Tu bebé: los primeros días en casa

Al fin tu panza explotó, y tu casa se llenó del suave aroma de su aliento, su llanto y la infinita felicidad que conlleva un niño recién nacido. Si eres madre primeriza, seguro estás muy asustada, y no es para menos, tienes en tus manos la mayor fortuna que un ser humano puede tener ¡un hijo! que no es una réplica de ti mismo, sino un ser independiente, con necesidades propias y aparentemente desvalido. Digo aparentemente, pues ese bebé se aferra a la vida desde que toma tu pezón para succionar la leche que naturalmente tu cuerpo le prodiga. Trataré de cubrir en este artículo las principales dudas que se te presentarán una vez que ya no hay enfermeras alrededor a quién acudir, ese momento en el que solo están tu bebé y tú:

  1. Ten cuidado con la cabeza de tu hijo. Cuando el niño está recién nacido, no tiene ningún control sobre su cabeza, debes tomarla con suavidad, pero con firmeza desde la parte superior de la nuca, para darle soporte y evitar se mueva de forma peligrosa, en especial, cuando lo levantas.
  2. No te sorprendas si los pequeños pezones de tu bebé (sea varoncito o mujercita) están hinchados, incluso, supurando una especie de leche. Esto es producto de tus propias hormonas. No los presiones. Esto se normalizará en pocas semanas.
  3. Las primeras caquitas de tu niño no huelen mal, y son de color negro. Limpia cuidadosa pero prolijamente cada pliegue de su piel, ten especial cuidado con la parte superior de su nalguita, muchas mamis temen alzar al niño descuidando esa parte (donde empieza la division de las nalguitas) pues creen que mueven peligrosamente su columna al levantarlo, pero no va a pasar nada. Si dejas residuos de heces, tu hijo puede escaldarse. Retira la caquita con pañitos húmedos sin alcohol, pon el pañal, y una crema antipañalitis. ¡Pronto serás una experta!
  4. Dar de lactar es la experiencia más maravillosa del mundo, ¡lo mejor de ser mujer! Toma a tu hijito cuidando su cuello como lo mencioné en el punto 1. Instintivamente tu hijito abrirá la boquita buscando tu pezón. Trata de que abarque con su boquita toda tu aureola (de esta manera no te dolerá). La leche sale por varios conductos, no solo por un puntito (tu pezón no es una tetina de caucho). El flujo de leche se regulizará en pocos días, al principio es normal que no te salga mucha leche. Pero no pongas a competir tu leche con leche de tarro. La succión estimulará a tu cuerpo a producir más leche. En mi caso particular, me volví una productora de leche muy generosa, lo que demuestra que las mujeres de tetas medianas a pequeñas como yo podemos producir leche más que suficiente.
  5. Luego de tomar teta, tu niño debe soltar los gases. Levántalo por sobre tu hombro, dale golpecitos en la espalda de forma firme, hasta que eructe. Aunque tome la teta materna, es necesario que le saques los gases. Es posible que tu niño regurgite (no es vómito). Dicen las abuelitas que cuando la leche sale cortadita tu niño va a engordar. Siempre la leche saldrá cortadita.
  6. Debes amamantar a tu niño cada 3 horas los primeros meses. Poco a poco anda espaciando las tomadas, intenta suprimir las de la madrugada. Sobre horarios y recomendaciones particulares, consulta con tu pediatra.
  7. Evita el chupón o chupete. Los niños tienen la necesidad de succionar que la deben saciar solo con tu teta, no con adminículos externos. En algunos casos, el chupón es el responsable de dientes chuecos y encías inflamadas. Mejor que se chupe el dedo, hábito que los niños suelen dejar espontáneamente. Y si no lo hace, consulta con tu pediatra.
  8. El ombligo es un tema que preocupa a muchas madres, hay muchos mitos alrededor del ombligo. No fajes a tu hijo, no le pongas nada más que alcohol y una gasa. En aproximadamente 7 días el ombligo caerá espontáneamente, no lo hales. Si sangra o se infecta, acude a tu pediatra.
  9. No uses almohadas en la cuna de tu niño, ni peluches, ni estampitas, ni nada que le pueda caer encima. Ten sumo cuidado con eso por el amor a Cristo, he conocido tristes casos de niños axfisiados con sus propios juguetes.
  10. Tu niño debe dormir boca arriba. Puedes rotarlo si gustas, pero la posición que evitará la muerte repentina de cuna, es precisamente boca arriba.
  11. No arropes ni abrigues desmedidamente a tu hijo. De forma criminal, en el clima guayaquileño, veo inexplicablemente como mujeres llevan a su hijo envuelto con colchas, guantes, gorros, medias. Terrible. Al contrario, permite que tu hijo tome el sol (siempre antes de las 9 y media de la mañana).
  12. Baña a tu hijo a diario. Sigue los consejos que compartí en este post sobre cómo bañar a tu bebé.
  13. La mollerita es esa parte blandita del cráneo de tu hijito, conocida como fontanela. Esotéricamente es por ahí que tu hijo aún está conectado con la superioridad que muchos llaman Dios. Fisiológicamente, esta abertura se debe para que su cabeza sea flexible para poder pasar por el canal de parto, es decir por tu vagina, en el momento del nacimiento. Ten cuidado con esta delicada zona, péinalo con cepillos especiales para evitar lastimarlo. Si aún tu niño tiene grasita ahi, humedecele con aceite una media hora antes de bañarlo. No intentes sacarle con las uñas.
  14. Sobre las uñas de tu hijito, córtaselas cuando esté dormido, tanto las de las manos como las de las patitas (asi les digo de cariño a los pies de los bebés). Las uñas les crecen muy rápido, es muy seguro que tendrás que hacerlo a diario.
  15. No saques innecesariamente a la calle a tu hijo al menos las primeras semanas.
  16. No sobreprotejas a tu niño desinfectándolo todo. Si le estás alimentando con leche materna, tu hijo desarrollará anticuerpos que lo defendarán y mantendrán inmune a enfermedades, pero si lo mantienes en ambientes estériles no le permitirás a su pequeño organismo a crear dichas defensas.
  17. Evita hacer silencio sepulcral en casa, para que tu hijito soporte los ruidos habituales. Si sigues este consejo me lo agradecerás cuando puedas llevar una vida normal, sino, tu hijo se despertará llorando con el vibrar de las alas de una mariposa en tu jardín.
  18. No permitas que nadie fume en la casa, no limites el área restringida al dormitorio del niño. En toda la casa no se debe fumar. El tabaco y la muerte repentina de cuna están muy relacionados, no arriesgues la vida de tu hijo.
  19. Está atenta a cualquier erupción, granito, cambio en las deposiciones, fontanela deprimida, lagañas en exceso, secreción vaginal, en fin. Conoce a tu hijo para que puedas acudir al médico apenas algo marche mal.
  20. Involucra al padre del niño con estos cuidados. Esto fortalece los vinculos afectivos, y te aliviará un poco. Y si eres un nobel padre que ha leído este artículo, créele a tu mujer cuando te diga que está rendida.

