Mi primer beso

Corría el año de 1988. Las chicas de Flans cantaban ” ? las mil y una noches que pasé contigo ? “. Entretanto, él tomaba mi barbilla entre sus manos, alzaba mi rostro y lo acercaba al suyo y… a ver y les cuento como sucedió todo.

Corría el año de 1988. A mis dulces 16 yo era una chica normal, encopetada literalmente, con blusones fosforescentes y cinturones anchos. Me maquillaba de mil colores los ojos, me ponía escarcha, aretes gigantescos que tintineaban mi presencia. La moda de los 80 era incomodamente barroca, sin embargo, fui una ochentera en toda la extensión de la palabra. Con mi amiga, la otra flaca del colegio, nos divertíamos sacandonos las cejas, pintandonos las uñas, y hablando de chicos. El que me gustaba era un chico hermoso. Alto, de pecho amplio, y sonrisa encantadora. Mi hermana decía que tenía dientes de conejo. Bueno, todas las hermanas de 12 años ponen apodos a los chicos que pretenden ser sus cuñados, asi que Lester no iba a ser la excepción. (Lester, nombre protegido, de hecho, su nombre era más feo aún). Lester tenía 19 años, ¡era un hombre! Mi amiga me advertía que esos chicos “viejos” podían ser peligrosos, que no salga con él. Pero la sonrisa conejesca de Lester me traía loca. Y claro que salí con él. A dar una vuelta caminando a la vuelta de mi casa. Salida es salida.

Era el mes de agosto, mes de mi cumpleaños. Lester me llamó por teléfono para darme un obsequio de cumpleaños. Al salir, mi hermana, como toda niña de 12 años, quiso “aguar” mi cita, se unió a mi salida. No me importó, salimos los tres.

Mientras caminabamos, me tomó la mano. Mi hermana distraída no se daba cuenta, y jugaba por ahí mientras nos acomodabamos en un parque (no recuerdo muy bien). Dimos varias vueltas hasta que me dio mi esperado regalo. Lo abrí curiosa, era una caja de maquillajes, de esas color concho de vino que venden en la Bahía, esas que traen 674 colores, y un aplicador con esponja que raspa. Yo, entusiasta artista que embadurnaba mis ojos con cuanto colorinche encontraba por ahi, me sentí muy halagada con el regalo y dije: “justo lo que necesitaba”. Y él dijo “es que cuando uno quiere a alguien, puede leerle la mente”. Con esa sola frase, Lester lavó mi cerebro. Yo estaba en bandeja de plata, lista para esperar lo inevitable.

Había escuchado los cuentos de mis amigas más grandes. Y muchos consejos para el gran día:

  • “Cuando beses no metas la lengua hasta que te la meta primero”.
  • “No dejes que te besen las orejas, es falta de respeto”.
  • “Acariciale la nuca, a los chicos les encanta”.
  • “Nunca abras los ojos mientras te está besando un chico”.
  • “Si te hace un chupete, raspate con una peinilla para que tu mami no se de cuenta”

Todos esos consejos se agolpaban a mi cabeza mientras el pasaba las manos por mi pelo, largo como virgencita de pueblo, con una permanente maldita que lo hacía lucir a lo Gloria Trevi. “Tu cabello huele delicioso, me encantan las chicas de cabello largo”.

Ahhh…  (suspiro) yo estaba derretida… y excitada. Sabía que ese día recibiría mi primer beso, estaba segura. Mis labios tendrían al fin las miticas rayitas que dicen les salen a las chicas cuando ya han besado. Con disimulo revisé mi aliento. ¡Perfecto! Había lavado mis dientes por 10 minutos antes de salir. Intuía que esa tarde sería besada. Mi hermana, ajena a mis cavilaciones, jugaba por ahi. Cuando de una casa cercana empezaron a escucharse a las chicas Flans.

? las mil y una noches que pasé contigo ?

Lester tomó mi rostro, despacio, delicadamente tomó mi barbilla y acercó sus labios a los mios. Intuitivamente cerré mis ojos. Debía cerrarlos. ¡Era mi primer beso! Por primera vez, un chico me tocaba los labios. Fue muy inocente. Solo un beso. Sí hubo lengua, lo admito. Pero igual, fue inocente, desprovisto de lujuria, sin intentos de ir más allá. Además, estabamos en un parque, con luz solar y mi hermana rondando por ahi. Asi que, fue un beso inocente pues las circunstancias no daban para más.

Sin embargo, al terminar de besarnos (yo calculo, ese primer beso duró 2 minutos 45 segundos) yo sentí una humedad inusual, un palpitar nuevo, un temblor general en la parte baja de mi vientre. Sí, logré alcanzar un climax adolescente. Interrumpido por mi hermana, que corrió a acusarme con mi mamá por andarme besando con un conejo.

