¿Qué hacer en caso de que te odien por bloggear?

La popularidad de un blog pasa factura.

Es el precio que se paga por estar segunda en Blogalaxia, hecho que me hicieron notar, porque mi botón, como verán, no muestra mi posición en dicho ranking. A veces esos hechos causan envidia admiración. Uso el término “odio” porque eso destilan las palabras que me han llegado. Fuertes, irrepetibles. Lastimosamente fuertes. Cuando somos presas del odio de otra persona, recibiendo palabras malsonantes de forma gratuita, sentimos la tentación de responderle con venganza, desquite, “darle su merecido”. Pero aquel proceder no solo que es tan ruín como bajo, si no que nos pone al mismo nivel de inferioridad de aquella persona que no nos quiere. A veces las situaciones no cambian. En el camino de la evolución espiritual nos pasan cosas similares hasta entender como manejarlas. Se vuelve un “tropezar de nuevo con la misma piedra” hasta entenderlo.

Soy digna de ser amada:
Yo soy amada por muchas personas. Mi familia me quiere mucho a pesar de lo grosera que suelo portarme, insisto, mi hija cree que soy la mejor mamá del mundo, mi mejor amiga me considera una heroína, mis primos menores creen que soy la Wikipedia personalizada, mi hermana pondría su cuerpo como escudo protector sobre mí. Del amor de mi madre no es necesario hablar, pues es inconmensurable. Y mi papá aunque no quiera admitirlo a veces, cree que contribuyo con la RAE, o al menos, eso siempre comentaba con ex-compañeros de trabajo. En la vida real tengo muchos amigos, amigas. Algunos lectores me expresan su cariño y lo demuestran con mails y demás muestras de cyber amistad. En la red he encontrado gente maravillosa y desinteresada a quienes nunca hubiese podido encontrar de otra manera. Con el amor de la gente de carne y hueso que tengo a mi alrededor me basta. Y el cariño que muchas veces me transmiten en red me conmueve.

Sin embargo, me odian…
Sé que no soy una mala persona. Hay que entender que nadie le cae 100% bien a todo el mundo. Tampoco abrí un blog en busca de reconocimiento, si ese fuera el caso, tendría graves problemas sicológicos, imaginense, ¡crear un blog para ser adulada por desconocidos! Quienes lo hacen, solo aceptan comentarios halagadores, borrando las opiniones discrepantes. La idea del blog es el intercambio de diversas opiniones, no de insultos. Como siempre digo, ataquemos ideas, no personas, no voy a permitir que me insulten en mi “casa”, y nadie que venga a ofenderme a Pitonizzaland verá publicados sus comentarios.

Pocas veces dejo de publicar comentarios porque casi nunca me insultan u ofenden por ese lado. En casi dos años que tengo con el blog (1 en blogspot y otro en wp) muy pocas veces me han insultado. Es más, tan pocas veces ha pasado, que los cuento con los dedos de una mano:

  1. La vez que me tacharon de putanizza (mi primera puteada, memorable)
  2. La vez que me dijeron “se te secó el cerebro, estúpida” (esa sí que me hizo reir)
  3. La vez que me dijeron “tu le $%”% a “%%$ y por eso yo $%”%” (una mujer celosa de que su marido lea mi blog)
  4. La vez que me dijeron “impía, morirás en el infierno por reportar el perfil de Jesucristo
  5. La vez que me dijeron “ojalá que te mueras por burlarte del escudo del Ecuador” (un pobre tonto que vino a insultarme cívicamente)

Nada más. Me han dicho mona vieja, la tipa del Guayas, entre otras sutilezas que me causan gracia y no me quitan el sueño. Aprendí que es así. Si una persona insulta a otra que no conoce solo por discrepar, el problema es del insultador. Al ofendido no debe importarle, y de hecho, ya no me importa. Ni en mis post radicamente correístas me han insultado. Los temas políticos y religiosos son sensibles para que la gente se crea con derecho a insultar. Pero no, a mí no me han insultado por aquello. Ha venido gente diametramente opuesta a mis tendencias politicas a expresar su opinión con altura, aunque en otros blogs me tilden de enferma y que necesito ayuda siquiátrica. Risible, no puedo a controlar toda la red, hay gente hipócrita por doquier. Me felicitan aquí y me hacen leña allá.

¿Cómo responder a quien intenta dañarte?
Pensando en cómo convertir en tzantza la cabeza de mis gratuitos enemigos, me dediqué a investigar qué hierbas debía conseguir para reducir sus cabezas y hacerme nuevos llaveros. Pero luego entendí que todo ese gasto inútil de energía solo me sintonizaba en la baja frecuencia vibratoria del ser que me detesta. Voy a cambiar de estrategia. Decidí dejarlo en manos de Dios.

  • Por cada insulto que me llegue, de mi parte obtendrá un “que Dios te bendiga”.
  • A sada ofensa responderé: “que Dios te ilumine”
  • Ante cada amenaza: “que Dios guie tus pasos”
  • Por cada injuria recibirás de mi un “que Dios te acompañe siempre”
  • A mis trolls les digo: “Que la paz llene tu espíritu, que encuentres vida en tu vida y dejes de molestar en mi blog.”

