprendedores del Internet que se muestran a sí mismos en yates y carros lujosos. Pero, ¿qué tan cierto puede resultar?

Los websites y libros al respecto usualmente arguyen los principios del poder de la mente y la vastedad del Universo. Las afirmaciones y visualizaciones son las herramientas comunes y de este modo muchas personas se están enriqueciendo: quienes escriben los libros.

¿Eso significa que la Ley de Atracción solo enriquece a quienes escriben al respecto? Como asidua devoradora de este tipo de temas, les ofrezco mis conclusiones, como siempre lo digo, rebatibles y abiertas al debate en los comentarios de este post. Veamos:

¿Es posible que una persona pueda conseguir lo que desea con solo “pedirlo al Universo”? No.

¿Con solo mirar un billete de cien dólares haré que se reproduzca y me vuelva millonaria? No.

¿Mi alma gemela solo está esperando mi llamado para venir de donde quiera que esté a buscarme? No.

¿Obtendré esos abdominales de infarto solo mirando vídeos de YouTube con gente atlética haciendo ejercicios? No.

 

Nada llega sin trabajo. La acción es requerida para obtener resultados. Toda situación presente es resultado de los pensamientos y acciones pasados. Eso sí que es cierto. Y sin entrar en explicaciones cuánticas, el experimento de la doble ranura ha demostrado que es posible alterar la realidad con la observación. Leí sobre el experimento de la doble ranura aquí, donde está muy bien explicado, mejor que lo que yo podría hacer desde mi superficial entendimiento.

Usemos el término observación como sinónimo de “prestar atención”. Y a esta “atención” llamemosla “intención”.  La intención del pensamiento es el combustible necesario para realmente cumplir nuestros sueños de salud-dinero-amor. La intención que no se doblega, que persiste e insiste hasta cristalizar los deseos. Si realmente deseo tener mucho dinero, esa intención me hará moverme constantemente, ya sea buscando un empleo alterno, empezando un emprendimiento paralelo o invirtiendo el dinero en la bolsa. Esa intención me impulsará a perfeccionar mi conocimiento -pues sin conocimiento es como intentar escapar de un laberinto a oscuras y con los ojos vendados-.

La intención a veces no es consciente y esto se da especialmente en el campo del amor, donde las emociones nublan la razón. Patrones de comportamiento repetitivo estancan a las personas en relaciones de parejas disfuncionales que se repiten, por ello hay mujeres que siempre salen con hombres mujeriegos/golpeadores. Y luego, estas mujeres popularizaron el errático dicho “todos los hombres son iguales”. Al detectar dichos patrones, ya sea con terapia asistida y con refuerzo del autoestima, literalmente nos volvemos imanes para conseguir en nuestra vida a esa “media mitad”. Por haber descubierto la intención.

Así mismo en el sector de la salud. Nadie fuma con la intención de enfermarse. Quienes lo hacemos, solo buscamos el placer pasajero, y solamente paramos cuando aparece una intención: el doctor detectó un problema cardíaco, dejaré de fumar. Mi pareja no resiste mi aliento, dejaré de fumar. La intención de dejar de fumar mejorará la salud. No la simple visualización de una persona saludable en una fotografía.

Hay mucha basura new age por ahí. La Ley de Atracción maquillada con tintes espirituales es sin duda basura new age. Invocar ángeles, usar talismanes de atracción y escuchar música relajante no es la solución. Son simples mercancías que no funcionan, a menos que se aplique la intención que lleva a la acción. Y es obvio que el hombre que se mueve hacia adelante, avanza.

(Visited 23 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. Yo aun no escribo un libro, pero soy una de las personas que disfruta la ley de la atracción, solo con pensarlo atraigo cosas a mi vida, claro está que no estás lejos de la realidad, en algún momento se produce la acción, pero en ese momento ya el Universo nos está sirviendo lo pensado en bandejas de plata.
    Si deseas conversar conmigo podriamos tomar un café y te cuento mis experiencias.

    Saludos

    Arq. Jonathan Merchán

  2. Que el pensamiento modele tu realidad, es cierto; pero lo venden para que pienses que puedes ser rico, atractivo y amado. Las mismas prerrogativas de toda la historia humana. Si el mundo no fuera capitalista ¿Qué vendería la ley de atracción? Yo, con el poder de mi mente, he logrado vencer terribles miedos, quererme a mí mismo y aceptar mi vida; cosas que agradezco más que si pudiera comprar un yate.

    “No existen cosas imposibles sino hombres incapaces” es una frase muy cierta, pero se ha prostituido para que el público la interprete de manera que si alguien quiere viajar por el mundo y no lo logra, entonces es un incapaz. Más vale el poder sobre tu rol social, lo que los demás puedan ver; que sobre tí como ser humano, tu encrateia, tu fuero interno.

    Tú eres lo que piensas, pero el mundo es lo que hacemos de él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *