Un año más con la familia Locke desde los ojos de una gata

Pitonizza y su fieraMiau, creo que mejor será escribir esto en español. Le cuento como unos humanos raros me sacaron de dentro del tibio motor en el que estaba viviendo. Estos humanos raros en los que desconfié bastante, al principio salí corriendo y me metí en otro motor, ellos querían llevarme a su cueva desprovista de lugares tibios, un espacio muy amplio, y sin tuberías donde recostarme. Pero ellos me capturaron. Me llevaron a que otro humano con mandil me examinara. A ese no le di la mínima confianza… se atrevió a esculcarme por todas partes, revisó mis dientes, miró dentro de mis orejas, me abrió mi pelaje, y tuvo la indelicadeza de decirle a los otros humanos que yo tengo pulgas… con la vergüenza que esos bichos me causan. Luego me puso un spray dejándome chirapoza, y lo que fue lo peor: me dio algo asqueroso, un líquido verde y le dejó instrucciones a los otros humanos a que me dieran más dosis de esa asquerosidad.

gata y yoCreo que voy a adoptar a estos humanos como mis lacayos. Me gustó que el humano que tiene los ojos como del color de los míos me sabe acariciar la cabeza como yo lo prefiero… él me toma con dulzura y yo hago como que me gusta. Aunque debo admitirlo , sí, me gusta… Mi lacaya en cambio, me dejó y desapareció por unas horas. La perdoné porque regresó con arena para una caja que decidí usarla para hacer mis necesidades, la verdad no sé qué idea tenía en mente la humana… también me trajo un plato y lo llenó de unas pepas que debo confesar, me fascinaron… Creo que mi humana tiene pinta de ser una buena lacaya, por ello me acurruco en su falda mientras ella teclea en una máquina rara donde aparecen más felinos como yo. Luego llegó la humana más pequeña, quien parece estar más entusiasmada que los humanos más grandes. Me gusta que ella interactúa más conmigo, me llevó a conocer toda la cueva… el lugar que más me gustó fue detrás de una maquina enorme que también tiene un motor… aunque no tiene grasa ni tuberías laberínticas, me parece una máquina fascinante, pues de ahí dentro sacan leche para mí. La humanita no aprende aún a acariciarme, intenté ya aruñarla, pero la verdad, me dió pena y la perdoné.

valentinaEn fin, esas son mis experiencias el primer día. Escuché que pretenden llevarme de nuevo al tal veter.. veteri.. veteri.. ah, no recuerdo, a ese del mandil para esteri… esterili… esteriliz… no sé, no recuerdo tampoco. Espero que no sea nada que me den de tomar. Y que eso de las vacunas tampoco tenga que ver con ese enmandilado. Porque siendo así, mis planes de dominar la cueva de los Locke se tornarán siniestros.

Feb, 14, 2014.

Valentina Locke, alias La fiera.


Widget not in any sidebars

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 44 times, 1 visits today)

(Visited 44 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Leave a Reply