¿Soy inteligente?

Traté de rastrear el origen de este artículo que fue reproducido por medios ecuatorianos. Este artículo que muestra un estudio controversial que da 10 características que definen a la persona inteligente. Aplicandolo a mí misma, veamos punto por punto a ver qué tan brillante soy:

personas inteligentes

Rasgo definitivo de las personas inteligentes que faltó ser incluído en este estudio.

1. comer chocolate. Paso la prueba con honores. Soy devoradora de chocolates, galletas, pasteles, barras de chocolate, bombones, cocoa… me encanta. Seguiré haciendolo para presumir mi inteligencia.
2. hacer gimnasia mental. Me encantan los sudokus, jugar Candy Crush, y hacer esos tests de inteligencia que muestran diversas secuencias. Si gimnasia mental incluye contar cuántos carros rojos me pasan cuando voy camino a casa… pues sí, soy superdotada.
3. tener vello. Me acuso culpable. Para fortuna de mi cosmetóloga, soy muy velluda, pero gran parte de esa inteligencia la he eliminado ya con láser. Eso me embruteció bastante.
4. no ser multifacético. Aquí yo fallo, tal como falló Leonardo Da Vinci, que como sabemos fue un genio multifacético, pero como demuestra este estudio, talvez no era tan genial.
5. dormir bien. Excelente, yo duermo de 9 a 11 horas. Creo que estoy a punto de descubrir algo que ni Stephen Hawking imagina.
6. sufrir trastorno bipolar. Aquí también fallo. A menos que mis trastornos obsesivos compulsivos se puedan interpretar como signos de superior inteligencia. Ok, no fallo. O bueno, sí. ¡Soy bipolar! ¡Prueba superada!
7. ser excéntrico. Totalmente. Soy excéntrica y diferente. La Einstein de nuestros días señores.
8. ser zurdo. Aquí fallo también. Mi mano izquierda solo sirve para tipear las letras que están a la izquierda del teclado. Pero… esperen. Si tengo que escribir la palabra “asada” solo usé la mano izquierda. Soy zurda, ergo, soy inteligentísima.
9. ser ateo. Oh, claro, eso me convierte en una mente privilegiada. Como todos esos nuevos ateos cuyo único argumento es decir “ese yisus es un loquillo”.
10. ser feliz. Lo sabía. Mi estado actual de extrema felicidad es consecuencia de mi elevadísimo IQ. Soy feliz porque soy inteligente y como soy inteligente soy feliz.

Como ven, este estudio es muy risible, y cada uno de los puntos los he desarrollado de forma sarcástica, para los genios que no lo notaron durante su lectura. Lo más inconcebible fue como este “estudio” ha sido tomado en serio. Lo que hay que hacer cuando no se sabe qué incluir en el espacio de curiosidades de un diario.

Fuente: Emol.com

© 2014, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2014, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 101 times, 1 visits today)

(Visited 101 times, 1 visits today)

Comments Closed

Los comentarios se han cerrado.