Pésimo Servicio

Cerré Pésimo Servicio pues me sentí incapaz de llevar a cabo ese proyecto, pues para su éxito necesita muchísima investigación, pruebas, imágenes, testimonios. No tendría tiempo para ello. Sin embargo, tras meses de inactividad, me llegó una interesante colaboración al mail que transcribo para consideración de mis amables lectores:

Tienda de ropa “The world is yours” (Quicentro- El Jardín)

Cuídense de mercaderes como estos y recuerden que en este país(aje) el precio no tiene relación con la calidad.

Por Navidad mi pareja me compró un abrigo rojo de lana en el local de “The world is yours”* en el Quicentro, con la condición de que se lo pueda cambiar si se equivocaba de talla. Efectivamente, compró una talla S (yo soy M); además, él no se había dado cuenta de que al abrigo le faltaba un botón en una de las mangas, un par de los botones estaban a punto de caerse y en la parte delantera los botones no eran iguales entre sí.

El jueves 25 de diciembre fuimos al almacén para hacer el cambio; sobre los botones los dependientes pusieron la excusa de que “son cosidos con máquinas y se salen fácilmente” (¿acaso uno compra ropa con la intención de estar sujetando los botones con hilo y aguja?). Del modelo del abrigo solo tenían uno en talla L (¿cómo se comprometen en cambiar las prendas si no tienen stock?), cuando me lo probé me di cuenta de que el brazo izquierdo me quedaba muy ajustado, mientras que el derecho estaba perfecto (¡recordemos que el abrigo era una talla más grande!).

Me dijeron que en esa tienda no tenían más del mismo modelo y que buscara otra cosa para hacer el cambio, ahí o en el local de El Jardín ¡pero yo lo que quería era un abrigo rojo y no otra prenda! (además la ropa ahí es muy informal y ese no es mi estilo). Se negaron rotundamente a una devolución en efectivo pero me ofrecieron buscar en el local de El Jardín o en las bodegas uno similar y que tendrían alguna respuesta en la tarde del siguiente día (viernes) y me dieron una orden de compra.

Ahhh, pero para colmo, el chico que me atendió (que era, además, el administrador) le dio vueltas al abrigo y me decía que no, que yo estaba mal (¡¿!?) que las costuras estaban bien e hizo que una de las vendedoras (10 centímetros y 15 kilos más pequeña que yo) se pusiera el abrigo y, claro, con su tamaño ella no tuvo mi problema así que tuve que ser yo quien se probara el abrigo para que se diera cuenta de que en un lado me quedaba bien y en el otro no ¡Cómo si me quejara por algo irreal!

Fui el sábado para ver si tenían ya alguna respuesta pero el tipo este que me atendía me dijo que le espere un momento que iba a ver si les llegó, haciéndose el idiota entró un rato hacia uno de los cuartos de bodega y, obvio, no tenía nada y me dijo que me había dejado su teléfono para que le llame (o sea, que YO lo llame y no sea él quien me llame) para preguntar si ya tenía mi prenda.

Como esa tarde tenía que ir a El Jardín pasé por “The world is yours” para ver si por ahí tenían el abrigo rojo o alguna ropa que me gustara para hacer el cambio. Encontré el abrigo (solo tenían uno en talla S y otro en talla L), me probé el L y me di cuenta de que también el brazo izquierdo era más pequeño que el derecho (aunque ya no me ajustaba y a la vista tampoco se notaba la diferencia), quise cambiarlo con la orden de compra que me habían dado en el Quicentro, pero el chico que me atendió(que, además, no tenía ninguna solicitud de pedido de ese abrigo desde la otra tienda) me dijo que no podía hacer eso, que él enviaría el abrigo al Quicentro y que solo ahí podía hacer el canje (¿No es esto un absurdo? Yo tenía el tiquete, él el abrigo… era un simple canje, por dioosss!).

Con toda la puta paciencia del mundo me fui el lunes al Quicentro (por suerte vivo cerca, sino hubiese matado a alguien en el camino) para ver mi abrigo, al menos el vendedor me pidió disculpas, yo en muy mala gana las acepté con la certeza de que nunca jamás entraré en esa tienda.

Al llegar a casa saqué la etiqueta del abrigo y desprendí la pegatina del precio en dólares ($69) debajo decía 69€… es decir que al cambio esa chaqueta debería costar al menos unos $90, lo que me hace especular que en esa tienda compran cosas de segunda (con fallas) y las venden al precio que les da la gana viendo cara de idiotas a sus clientes… y las prendas ni siquiera son de primera calidad. Y con respecto a los botones del abrigo talla S, me di cuenta de que habían desprendido los de la manga para pegarlos en la parte delantera (que no son del mismo modelo) para que no sea tan evidente que les faltaba botones.

*Al parecer esta tienda es del grupo colombiano Pilatos

Opinión de Pitonizza: Si tienes la foto, envíala para adjuntarla al post.

