Razones erradas para volverse ateo

good without godsEl otro día tuve un “altercado” que más que eso fue un intercambio de frases insulsas que se me dieron como respuesta a mi reclamo al no obtener lo que se me ofreció. La persona, como auto-defensa por la nula ayuda que me prestó a cambio de los servicios que yo le presté, me dijo “tienes que tener fe en Dios, con Él todo se logra, reza, háblale, Él nunca abandona a los que se humillan ante Él y reconocen su pequeñez”. Claro, me lo dijo con más faltas ortográficas. En fin, el caso aquí no es criticar la desprolijidad al escribir. El punto que quiero destacar es la falta de argumentos que señalan como falta de fe, la poca o ninguna respuesta a las oraciones, plegarias que no saldrán de mi boca, ya que dejé de rezar desde hace muchos años y me ha ido nada mal desde entonces. Le dije a esta persona que estos argumentos no eran válidos, que la respuesta que necesito no llegará del cielo, y que estas razones son totalmente inválidas para una persona atea como yo. Al decir la “mala palabra”, esta persona se horrorizó. Lo imagino echando agua bendita a su monitor. “Cómo? ¿Eres atea? ¡Eso si está mal! ¡Qué pena! ¡Con razón eres fracasada!”. ¿Fracasada yo? Mi familia es una maravilla, mi hija es inteligente y hermosa, mi pareja me adora, vivimos en una casa muy bonita, rodeada de cosas que me gustan, viviendo mi mejor momento. ¿Fracasada? Sí, fracasada. Igual de fracasada que Angelina Jolie. Que Judie Foster. Mi vida es un fracaso al igual que lo fue el proyecto del ateíto aquel, ese que creó Facebook con barro… No dije nada, solo me retiré de esa conversación, con esa sensación de WTF! que queda cuando alguien dice barrabasadas en nombre de sus dioses.

Dicha esta anécdota reciente que cuenta más las “consecuencias del ateísmo”, hablemos de las razones.

  • Amargura. Soy amargada, no me gusta escuchar música bailable, ergo, soy atea.
  • Locura o extravancias. Solo disfruto de cosas raras como la música de Sigur Rós, ahí estoy pintada: atea. Seguro me volví loca por leer tanto de Carl Sagan o por ver esos vídeos de Edward Current.
  • Arrogancia. Me creo superior al mismo dios, por eso lo escribo con minúsculas y mi nombre lo pongo con mayúsculas. Pitonizza es atea.
  • Rencor. Diosito se portó mal conmigo, por eso le tengo “odio”. El mismo odio que le tengo a Santa Claus.
  • Impunidad. Si no creo en nada, puedo hacer lo que quiera pues no creo en el infierno. Por eso es que asesino consuetudinariamente  bebés.
  • Moda. Antes lo in era ser comunista. Ahora está de moda ser atea.
  • Confusión. He buscado en Cristo, Buda, Alá, Zeus, AmonRA, Martin Gore, así que como no decidí cual era el dios más cool, decidí volverme atea. (Falso, yo adoro a Martin Gore sobre todas las cosas).
  • Maldad pura. En el fondo soy una persona muy mala, envidiosa, introvertida… y atea.

El que entendió donde va el sarcasmo y donde más, entendió. Sé que los ateos que me leen tendrán más falsas razones que la gente a su alrededor creen fueron los detonantes para volverse ateos.

 

© 2013, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 63 times, 1 visits today)

Comments Closed

Los comentarios se han cerrado.