Prozac: ¿una felicidad ficticia?

Cuenta la leyenda que cuando los isrealitas vagaban por el desierto, muchos renegaron de Yahve ante la falta de alimento. Pero Él, en su divina misericordia, para hacer feliz a su pueblo, le envió desde el cielo el maná. Ahora, miles de años después, el pueblo también vive en un desierto, una aparente globalización que nos mantiene aislados. Sin ser el único factor, es causa de problemas de conducta, stress y en muchos casos, depresión.

Para la persona que sufre de depresión, no es cuestión de pedirle que se sobreponga, no podrá hacerlo ni aunque la cacheteemos. Solo el tratamiento médico puede servir de ayuda en casos graves, pues esta enfermedad puede desencadenar gravisimas consecuencias, hasta llegar al suicidio.

Para aquellos trastornos de depresión severa, los médicos recetan el maná químico conocido como fluoxetina. En Lunas Azules (de hecho, ese artículo me inspiró) hay un enfoque diferente al que intento darle a este post. Si bien es cierto, Silvi señala que el individuo podría necesitar un diálogo en vez de un diagnóstico. Disiento de ello. En mi trato con personas con personas con graves problemas de depresión, generalmente mujeres al borde del suicidio, tiendo redireccionarlas a un profesional. Sin embargo, no soy amiga de los fármacos de ningun tipo, mucho menos de los antidepresivos.

En mi caso particular, sufrí una terrible pérdida el año pasado que me llevó a pensar seriamente en acabar con todo. Mi usual necedad por vivir evitó cometa un desastre, pero la inactividad, el desgano, la desazón se apoderó de mí de forma poderosa. Ver a mi hija me hizo reaccionar, no va más. Hice terapia cuyos detalles me reservaré como intimidades tan personales que no caben ni siquiera en mi blog. Esta terapia “alternativa” y desprovista de todo tipo de drogas, recuperó mi energía, mis deseos de vivir. Sin usar nada artificial, sin atarme a largos tratamientos, sin provocar una neurogénesis artificial.

Con esto no quiero desmerecer estos tratamientos, pues mal puedo yo dar una opinión certera de algo que no he comprobado. Solo propongo otras opciones a quienes sufran de estos trastornos. Cada persona es un mundo.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 167 times, 1 visits today)

(Visited 167 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Gracias por la referencia querida Pitz 🙂
    En realidad hay muy diferentes tipos de depresiones (me he informado tanto del asunto que a veces ingenuamente creo saber más del tema que los psiquiatras), algunas son meramente endógenas y estas no van a mejorar jamás con tratamiento psicoterapéutico, son desbalances bioquímicos, descompensaciones que necesitan un tratamiento farmacológico. Otras depresiones se resuelven sólo con psicoterapia y éstas son, según entiendo, las que Marinoff propone se traten “filosóficamente”. No es un simple diálogo sino una puesta en perspectiva de los principios filosóficos que pueden resolver la disyuntiva a la que se enfrenta la persona, tomando en cuenta las directrices que han propuesto las grandes escuelas filosóficas a través de la historia. Hay enfermedades mentales que jamás podrían curarse con el método PEACE de Marinoff, y definitivamente él no lo sostiene así. Ni la esquizofrenia y la psicosis maniaco depresiva se van a solucionar con una clase sobre la Escuela de Frankfurt. Lo que critica Marinoff es sobre todo el método del psicoanálisis, de las escuelas freudianas que a ciertos pacientes poco o nada les solucionan insistiéndoles sobre los dolores de su infancia y haciéndoles recordar cuánto sufrieron en el pasado, cuando lo que necesitan es más bien una orientación de otro tipo. A mí personalmente no me gusta que me pregunten y me repregunten sobre cómo fue mi relación co mis padres a los 3 años de edad. Por eso creo que es una cuestión de diferenciar lo patológico de lo no patológico.

    un gran beso.
    silvi.

    pd. por cierto, te dejé ooootro meme (de nuevo, pero creo que te va a gustar 😉

  2. palmo: misma ip, pocos minutos de diferencia entre comment y comment, mismo estilo de respuesta, sin uso de comas y puntos… ¿debo pensar que eres Hector o estoy demasiado paranóica?

    Esto acabará cuando finalmente ponga Open ID como única forma de comentar en este blog.

  3. perdon pitonizza la verdad ultimamente no he comentado en tu blog, me gusta mas leer, pero si comparto la misma ip con este bobaso, error mio por dejar mi maquina prendida y largarme, mis más sinceras disculpas

Los comentarios se han cerrado.