Los hombres que me gustan

Ojos donde hundirse, preferentemente claros. No hablo del color. Hablo de la transparencia. Ojos que dejen traslucir el alma.

Brazos fuertes, que protejan, que den calor… manos grandes, hábiles, qué sepan hacer muchas cosas. Que puedan abarcar mi cintura y entrelazarse con mis manos.

Labios que sepan besar, delicados, tiernos, de los cuales salgan frases inteligentes. Prefiero el acento ligeramente aserranado, que sabe pronunciar palabrillas empalagosamente.

Mucho pelo facial… demostración de testosterona. Mejillas rasposas que me dejen señalada cuando me bese.

Pelo corporal (el tipo de la foto no tiene los suficientes…). Pecho poblado que me permita perderme por horas, en una jungla con olor a varón.

Tuve uno mucho mejor que este

Y pensar que tuve uno mejor que el de la gráfica.. (mejor, porque él sí tiene pectorales peludos)… Y sumado a lo mucho que me gusta, la riqueza de su espíritu es lo que me tendrá cautiva para siempre. El físico no es nada si no viene acompañado de un gran corazón… como el de aquel hombre del que siempre he hablado.

ACTUALIZACION A OCT/11/08:
El hombre del que hablé el párrafo anterior es un tipo mediocre que me aplastó la dignidad para subir su inexistente autoestima. Ya lo entendí. Ahora me gustan los hombres que tienen respeto por si mismos.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 95 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

Los comentarios se han cerrado.