Pulgar, índice, censurado, anular, meñique

Una ofensa es una ofensa. El que alguien te levante el dedo del medio como diciéndote “fuck you”, o que te hagan yuca, o que te digan por la calle “mamita, chuparte las ****” son de una u otra forma insultantes y vulgares formas de expresión. Pero son eso, formas de expresión. No se puede pedir cultura de alguien que no la tiene. Como también en momentos de ira, hasta la persona más refinada le haría “dedo” a un busetero imprudente que estuvo a punto de chocarte poniendo en peligro a tus hijos. Yo lo he hecho, hay una parte vulgar incipiente en mí. Y he recibido piropos horrendos que lesionan mi calidad de mujer, insultos, ya sea por imprudencias al conducir, o por escribir artículos ateos en mi blog. Antes me ofendía, y quería cual mandatario de la revolución ciudadana, aprehender al impío que me insultó, tenga o no tenga motivos. Como una forma de desquite. Niñerías.

Las formas de expresión, sean estas vulgares, como el programa Mi Recinto* o el horrible show de Pablo Granados*, quien maltrata a un hamster con el beneplácito del televidente, NO DEBEN SER REPRIMIDAS. Si alguien me insulta, o abre una cuenta en Twitter exclusivamente para hacerlo, no voy a sufrir leyendo cada tweet. Lo ignoro y sigo. ¿Por qué el Presidente gasta tantas energías en imponer un respeto que él ha ido perdiendo por su falta de tacto en ciertos asuntos? ¿Por qué no ignorar el dedo de aquella mujer en Riobamba? No, había que “poner el ejemplo”.

Hay público para todo, ya sea para David Reinoso, Vamos con Todo, Jackass, Combate, el reggeton, bachata y tecnocumbia. No me agradan ninguna de esas expresiones. Pero aprendí a tolerarlas, pues es evidente que yo tampoco le agrado a muchas personas, y no por ello soy merecedora a ser acallada, encarcelada o censurada, pues no estoy difamando a nadie. ¿El dedo malcriado difama? He ahí la cuestión.

Para saber más, lean el artículo de @merlinadelgolfo, Ma. Rosa Polit, quien escribe una columna en El Telégrafo, y cuyo artículo que linkeo a continuación no tiene opción a compartirse en redes sociales. Consejo, usen la extensión de Firefox Share it, y compartamoslo.

El poder del dedo.

* Nota al margen
Ambos programas aún son transmitidos por TC Televisión (ahora del Estado) y a pesar de que insultan de manera frontal a la mujer, nadie, ni el Ministerio de Cultura (o como se llame ahora) ni el Presidente quien vela porque nadie sea insultado, hacen nada por regularlo. Ah, ya hay una pregunta sobre eso en el Referendum. No me hagan caso.
(Visited 2 times, 1 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. Muy bueno, ¡excelente! ¡Amiga! sin duda eres una gran escritora, clara precisa contundente, ignoro quienes sean las personas de las que hablas, supongo de algún país sudamericano, pero el tema es igual de vigente para el mundo.

    También me perece una ofensa y una difamación aun más grave en mi emocional y competitiva, manera de ser, la difamación de tus palabras, por quien en su ignorancia se burla o pronuncia franca y públicamente la palabra “No es cierto” expresión que sin argumentos, puede originar un reto y de cualquier manera pone en tela de juicio tu credibilidad, conocimientos y honestidad ¡¡¡en público!!!
    Orillándote irremediablemente a intervenir al instante o admonitor públicamente que eres una persona falsa, pues como indica la norma “El que calla otorga” esa clase de incultos o groseros debería todo gobierno educarlos para que sepan cuando, como y donde pueden hablar.
    Saludos Pitonisa

    Atte.
    Gerardo
    Guadalajara Jalisco
    México

  2. De acuerdo, solo en parte. Es verdad que hay publico para todo. Si hay gente a la que le gusta ver Mi Recinto, el programa del argentino o los programas de chismes, alla ellos. Pero el problema no esta alli, sino en las mentes mas jovenes, que usalmente son las mas vulnerables (aunque no siempre). Si al mediodia un niño o una niña no tiene mas opcion que ver por 3 horas al dia a un grupo de personas hablando de que nueva famosa de la pantalla ecuatoriana tiene un video sexual, de seguro al crecer ellos seran de los que van a decir “mamita, chuparte las ****” y no sera porque no quisieron tener cultura, sino porque simplemente no les dieron mas opcion, por mas que digan que son libres de decidir, un niño que esta solo en casa mientras su madre tiene que trabajar para completar el sueldo de la pareja (si es que no es madre soltera o madre sola) no tiene la libertad de decidir ver un buen programa de television o de valorar si debe o no llenarse la mente con ciertos tipos de programas.

  3. Nunca vi el programa de Pablo Granados, nunca veo canal 10, pero creo que te equivocas tremendamente al creer que un programa en donde se maltrata a un animal por el hecho de “entretener” no debe ser reprimido. Espero que el contexto de maltrato del hablas que se dio ahí no sea el que yo pienso, pero si de verdad hubo maltrato animal y afirmas que cosas como esas no deben ser reprimidas, se que te equivocas, no porque haya desadaptados, que la vez no tengan cultura, que crean que esta bien hacer daño a un animal al cual la naturaleza no lo puso ahi para merecer eso, significa que haya que dejar pasar y peor permitir cosas asi.

    Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>