Twitter: crónica de una caída anunciada

Esta mañana -según recuerdo- twitteé sobre el desarrollo del agasajo del homenaje del día de la madre, en vivo y en directo desde la escuela de Pitonizzita. No suelo entrar a mi página home de Twitter, cuando volví a mi laptop, seguí la vida por iTweet. Hasta que de pronto, una solicitud de un seguidor me obliga a ir a la web de twitter, donde descubro con horror que Twitter entraría en mantenimiento por una hora, de 4 a 5 de la tarde aproximadamente. Las horas en que más activa suelo estar en Twitter no tendría como canalizar la ira, la alegría o compartir esas frases célebres magistralmente redactadas en solo 140 caracteres.

16:55 Poco a poco, como condenados a muerte, los twitters iban despidiendose. La atmosfera era tensa, solo quedaban 5 minutos para compartir las últimas ocurrencias, los enlaces hallados, preguntar, sugerir, interactuar. Les dejo una captura de mi Twitter. Deben leerse de abajo hacia arriba. Pero bueno, eso los twitters ya lo saben.

twitter-despedida

16:59 Últimos mensajes de prueba. Al parecer fue una falsa alarma. Todo sigue normal.

17:02 La T se TwitterFox se puso roja. Refresco iTweet, perdiendo todo lo que mostraba la pantalla.

17:06 Los primeros síntomas de abstinencia se ponen en evidencia. El tiempo pasa leeeentameente, muy lento.Intento entretenerme con los feeds, tengo 250 artículos sin leer.

17:11 Como siempre, los excelsos bloggers que alimentan mis feeds han escrito artículos dignos de compartirse, pero no hay Twitter donde hacerlo.

17:13 Algo muy interesante pasó, pero no lo twitteé, asi que lo olvidé.

17:15 Recuerdo Twiddict, y dejo algunas palabras ahí.

17:19 Debo ir a Facebook a ver si hay alguien ahí.

17:19 Me levanto, como autómata tomo mi celular, pero recuerdo que sin twitter no hay necesidad de llevarlo al baño.

17:25 Tumblreando algo.

17:30 Regreso, ataco con F5 a ver si funciona. Nada.

17:32 Intercambio mensajes con otra twittera que migró a Facebook por la emergencia. Gracias Deborah, muy edificantes tus palabras! 😀

17:43 Abro messenger, despues de días de no abrirlo. A ver si hay alguien ahi.

17:48 Un mensaje por Berry Messenger de otro twittero desesperado. “Hasta cuando estará caída esta vaina!?, a ver qué dicen en Mashable”. Gracias Dave por hacerme notar que no soy la única desquiciada.

18:02 De pronto, resucita TwitterFox con sus notificaciones. ¡Aleluya! Volvió Twitter.

A título personal, considero que con Twitter nos sentimos “acompañados” en las silenciosas labores de quienes trabajamos frente a una computadora. Hay cosas que no se pueden contar al que está a lado. Messenger absorbe demasiado tiempo, en Twitter no es obligación contestar, pues no es estrictamente un chat. Me encanta Twitter y me considero totalmente adicta.

Y tú… estás tan loc@ como yo.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 138 times, 1 visits today)

(Visited 138 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Comments

  1. Creo que yo no sufri porque no estaba en casa en esos instantes, pero ya me he visto en esa situacion y es desesperante D:

    No crees que es mas lindo cuando regresa y ves un monton de twitts que dicen “al fin!”? 😀

Leave a Reply