Música 800% más lenta

Mi descubrimiento de hoy me ha tenido en estado de trance toda la tarde. ¡Temía que postearlo! Existe un programa de software que “desacelera” las canciones 800%, consiguiendo un efecto surrealista, un estado de conciencia alterado por la extensión de los acostumbrados sonidos hasta el paroxismo. Para algunas personas este resultado es más que raro, intimidante.

Entre lowercase music y esta rareza…

Pensé que tras dar con los minimalistas sonidos del lowercase music, meses atrás, había alcanzado la cima de lo que es bello para mí. Tal como la música ambiental conocida como Lowercase se califica como “extraña y sinestra”, para mí en cambio, estos sonidos los siento como patrones conocidos percibidos más despacio, más lento.

Más lento se disfruta más…

Como un beso dado en cámara lenta, acercándose muy poco a poco… ese detalle de mirarse a las pupilas alternativamente, milésima a milésima ir inclinando nuestros rostros, sin apuro, respirarnos mutuamente. Nuestros ojos se cierran muy lento… no queremos perder la visión de nuestras miradas. El telón cae. Ya con los ojos cerrados y sin tocarnos todavía, anticipo un beso extendido, degustado. Catamos nuestros labios, y nos degustamos molécula a molécula. Nos reconocemos, intercambiamos energía y material biológico. Nos quedamos pegados, sostenidos en estos segundos que hoy extiendo a mi antojo.
He escrito mientras escuchaba la versión de Moonlight Sonata, la que he escuchado millares de veces, esta vez, tan lenta… aquí se las dejo:

Y la alucinante versión de Pyramid Song de Radiohead, 800% más bacán.

¿Qué es lowercase music?

Este género musical, por llamarlo de un modo, agrupa un conjunto de loops que se obtienen como resultado de colocar grabadoras de sonidos muy potentes para captar los “ruidos” que hacen las flores al abrirse, o los sonidos de una resma de papel cuando se la manipula, incluso, la cinta scotch al arrancarse. Mis favoritos como no, su precursor Steve Roden y Andy Ontling cuyas influencias de Sigus Ros le dan ese toque celestial. Los experimentos en este desconocido campo de la música no como tal, sino como estímulos directos al cerebro por medio de las ondas sonoras que provocan sonidos a los que raramente estamos acostumbrados. Sí, ya sé. Me gusta todo lo que es raro.

Puede que todo esté ya hecho, que todo se haya ya inventado. Sin embargo, la creatividad humana es interminable, incansable, siempre en busca de algo en qué experimentar. Brindemos por ello.

Widget not in any sidebars

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 71 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Leave a Reply