Origen de la palabra “pitonisa”

La doble z es un simple artilugio para diferenciarme de las pitonisas, aunque yo también consulte el oráculo y haga hechizos y esas cosas que tanto enfadan a los cristianos. Pero ese no es el tema de este artículo, el cual es un simple “copipasteo” de una página excelente que encontré, la cual tiene el origen y etimología de muchas palabras de uso diario. Si quieren saber más sobre el porque elegí “pitonizza” como mi nombre de pluma, les invito a leer este otro post.

La palabra pitonisa (adivina, hechicera) viene del griego Πυθώνισσα, a través del latín pythonissa. Se refiere a Pitia, una sacerdotisa que predecía el futuro en el oráculo dedicado a Apolo en Delfos en Grecia. Pitia hacia un complicado ritual. Unos dicen que incluía vapores alucinógenos, los cuales le ayudaba a comunicarse con los dioses. La palabra Πυθώνισσα (Pythomissa) viene de Πυθώ (Pytho), que era el nombre antiguo de Delfos. De ahí también la palabra pitón, relacionada con la gran serpiente de la madre tierra que mató Apolo en Delfos.
Hay que decir, que aunque figure así en alguna web o algún diccionario, la palabra latina pythonissa no es ningún préstamo del griego Πυθώνισσα, porque tal vocablo no existe en griego y ni siquiera aparece en los corpora epigráficos. Seguramente lo que hacen es suponer que tal palabra existió en griego y transcriben el latín pythonissa a la grafía griega sin más. La palabra latina pythonissa fue creada tardíamente por el latín, basándose indudablemente en la raíz griega Πύθω- que hace referencia a Delfos y a las actividades de la Pythia, por lo que constituye un “falso helenismo”. Se trata de un vocablo de creación cristiana que aparece por primera vez, como pronto, a fines del s. IV d.C. Aparece en S. Jerónimo y S. Agustín y su uso se extiende a Isidoro, y a autores medievales hasta Tomás de Aquino (s. XIII). No siempre con este vocablo se refieren a la Pythia délfica, sino con mucha frecuencia al fantasma de una mujer adivinadora o profética que según la biblia (libro de los Reyes) se apareció a Saul para vaticinar su muerte (esto es lo que parece desprenderse de varias de las citas). También en alguna otra se hace referencia a pythonissa como hechicera adivinadora, junto con los magi, en un mismo saco de actividades condenadas por el cristianismo.

La forma pythonissa fue creada en latín quizá porque vocablos como Πυθία o Πύθω les sonaban ya extraños a la lengua, o quizá porque se pretendiera englobar con otro término no solo a la Pythia, sino a quienes como ella vaticinaran el futuro con medios considerados hechicería. Una posibilidad poco demostrable es que a partir del griego surgiera en latín un verbo en -izare/ -issare (terminaciones correspondientes a los verbos griegos en -izein), algo así como pythonissare, con el sentido de “pitonizar”, actuar o vaticinar como la Pitia, y que de él procediera por derivación regresiva pythonissa, y decimos poco demostrable aunque sería lo más natural y regular, porque tal verbo hipotético, que quizá pudo darse en el habla, no aparece atestiguado en ningún caso. La otra es que simplemente, con un sufijo poco habitual -issa, se formara el vocablo a partir de la raíz python-, del griego Πύθων.

Fuente: Etimologías de Chile

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 75 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Leave a Reply