Posteo esporádico

La vida de casada me impide mantener el ritmo del blog como lo hacía antes. Ahora, a más de cuidar a mi hija, cuido de mi esposo, pues como todos sabemos, los hombres son niños eternos. A decir verdad, disfruto de mimarlo, tenerle la ropa lista y preparar comidas para él. Antes de casarme, yo veía esa dedicación como servilismo innecesario, pero al vivirlo, he notado que no es así. El amar a alguien vuelve a esas tareas agradables. Hemos dividido los quehaceres domésticos, y así como compartimos la cama y el espejo del baño, compartimos las labores. Así como hay un día para el fellatio y otro para el cunnilingus, cuando yo cocino y el lava los platos.

Por tales motivos, este blog ha pasado a un segundo plano. Siento el compromiso de entregarles contenidos originales y entretenidos como ha sido costumbre en Pitonizzaland, de cuando en cuando seguiremos publicando notas de humor, sarcasmo y sobre todo, positivismo, pues la misión de este blog a más de entretener es llevar intrínseca una reflexión. Eustaquio y yo seguiremos haciendolo, solo que serán posts más espaciados. Agradecemos su comprensión y muchas gracias por habernos acompañádo hasta aquí.

© 2010, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 34 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

Leave a Reply