Pecados capitales

Admito mi condición de mundana, hedonista – chira (paradojico) y pecadora. Reedito este post por si no lo recuerdan. Si sí lo recuerdan, no me importa, fue uno de mis favoritos, asi que, ahi les va.

1. Soberbia: muchas veces soy sobrada, me creo mucho, desestimo ayuda que considero lesiona mi orgullo, desoyo consejos no solicitados, detesto la crítica y creo tener la última palabra. Muy al estilo presidencial.

2. Avaricia: realmente no sufro de este mal. Sería incapaz de prestar dinero con intereses a mis amigas, (algunitas me han ofrecido préstamos con el 20% de interés nomás), no juzgo, pero me parece que la amistad y el dinero no se junta. Mi socia y yo tenemos claro el asunto, vamos hombro con hombro como un matrimonio. Enriquecerme a costillas ajenas va contra mis principios y mi ética. No digo que no tengo ambiciones, me gustan los lujos y las comodidades, pero nunca sacrificaría mi familia o mis amistades por el cochino dinero. Cada vez que tengo plata en el bolsillo, me asquea tanto, que corro a gastarla.

3. Lujuria: me confieso culpable. Soy una mujer de sangre caliente, desbordante de sensualidad, con una líbido muy poderosa, toda yo soy zona erógena. No concibo la vida sin sexo, es el origen de la vida, el placer más primitivo y más delicioso, imposible privarme de la carne humana, sedienta de deseo, ardiente, lujuriosa, pecadora, obscena. That’s me. iA qué paila estaré condenada por haber gozado tantos orgasmos! Creo que la eternidad vale por10 espasmódicos segundos.

4. Ira: me considero culpable. Soy la ira personificada. No soporto la gente que camina lento delante de mí, no soporto el regeton, odio una conexión lenta, que me hagan hacer cola por gusto, odio el maltrato a los animales, detesto la gente chismosa, cuentera, metida, odio la corrupción, coimar, regatear, detesto que me regateen, odio los buses que van al Recreo, odio los carameleros, no soporto despertarme temprano los fines de semana, odio los testigos de Jehová a domicilio, odio los pasodobles, la música rockolera, vallenato, texmex y cumbias argentinas, odio a Maritere y todo lo relacionado con el canal 10, odio a ciertas cajeras cuyos maridos no las satisfacen sexualmente y descargan sus frustraciones con los usuarios, odio los morbosos de las calles, odio los buseteros que no dan vuelto completo, o que dan veinticinco centavos en monedas de un centavo (Fuck you), odio las camaretas, años viejos, petardos, odio el carnaval, odio esperar, odio cuando cortan Master of Puppets en la radio, odio los perros que me asustan con ladridos inesperados, odio los peloteros que cierran las calles para jugar indor, odio la gente que no contesta el saludo… la lista continua… y odio admitir que suelo ser amargada.

5. Gula: no sufro de ese mal, a menos que me enfrenten con un plato de tallarín de pollo, o tallarín verde, pollo frito con papas, un buen plato de bandera, o arroz marinero (pero en Puerto Bolívar, mmm!!!), ensalada de aguacate con pescado frito, me considero culpable.

6. Envidia: ante el sano sentimiento que provoca ver a ciertas mujeres habemos algunas que nos motivamos a cuidarnos para no parecer espantapájaros ni mofles. Si nunca logro ser así de perfecta, no voy a mejorar diciendo que esta es una puta operada y que si yo tuviera plata fuera más bonita. Eso es envidia, la que pone verdes a algunas que no se resignan a lo que son. La envidia es tan grave que puede originar guerras, desencadenar divorcios, romper amistades, destruir lazos de sangre. Es tan destructiva, especialmente cuando no es admitida. Generalmente el envidioso se cree envidiado, y atribuye sus venenosos comentarios a “gente que me envidia”. Ahi es cuando se vuelve peligrosa, el envidioso entonces se cree en el deber de destruir a quien cree su enemigo, se vuelve “sufridor”. Para combatir esta baja pasión, considero vivir la vida propia, no lamentarse por éxitos ajenos sino motivarse con ellos, no atentar contra la competencia, buscar las fortalezas y oportunidades en su propia vida y no ver “paja en ojo ajeno”.

7. Pereza: me declaro culpable. Me acuso la perezosa más grande de este mundo. Lazy, sexy, así soy. Por mí, el ideal de vida sería tirar, comer y dormir. Dejo proyectos inconclusos, tareas a medio terminar, me da pereza limpiar la parte de encima de la refrigeradora, me da pereza vaciar la papelera de reciclaje, me da pereza buscar palabras en el diccionario (necesito Encarta), me da pereza sacar porcentajes sin calculadora, me da pereza recoger la ropa del piso, me da pereza contestar el teléfono, me da pereza lavar la olla del arroz, me da pereza ir a un cyber cuando no tengo conexión en casa, me da pereza bajarme mis cds a la computadora, ergo, me da pereza convertir de wav a mp3, me da pereza bajar de resolución las fotos para mandarlas por email, me da pereza cocinar en la noche, me da pereza lavar medias y sostenes, me da pereza vestirme después de bañarme, me da pereza sacar la ropa de la lavadora, me da pereza pelar habas o camarones, me da pereza hacer cola en el Banco del Pichincha, me da pereza planchar pantalones, me da pereza hacer respaldos de la información antes de formatear el disco duro, me da pereza editar mis contactos en el messenger, me da pereza escoger el arroz o las lentejas, me da pereza levantarme en las mañanas, me da pereza arreglar el cajón de mi escritorio, me da pereza barrer las hojas del árbol de afuera de la casa, me da pereza revisar si hay algo interesante en los diskettes, me da pereza cambiar de canal (tengo dañado el control remoto), me da pereza vaciar las cookies y archivos temporales, me da pereza hacer inventario… puff…

¿A cuántos años en el purgatorio estaré condenada ya? ¿3225 años? ¿O toda la eternidad???

Soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia, pereza. Más que “pecados”, los considero sentimientos humanos, que por humanos nos alejan de lo divino. En sus fases extremas son el capital para constituir una empresa destinada al fracaso.

© 2007 – 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 84 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Es todo un reto hacer este examen de consciencia, que sirve para estar pendiente de todas esas fallitas que una por una (y poco a poco) deberiamos preocuparnos en resanar; pues nadie es perfecto en esta vida.

    Es un buen post, como para imitar …o hacer un meme de esos que circulan por ahi.

  2. Pareciera que pecar es igual a gozar de lavida no???… yo creo que siempre es bueno gozarla pero también siempre he creído el “todo en exceso es malo”

Los comentarios se han cerrado.