Un orgasmo interminable

Se ha descubierto una extraña afección que provoca a ciertas mujeres la sensación de un orgasmo casi permanente, imprevisto, sin necesidad de estimulación sexual. Las mujeres afectadas son sorprendidas con el sacudón pélvico en situaciones random, como manejando, en el mercado, trabajando. Y lo que es peor, ¡no tiene cura conocida! A mi parecer, nada envidiable.

El síndrome de excitación permanente

Me acuso de padecerlo. Soy muy excitable, especialmente cuando el objeto sexual en cuestión tiene atributos que considero apetecibles. Pero de ahí, a vivir en eterna vibración, hay un mundo de diferencia.

El placer está en lo efímero

Un orgasmo es buscado frenéticamente precisamente por lo fugaz de su duración. Cuando nos citamos con un sexfriend cuyo desempeño en la alcoba es sobresaliente, buscamos excusas, cancelamos citas, prestamos dinero, faltamos al trabajo, inventamos excusas. ¿Quien no ha mentido por pegarse un palito? Y todo aquel gasto de energía lo hacemos en busca de 10 o 15 segundos de espasmos que a veces saben a gloria.

Si un orgasmo se dilatara, y durara horas, ya no sería agradable. No sería un clímax si es un estado constante. Es la sorpresa del sacudón lo que lo vuelve divino. El saber que estamos a punto de alcanzarlo, y no poder determinar con exactitud el momento, es algo inexplicable para quien no lo haya gozado nunca.

Comparo mi gusto por el sexo con mi gusto por el tabaco o el chocolate. Siempre estoy dispuesta, siempre quiero. Pero no me gustaría tener perennemente un cigarrillo en la mano, un chocolate en la boca y un —- en la —-.

Fuente: Hipertextual


Widget not in any sidebars

© 2008 – 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 1,028 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. no solo eso, tambien son las cosas que arriesgas por tenerlo, yo me acuerdo una vez tuve relaciones en los baños de profesores de la universidad, los inagure todos.

  2. La plena es, uno haria lo que fuera por esos segundos, yo me gaste todo mi sueldo en un par de horas… pero valieron la pena y no me arrepiento de nada (aunq despues te hayas ido, pero igual te quiero ingrata, ojala ella no lea esto)

Los comentarios se han cerrado.