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 96 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Carta de un Macho Bruto a su Padre!

    El papá entra en el cuarto de su hijo y ve una carta sobre la cama. La agarra rápidamente y comienza a desdoblarla, ya temiendo lo peor. En ella se lee lo siguiente:

    Querido papá: Es con mucho pesar que te informo que estoy huyendo de casa, para nunca más volver. Pero quiero que sepas que No estoy huyendo solo… Me he escapado con mi novio, Juan! …Estamos muy enamorados… él es un hombre muy lindo y además muy buen amante! …Con todos esos Piercings y Tatuajes regados por todo su musculoso cuerpo; me Vuelve Loco! cuando me posee y me hace suyo en todas las Formas imaginables. Él también tiene una espectacular moto BMW en la que hemos realizado nuestras mayores locuras de amor; pero no es sólo por eso que quiero estar con mi amado para siempre; es porque descubrí que no me gustan para nada las mujeres… las odio y me parecen asquerosas! …Como se que tú no vas a aprobar mi verdadera identidad, ni nuestra relación…es por eso que hemos huido para vivir muy felices en su tráiler. Además, Juan quiere que adoptemos unos niños para criarlos a nuestro estilo… Porque es que en todos los sentidos nos gustan tanto los niños!!!! …Con Juan también aprendí que la marihuana y la cocaína son muy buenas; que son cosas naturales y que en realidad no le hacen mal a nadie. Por eso, en nuestro pequeño hogar nunca van a faltar esas maravillosas drogas que, mezcladas a nuestro sexo excéntrico, nos llevan a lugares inimaginables. Juan me ha dicho que él, nuestros hijos, sus colegas gay y yo, podremos vivir todos juntos, dentro de la más perfecta armonía. Papá, no quiero que te preocupes. Yo ya soy un “hombrecito” de 15 años y me se cuidar muy bien, porque ya se perfectamente lo que quiero de la vida. Tal vez un día yo regrese, y espero que tú y mi mamá se sientan orgullosos al conocer a mis hijos y a mi marido. Un gran abrazo viejo!!!

    El padre estaba en shock y casi desmayando, cuando vio que abajo había un par de líneas más:

    PD: Papá… Ya no te asustes más, que todo eso es mentira! jah!!!…Fui a dar una vueltecita con Isabelita, la rubiecita de al lado que está más buena que el coño…..la hija de Doña María, nuestra vecina; creo que hoy corono ese culito Papa!!! …Sólo quería demostrarte que existen cosas mucho peores que las notas 01,02 y 03 de mi boleta, que te estoy dejando en la primera gaveta para que me la firmes. Ahora sí mi viejo! … un gran abrazo de tu Hijazo… BRUTO Pero MACHO no joda!!!!!

  2. Lo de las rayitas en los labios ha sido novedad para mi, ese mito no lo sabía :-s, mi primer beso, inocente como todo beso, termino siendo un desastre al final, mientras yo cerraba los ojos, Dumbo los tenía abiertos ¡WTF! (me lo confeso luego de varios años), pero bueno, a todas no nos pasa igual…
    Después de todo… ¿¿¿tu primer beso a los 16???… Bastante conservadora.

  3. Estimada Pitoniza,

    Tu historia me ha sacado más de una carcajada en mi trabajo. Me veían raro por reirme sola.
    No queda duda de que todos tenemos cosas que contar… imagínate! de un momento tan corto como éste (en relación a toda la vida) has escrito cosas interesantes.
    Para mí han habido algunas novedades… los consejos de las amigas, las rayitas y algunas cosas más.
    Tus hipérboles son tan graciosas y entretenidas 😉 El hilo conductor de la historia tiene algunos ganchos estratégicos que a uno le llevan a leer hasta el final tu anécdota. En realidad no suelo leer sobre esto, pero me agradó mucho… e hice un pequeño viaje a mi pasado.

    Buen día
    Un abrazo!

  4. el mio fue a los 14!!! jajajajajaja.. fue dulce.. me gustó bastante! .. lo de las rayitas en los labios también me lo dijeron! pero pensaba que era mito solamente en mi familia jajajajaja..

    Sorry la demora, recién tengo internek :s

  5. Mi primer beso fue a los 15 con una mujer mucho mayor que yo. Por supuesto que no me entere de que tan mayor en realidad era hasta despues de algunos años. Y si, fue un desastre. No se si fue porque yo no sabia besar o me querian deskokar de una. jeje

  6. mi primer beso fue alos 11 años con mi primer amor y novio fue tan lindo recuerdo esa sensacion rara despues y no dejaba d temblar..!

Los comentarios se han cerrado.