Meditación con el gato

Quiero compartirles una práctica que he venido realizando por varios meses y que me ha brindado beneficios en mi salud y una baja en mis niveles de estrés. Y lo más importante, una experiencia mística felino-humano de esas que llevan a pasajes coloridos, llenos de ojos de gato. Para meditar con el gato hay que tener un gato, valga la aclaración. Un gato con el que sintamos una conexión especial. Un gato que viva contigo y que se acueste en tu cama. Porque cuando se acuesta es indicativo de que es hora de meditar. Sí, esta meditación la dirige por completo el gato. El gato decide la hora y duración de la sesión diaria.

Aunque yo no tengo gato, puedo meditar porque tengo tres gatas, una de ellas, en realidad es fiera. Cuando mi Fiera se acuesta en mi cama y yo la sorprendo ahí por sincronicidad, ustedes saben, nada es casualidad, sé que es momento. En otras palabras, no hay que espiar al gato, hay que estar sincronizados. Bien, si la veo en mi cama, sé que es hora de darme un delicioso y felino momento. Mi Fiera se acuesta en mi cama y me invita a unirme. Cuando ella no está de humor, es imposible meditar por sus constantes rugidos. Su humor cambia de acuerdo a si yo necesito de ella. Por ello hay que tener una conexión profunda con el gato con el que se medita.

Gatas

Luego de que me acuesto con mi gata, ella decide que es hora de meditar. Su respiración suena más fuerte, como para sincronizar nuestra respiración. El corazón de mi gata palpita diferente al mío. Cada vez es única, a veces meditamos con ronroneos que recuerdan al sonido que se escuchó justo antes del Big Bang. Otras veces, meditamos en silencio, al suave ritmo marcado por el movimiento hipnótico de su cola.

Cuando el gato —en mi caso, mi Fiera— decide acabar la sesión, lo hará saber claramente. Dejará de emitir los sonidos de complacencia para empezar a advertir su hastío. Es hora de dejarlo y alejarnos. Agradecerle su tiempo compartido y bendecir la experiencia.

© 2017, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 168 times, 1 visits today)

Comments Closed

Los comentarios se han cerrado.