Payless shoes source
Un día sábado, una tía mía pagó en el Martinizing de Carcelén $12 de una limpieza en seco con su tarjeta Diners Club. El martes siguiente no encontró la tarjeta y se recordó que la última vez que la había utilizado fue en Martinizing. Fue hasta esa tienda para reclamar, pero le negaron que haya dejado la tarjeta de crédito ahí.

Enseguida hizo anular la tarjeta y se enteró de que habían hecho dos compras más; la primera, realizada una hora después de que se “extravió” su tarjeta : $54 en el Martinizing de la 12 de Octubre (¿quién carajos gasta $54 en una limpieza en seco?) y la siguiente el lunes $250 en el “Payless shoes source” de la Colón y 10 de Agosto.

El ladrón (o ladrona) no pudo hacer más por falta de cómplices, porque esta Diners tenía la foto y la firma de mi tía digitalizadas (y por suerte no era internacional, sino hubiesen podido hacer compras por Internet). Mi tía es una persona de la tercera edad y se acordaba de que el vendedor del Martinizing se había estado dando vueltas por el almacén como para despistarla (a esa edad se puede despistar a la gente con facilidad)

Mi tía se contactó con Martinizing a hacer el reclamo correspondiente. En este almacén se portaron amables; revisaron el voucher y se dieron cuenta de que la firma era falsificada, así que anularon las compras hechas fraudulentamente con su tarjeta robada y se comprometieron en hacer las averiguaciones sobre sus empleados, para evitar malos elementos, si era el caso.

Asimismo, mi tía se contactó con algún alto mando de Payless shoes source quien, de manera grosera, le dijo que dinero es dinero y era problema de ella si le habían robado la tarjera de crédito, que ellos no iban a mover un dedo a pesar de que era más que evidente que la firma del voucher era falsificada.

¿Cómo comprar en una tienda en la cual no les importa tener vendedores ladrones y estafadores? Encima más esos zapatos chinos del Payless shoes source son de pésima calidad, y ni siquiera son muy baratos…yo prefiero comprar en Cáceres, que son de cuero, con lindos y hechos en el Ecuador 😉

Opinión de Pitonizza: Me consta que la atención al cliente deja mucho que desear en Payless. Deberían cambiarle el nombre por Paymore, pues más barato sale comprar en la Bahía donde puedes -si sabes cómo- regatear.

Outlet Todo al 50%
Eventualmente voy a esta tienda en El Recreo (al parecer es un almacén de descuentos muy grande en Colombia); acá venden ropa Esprit, Americanino, Chevignon, Naf Naf (¡esta ropa me encanta!) y otras marcas a mitad de precio.

No recuerdo si fue en la nota de venta o en la funda que vi que tenían un almacén en el Quicentro. Lo busqué (para no tener que hacerme el viaje al suuur de Quito), el local queda en la planta baja, frente a MNG, pero en este centro comercial la ropa no está a mitad de precio, sino a precio normal (y eso que en las etiquetas ponen “prenda en descuento, no se admiten reclamos”); es cierto que en el Quicentro tienen más variedad pero mientras un jean acá cuesta $80, el mismo en El Recreo cuesta $40 (o a veces menos, cuando están con ofertas especiales, yo me compré un Esprit en $26!). Estos son otros que se ríen en la cara de sus clientes, comprando prendas a mitad de precio y vendiéndolas al doble.

He sido testigo de vejámenes de cajeros, empleados, vendedores, secretarias por múltiples ocasiones. Y no solo eso, las estafas que se cometen a diario ante la falta de una verdadera Defensoría del Consumidor. Una muestra de ello se recoge en Auténtico Ecuatoriano, donde podemos conocer una recopilación de indignados clientes de Call and Buy.

No callemos ante el maltrato y las estafas de las empresas que se suponen pretenden darnos un servicio. El conformismo va de la mano de la mediocridad.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 227 times, 1 visits today)

(Visited 227 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. agreguen a eso el call center de telmex 5001234, es un asco.. la gente es inepta y no sirve para nada, soy vivo ejemplo de eso, es mas… todo telmex es una porqueria en cuanto a atencion al cliente se refiere..

  2. Respecto a Payless, yo no he tenido malas experiencias. En los almacenes a los que he ido, he notado buena atención por parte de los empleados y los zapatos que he comprado me han resultado muy buenos.

  3. Hay una tienda llamada BANDA en el Condado Shopping, que es sinonimo de la palabra basura en lo que se refiere a atención.
    La otra vez fui con mi enamorada a comprar una chaqueta CHEVIGNON, mi enamorada estaba vestida deportiva “claro era Domingo”, y la muy no amable señorita vendedora la queda viendo de pies a cabeza, como si ella la debiera algo…. muy mal y entre otras mas se cagaban de la risa conversando en vez de ponerse a realizar su trabajo…

  4. A mi también me ha pasado lo mismo porque cuando voy de compras por lo general salgo así:jean roto, sandalias y una camiseta fulera jajajaja. Que te queden viendo así estas seudo vendedoras me parece de lo peor. Y cuando hacen eso y si de verdad hay algo que me guste compro como descocida para darles en la trompa.

Los comentarios se han cerrado.