Primer encuentro suegra – nuera

Cómo llevarse bien con la suegra: Ayer tuve el primer encuentro con mi suegra sin que mi novio esté presente. Recapitulemos los hechos. El día miércoles cayó una lluvia torrencial que mató el sistema eléctrico del carro de Eustaquio. Mi novio quiso arreglarlo por si mismo, mojándose hasta la médula. Como todo hombre, quiso solucionar por su cuenta un problema, negándose a recibir ayuda femenina hasta que fue demasiado tarde. Tuvo que llamarme para remolcar el carro y poder refugiarse en casa. Pocas horas después, síntomas de un resfrío lo dejaron tumbado. Sin embargo, como trabajoholico confeso, la mañana siguiente, Eustaquio fue a la oficina, colapsando momentos después. Su ágil asistente se puso en contacto conmigo, fui a la oficina y logré conducirlo a salvo hacia su casa materna.

Ahi me recibió Eulogia, madre de Eustaquio. Ella al ver a su hijo volando en fiebre lo condujo a su antiguo dormitorio (donde 10 años atrás hacíamos los deberes de microeconomía). Fue bastante extraño para mí regresar a aquella casa a la que yo pensé jamás volvería. Eulogia es una mujer muy guapa, tiene apenas 55 años, (como mi madre), de manera que la conversación fluyó de forma natural, hasta el punto de tratamos de “tú”. Entre las dos, logramos que Eustaquio olvide las reuniones pendientes con los orientales esos que lo han mantenido ocupado las últimas semanas. Así, dos mujeres mimamos de distinta forma al mismo hombre.

Cuando Eustaquio cayó dormido, comenzó lo “bueno”. Eulogia y yo conversamos de todo, le enseñé este blog, el twitter, mi vida online. Conversamos de mi vida a partir de mi deserción de la Facultad de Economía, de mi hija, mi carrera como exorsista a domicilio, de cómo puedo mantenerme flaca (supuestamente regia), de su reciente viudez. Conversamos cosas de chicas, le recomendé practicar pilates donde yo lo hacía. Ya coordinamos una salida Eulogia, mi madre y yo para ir de compras pues una conocida tienda de departamentos ya empezó a tentarme con su “semana de la belleza”. Todo ello mientras Eulogia cocinaba la sopa de pollo reanima-muertos hecha con amor de madre.

Eustaquio, dormido, no tenía idea de cómo confabulábamos “en su contra”. Eulogia me compartió varios secretos, las travesuras que hacía de niño, las cosas que lo enfadan, detalle que necesito saber pues conmigo él nunca se enoja.

Una suegra puede ser tu mejor aliada. Conoce a tu hombre como tú nunca lo conocerás, como niño indefenso. Sabe cómo le gusta la comida, qué mañas o manías tiene, cuántas enamoradas formales ha tenido, los vicios y debilidades que ese hombre que aparenta ser fuerte y protector tiene realmente. Un hombre siempre tendrá esa fachada de dureza que ante su madre no necesita. Una mujer necesita conocer ese lado de su hombre, para poder comprenderlo, apoyarlo, amarlo. Ya sé que es lo que enoja a mi Eustaquio, sé lo que no debo hacer. Eulogia y yo tenemos en común que amamos al mismo hombre, de manera distinta, pero lo amamos. Ella no puede darle lo que yo le doy, yo no puedo darle lo que ella le da. Soy feliz de ser amiga de mi suegra y que ella me acepte como esposa (algun día, no sé) de su hijo. Porque ella jura que nos casaremos pronto. Pero eso es material para otro post.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 2,907 times, 3 visits today)

(Visited 2,907 times, 3 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Felicidades, te ganaste a tu mejor aliada como lo dices, y si que nos conocen las señoras madres… pero que vergüenza tambien saber que en tu ausencia le contaron a tu novia cuando llamabas a tus “ex” a ponerles canciones por telefono… jajajaja típico pelado gil.

    Saludos.

  2. Felicidades, eres una en un millon… La generalidad es que las suegras son hipocritas, calculadoras, envidiosas e interesadads(como la mia). Pero gracias a Dios tengo unos tips que me ayudan a sobrellevar la pesima relacion: *La veo lo menos posible. *Siempre le devuelvo con humor sus hirientes comentarios. *Nunca le tomo la llamada, ni la llamo para nada. *Me rio cuando le gusta estar de victima y le digo”hay pobrecita de usted”… *Nunca, jamas ofenderla y mucho menos enfrentarla. *Me hago la sorda y lo mejor es la indiferencia… Ahhh, en fin, la felicidad no es completa, tengo una maravillosa familia 9 años de casada y aun rezo tres padres nuestros y dos ave maria antes de entrar a su casa.
    Saludos y que vivan las “suegras”

  3. Hola! Me estoy volviendo fan de tus atinadas historias y relatos. En particular te puedo decir que salí de las garras de un mounstro que no hizo más que separar y terminar una relación que de por si ya estaba mal. Ahora vivo una oportunidad diferente, mi suegra podría ser mi mejor aliada, ahora tomaré tu ejemplo y espero que me vaya tan bien como a ti.

Los comentarios se han cerrado.