Hay mucho folclore en cuanto a los cuidados del bebé, incluso, algunos mitos empiezan desde el embarazo. No hagas caso de abuelitas que criaron a sus 8 hijos hace 50 años y tías solteronas que nunca parieron. Siempre acude al pediatra para cualquier duda, lleva a tu niño mes a mes para el chequeo de tu bebé, y así asegurarte de que lo estás criando sano y fuerte, pero sobre todo en un entorno de seguridad y amor.

Un abrazo para LopertYur y su esposa por su hermosísimo hijo. Para ellos, dedico este post.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 110 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Muy buenas las recomendaciones!
    Como no tengo nenes y a mis sobrinos los tomo en brazos solo cuando estàn “duritos” yo me aterro sólo de pensar en esos asuntos de la mollera, el cordón umbilicar o el baño =(
    Ojalá q si algún día me animo por tan grande responsabilidad recuerde todos los datos necesarios para ese tipo de “aventura”.
    Saludos

  2. yo me hice experta con mi tercer sobrina,con quien convivo, ya que con las dos primeras me daba terror solo cargarlas…. la segunda de hecho nacio con bajo peso y talla y cmprenderas que cabia en una caja de zapatos… a duras penas la tuve dos minutos en mis brazos y de ahi la volvi a cargar a los cinco meses.

    lo de la mollerita q late les dura hasta los 9 meses, incluso hasta el año… da cositas verla

  3. =D muchísimas gracias por tus prontas respuestas en twitter y pues por este tan minucioso post. Veo que no omitiste detalle en explicar cada una de las cosas por la que he pasado estos días, y pues algo con lo que no cumplo estos consejos, seria que yo si lo voy a fajar, le voy a dar chupete y me gustaría saber tus comentarios con respecto a esto, porque dicen que fajarlo ayuda a enderezar sus piernitas y lo del chupón seria porque permite distraerlo a que no llore y pueda descansar mejor cuanto da guerra.

  4. Un consejo comprobado para las madres que no producen mucha leche. te caliente hecho el leche. Es decir calientan la leche y alli le hechan la bolsita de te, lo toman caliente y casi magicamente produciran leche materna. Y por lo general eviten tomar bebidas frias, yo se que en Guayaquil es difiil, pero en la medida de lo posible evitenlas.

Leave a Reply