La luz gana a la oscuridad. Mis altas vibraciones energéticas van encaminadas a alejar a quién me agreda, no permitir que me perturbe el día, deseándole que encuentre mejor oficio que importunarme. Y para no hacerme mala sangre, no leeré esos comentarios. Akismet se encarga.

Una persona que agrede gratuitamente o como venganza imaginaria por agravios pasados, realmente necesita la compasión de Dios. Escudarse tras un monitor para agraviar es digno de pena. Le pido a Dios por esas personas, que entiendan su mal proceder y que empleen sus energías e inteligencia en algo más positivo. No soy una persona religiosa. Pero soy altamente espiritual, creo muchísimo en la espiritualidad humana, y ante más altruistas y positivos sean nuestros pensamientos, mayores bendiciones obtendremos. Claro, admito que ayer, de primer momento exploté como fiera, reaccioné muy mal, mis seguidores del twitter y mis contactos del msn son testigos de mi explosión. Soy humana, no santa. Pero los átomos divinos que habitan en mí, necesitan vibrar positivamente para atraer más abundancia, prosperidad y armonía a mi vida. Necesito todo aquello para poderselo brindar a mi hija, ser un ejemplo para ella, tratar de escalar a la altura en la que ella me tiene. Una mamá negativa dista mucho de la imagen de “super mamá” con la que los inocentes ojos de mi hija me ven. Un día mi niña me dijo “Quiero ser como tú“. Debo ser buen modelo. Esa frase me compromete a serlo.

Bendigo a todas las personas que entran en mi blog. Aunque les caiga bien o les caiga mal, bendigo indiscriminadamente a todos quienes alguna vez hayan entrado a Pitonizzaland.

Esta es mi experiencia. Y a ti lector/blogger, ¿cuántas veces te han insultado en tu propio blog?

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 71 times, 1 visits today)

(Visited 71 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Vamos a ponerlo en términos más simples:

    Si tienes sentimientos negativos contra alguien y le deseas el mal a esa persona por cualquier medio.
    Es el equivalente a que tuvieras Ratas en tu casa y para matarlas te tomaras Tú el veneno para eliminar los roedores en mención.

    Ya sabes quién resultaría lastimad@.

    La elección es tuya.

    Saludos

  2. Hola Chica… Por lo que he leído eres una persona madura y sabes apreciar los comentarios y aprender de ellos (siempre y cuando el tono de estos sea constructivo) yo siempre he creído que no se le debe de dar importancia a ese tipo de cosas, mucho menos ofenderse ó sentirse mal, si una grosería viniera por parte de tu hija ó alguien que es importante para tí, seguro te dolería hasta el tuétano 😛 , pero cuando son comentarios de gente “x” , insultando por que es lo único que saben hacer, por que su vocabulario es tan pobre que las únicas palabras que conocen son esas: ¿Por qué darle importancia?

    ¡Al diablo! Que vayan a lavar las miserias de sus vidas en el inodoro… ó mejor, densé un tiro..! El mundo ya esta lleno de lacras, no necesitamos más, necesitamos gente que levante la voz y exprese lo que quiere sin temor a nada ni a nadie.

    Saludos!

  3. Sabes? a Dios gxs en mi blog nunca me han puteado, solo algún que otro comentario de una ex amargada.

    Más bien tuve un troll comunista que me seguía a blogs políticos a putearme porque sabía que soy de derecha, no lo volví a ver, creo se murió en el bombardeo de Angostura jajaja

    No pares zona chica y no publicites a quien no merece, imagínate si yo le daba chance contestandole a ese tipo…

    Slds.

  4. Gracias a todos por sus comentarios. El motivo principal de este post no es publicitar a nadie, si no más bien enviarles vibras positivas para “luchar” contra toda aquella negatividad que los lleva a dejar insultos o amenazas. Siempre la luz vence a la oscuridad. Solo una persona sin oficio, desocupada o amargada se dedica a la triste tarea de importunar a otra vía electrónica.

  5. Muchas veces esa lucha contra lo negativo se convierte en una distraccion que nos quita el tiempo y las energias que deberiamos utilizar para progresar; pero con el tiempo nos damos cuenta de cuales son las batallas que nos conviene luchar, y cuales son preferible ignorar.

  6. Ja ja ja, Pito deberías conseguirte de eso letreros que se pegan en los buses o se pintan en las camionetas de pueblo…
    “La envidia te mata”, “Que Dios te dé el doble de lo que me deseas”, “Trabaja y no envidies”, “si el niño es hijo del chofer, no paga”(huy, este no aplica), en fin… no les pares bola aunque cabree…

  7. Hasta el momento no me ha pasado, pero como todo buen ecuatoriano q se respete, tocara aguantar nomas…
    Para despues mandarlo a la casita…

Los comentarios se han cerrado.