Una cita con Pitonizza

Veamos el punto de vista de un hombre que salió conmigo.

Al fin iba a conocerla, la mítica y legendaria Pitonizza de la que todos hablan, al fin la convencí para tomarnos un café. Claro, fui aprovisionado con un sixpack de condones, lubricantes y sextoys de todo tipo. Cuando la vi, realmente me decepcionó. No es la sexy mujer que esperaba, yo imaginaba una chica alta, pero no tan alta, flaca, pero no tan flaca, bonita, pero no tan poco bonita. Bueno, no me importó, total, si es tan desinhibida como escribe, la cita tendrá un buen final.

Fuimos a una cafetería algo escondida. Ella aceptó de buena manera, lo cual era indicio de que anotaría esa noche. Sin embargo, en toda su conversación, ni una frase de doble sentido, no me mostró “al descuido” su ropa interior, es más, a pesar de vestir de forma provocativa, llegado un momento, sentí que conversaba con una mujer con una burka. Solo veía sus ojos.

Ella es muy envolvente, pero, a pesar de ello, es una buena “oyente”, escuchó todo lo que le tenía que decir, casi sin hablar, sin interrumpir, sin preguntar. De cuando en cuando, me perdía en su escote, pero sus ojos son más poderosos. Regresé a casa con todos los condones sin usar, y los juguetes completamente secos. Ella no se abalanzó sobre mí como yo había fantaseado.

Gracias por compartir la reseña de nuestra cita. Yo también lo pasé muy bien. Y por supuesto que noté tu mirada perdida en mi escote…

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 71 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. …orale ! la solidaridad masculina me alentaria a decir “pobre el flaco” pero la plena que una mujer inteligente es muuuucho mas sensual que una burra monosilaba sin idea de un buen dialogo…felicidades, agregame a tu club de fans !!

Los comentarios se han cerrado.