Paranoid Android II

Creo que ya he escrito antes sobre esta mágica tonada que de hecho es como un viaje emocional con altos y bajos, cambios drásticos de estilos que nadie nunca antes había osado mezclar, ahí conviven en la partitura de Paranoid Android. No tengo nada más que decir que no se haya dicho ya sobre la perfección de esta épica canción. ¡Creo que hasta si alguien sacara la versión “salsa choke” saldría algo decente! ¡Qué feo eso último…! Aunque ¿quien sabe? Es Paranoid Android, la perfección no es susceptible de ser desperfeccionada.

Volvamos a Paranoid Android, inspirada por un incidente que marcó a Thom Yorke en una bar en L.A.

Estoy segura de que ya escribí sobre este vídeo… ¡Ah sí!, aquí esta el link: Vídeos que me marcaron para siempre.

El final de este concierto es dramático. El escuchar a la audiencia cantar las líneas de Karma Police me devuelve a los 90 cuando la escuché por primera vez.

Recuerdo vívidamente cuando anunciaron el vídeo de Paranoid Android. Recuerdo al chico guapo de MTV, el chileno de pelo largo ¿recuerdan? No recuerdo su nombre, pero recuerdo bien la presentación que hizo al mostrar el estreno de esta joya.

Paranoid Android en vivo siempre es una sorpresa qué descubrir.

A pesar de sus reconocibles etapas, Paranoid Android es un todo indivisible, que no admite más que ser contemplada, maravillandonos con la voz de Yorke y los suaves roces de sus vibraciones con mis tímpanos cuando dice “Rain down, rain down. Come on rain down on me”.

 

Este es el conjunto de sonidos que creo he escuchado más obsesivamente en mi vida. Cada vez que los escucho, los actúo, los interpreto. Me meto en la cabeza de ese personaje, puedo escuchar y sentir lo que suena dentro de la cabeza de una persona cuya paz fue perturbada, y ahora, sin la anterior calma y relax, se mece tratando encontrar consuelo en las gotas de lluvia. Como una danza para pedir por la lluvia para que lave el dolor. Los flashes de lo que pasó se repiten hasta el paroxismo. Los sentimientos. ¿Por qué a mí? Hasta llegar a esa parte que yo interpreto de la forma más blasfema posible al dios generalmente adorado. Y no son cosas solo mías. No se pierdan la expresión de Thom al declarar:

God loves his children, yeah (sarcasm! yeah!)

Claro, ¡me amaste y dejaste que me volviera un Paranoid Android!

Aplausos, ovación de 10 minutos para este himno.

 

 

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 49 times, 1 visits today)

(Visited 49 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Leave a Reply