¿Por qué escribir erótica?

Cuando uno descubre la narrativa erótica, la necesidad de encontrar más se vuelve como un vicio, un constante devorar de letras que para mi gusto, no estaban sazonadas de la manera que me gusta. Títulos recurrentes, personajes planos, poco alejados del cliché. Algunos relatos equivalen a una película porno de bajo presupuesto. Descripciones vagas, pues ¿alguien se fija en la decoración, el vestuario, la iluminación en un video de baja calidad en cualquier página de contenido xxx? Pues da igual. El escritor se limita a contar un guión simple, un acto repetido, un final predecible.

Maja Desnuda

Maja Desnuda

La sed por encontrar relatos exquisitos me hizo empezar a escribirlos yo misma. Y aunque mis escritos distan aún de esa exquisitez que busco, al menos es un aporte a este género tan rico y con muchas potencialidades. Conocer a los personajes desde el sexo, esos momentos de entrega, vulnerabilidad, intimidad. Esos instantes donde a veces nos dejamos llevar, donde la carne toma el mando y se desnudan nuestras pasiones, nuestras intenciones.


El punto erógeno más sensible del ser humano está en la mente. La imaginación dejándose llevar por letras sensuales que describen la voluptuosidad carnal que puede sucederle a una persona a sola en su ritual masturbatorio, como a una pareja que se devora, o como no, a un grupo humano que decide montar una coreografía obscena donde prime el intercambio de fluídos y gemidos. Con tan solo dibujar en la mente el tipo de persona que me atrae, la imagino desnuda, danzando hacia mí, es una especie de movimiento circular alrededor de un clítoris mental que ocupa todo mi cerebro. Masturbarse con letras. Eso es leer erótica. Y masturbarse con letras para que otros lo lean, eso es escribir erótica.
Templo de Lakshmana
En mis exploraciones previas a la culminación de la historia que estoy creando, empiezo a detectar que los intereses que he tenido en mi vida han ido moldeando los lugares, los personajes, sus pasiones, sus vergüenzas, sus miedos y sinsabores, así como sus deseos más oscuros y sus actos inconfesables cuando están a solas, dando y entregando placer. Inserto en mis historias delirios y paranoias como esas que alguna vez me asaltaron en mi temprana adultez. Intento dotar de un rico mundo interior a mis protagonistas, los imagino con detalle, sueño con ellos, tienen algo de mí y lo que me falta.

No sé cuánto tiempo me lleve terminar mi primera novela, pues los relatos eróticos a los que los acostubré en Eroticcas han migrado a este proyecto que me está absorbiendo como una obsesión. Prefiero dejar de ponerle fecha al lanzamiento. Ademas hay detalles técnicos que me están resultando en un dolor de cabeza: convertir al formato Kindle no es algo que se me esté dando fácil. En todo caso, repito como un mantra lo que siempre he sostenido, el sexo es infinito, así que mientras resuelvo la parte aburrida, sigo añadiendo más páginas al libro que espero humedezca a más de uno de mis lectores, así como me humedece a mí escribirlos.

© 2015, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2015, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 110 times, 1 visits today)

(Visited 110 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Leave a Reply