¿Pagarías por sexo?

Recuerdo mi conversación con Eloísa, la chica de la vida “fácil”. Ella me demostró que el elegir el trabajo de ramera a veces es condicionado por las circunstancias, que no es sencillo, ni fácil, ni alegre. Desde ese día, veo con cierta empatía a las mujeres que paran en Colón y Machala, pues ellas tienen la osadía de pararse ahí, desvergonzadamente, pues en realidad no le hacen daño a nadie, admiten su p u t e r í a. Otras, trabajan solapadamente, para evitar el dedo inquisidor que las señala. Es comprensible. Ellas subsisten gracias a la existencia de  hombres, a veces de bien, que pagan por sus cuerpos. Y no solo a ellas, que podrían catalogarse “ultimas ruedas del coche”, de baja categoría, mujerzuelas baratas… las scorts de alto nivel, esas mujeres hermosas que se ofertan por internet, algunas en un algún portal, otras, por cuenta propia en clasificados gratis como Mundo Anuncio. Esas mujeres lo hacen por necesidad, porque les es rentable, porque les gusta (?), pero sobretodo, porque siempre hay un idiota que tiene que pagar para acostarse con una mujer.

Yo nunca pagaría por sexo. No sé si pienso así porque soy mujer. No soy capaz de pagar ni el motel, mucho menos contratar a alguien para “hacerlo”. Me parece tan repugnante. No por la prostituta en sí. Repudio el hecho de tener que establecer transacciones, en hacer del sexo un acto meramente genital, de tener que mostrar mis partes íntimas a alguien a quien le tuve que pagar para hacerlo. Que los besos tengan un precio, si es que llegaran a haber besos, pues supongo que en una relación sexual con dinero de por medio, no hay cabida para besos y caricias.

Para una mujer que se vende, muchas veces es un sacrificio. Cada hombre es una cicatriz en su alma. La toman, la usan, la denigran. Ella se deja porque lo necesita, talvez una se llega a acostumbrar… Y mientras hayan hombres tan degenerados que busquen en internet los sucios anuncios con que las mujeres los captan, la profesión más antigua del mundo nunca terminará de ganar adeptas, que arriesgan su vida, su salud y su dignidad para ser usadas por mequetrefes de tan baja estirpe.

Ah, pero seguramente estos hombres viven una doble vida. Tienen mujer, están casados o tienen una novia formal que le presentan a su madre, una chica respetable a la que no le proponen trios ni esas cosas repugnantes. Son hombres de iglesia, castos ante la sociedad, pero que entre sus gastos mensuales están las tarifas de las mujeres de la vida.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 280 times, 1 visits today)

(Visited 280 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Es mas la que juzga a las personas eres tu, como cuando hablas sobre las “putas legales”, estoy en parte de acuerdo con Roberto, muchas prostitutas escojen ese camino porque es facil, ojo que no he dicho todas, y creeme yo conoci una prostituta madura y le pregunte como asi ella siendo tan bonita nunca se caso en su juventud, y me dijo que los hombres que conocia no le podian dar lo que ella necesitaba refiriendose a dinero.

    • Ah si, facilito ha de ser. Nunca juzgo a las personas por las actividades a las que se dedican. En cambio Roberto, en otro post despotricó contra un grupo humano tachandolo de “imbéciles”.

      Putas legales, sí. Y tampoco las juzgo.

  2. pues si fuese una mujer madura, de buen cuerpo, alta, labios carnosos, y que tenga un blog pues si pagaria 🙂

    PD: sin aluciones personales eh amiga 😉

  3. Tu porque eres mujer no pagarías.
    Pero que tal si no consigues con quien hacer sexo.
    Me parece que no queda otra cosa que pagar, aunque preferirñia que me regalene el servicio, je.

Los comentarios se han cerrado.