Mitos en torno a las personas introvertidas

En Stumbleupon tropecé un artículo interesante en inglés que me pareció importante traducir para ponerlo a consideración de mis lectores. Vale aclarar que más que una traducción, es una adaptación. Al final del artículo puedes acceder al link para leer la versión original.

introspectiva

  1. A las personas introvertidas no les gusta hablar. ¡Falso! Una persona introvertida no habla si no tiene nada que decir, pues “detestan” las conversaciones intrascendentes.
  2. Las personas introvertidas son tímidas. La timidez no está relacionada con la introversión. Una persona introvertida no interactúa sin una razón.
  3. Las personas introvertidas son groseras. A los introvertidos no les gusta andarse con rodeos, y su brutal honestidad puede confundirse con falta de tino en el trato social.
  4. A las personas introvertidas no les gusta salir. Falso. A los introvertidos no les gusta salir “por mucho tiempo”, pues prefieren evitar las complicaciones de las actividades públicas. Ellos valoran mucho el proceso de “recarga” que hacen en casa, por ello prefieren regresar pronto.
  5. A las personas introvertidas no les gusta la gente. ¡Al contrario! Los introvertidos suelen tener pocos amigos, sin embargo, ellos valoran estas amistades, siendo leales de por vida.
  6. Los introvertidos son raros. De hecho, los introvertidos son personas individualistas, que no siguen lo que dictan las multitudes, prefieren valorar su modo de vida que seguir modas y tendencias. Así como también, piensan por sí mismos, lo cual, “transgrede la norma”.
  7. A los introvertidos les gusta estar solos. Una persona introvertida se siente cómoda con sus propios pensamientos. Gusta de resolver problemas, rompecabezas y otras actividades en solitario. Piensan mucho y sueñan despiertos. Sin embargo, se pueden sentir terriblemente solos si no encuentran a alguien con quién compartir sus descubrimientos. Ellos se suelen conectar con una persona  a la vez.
  8. Los introvertidos son nerds poco amistosos. En realidad, los introspectivos tienen un mundo interior muy rico, prestandole mucha atención a sus emociones y pensamientos. No es que sean incapaces de atender a lo que sucede a su alrededor, es que sus pensamientos le son más enriquecedores y estimulantes.
  9. Los introvertidos no saben divertirse ni relajarse. Las personas introvertidas se relajan preferiblemente en casa o en la naturaleza, no en lugares atestados de gente. Generalmente no son adictos a las emociones fuertes ni a la adrenalina.  Sus cerebros son demasiado sensibles al neurotransmisor llamado dopamina.
  10. Los introvertidos pueden cambiar y convertirse en extrovertidos. Una persona introvertida no se puede “arreglar” para convertirse en extrovertida. De hecho, es importante respetar su naturaleza, temperamento y contribución a la humanidad. Por lo general, el grado de introversión aumenta proporcionalmente con el IQ.

Mis dos centavos:

Sin considerarme a mí misma “genio incomprendido”, me identifico con casi todos los puntos. Para quienes me han tratado, se dieron cuenta que no soy una persona muy “hablantina”, que prefiero encerrarme en mi mundo, y conversar solo de temas menos intrascendentes que el último escándalo farandulero. He llegado a un punto en el que estoy tomando esa introspección como ventaja, y no como algo contra lo que hay que luchar para “encajar”. Considero que la aceptación de mis diferencias con el común de los mortales ha sido clave para despegar, y siento que ese despegue empieza a dar frutos.

Fuente: Jerry Brito

© 2014, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2014, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 304 times, 1 visits today)

(Visited 304 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

Los comentarios se han cerrado.