Una madre, ¿una amiga?

Recuerdo cuando era una quinceañera, con problemas de quinceañera como que el niño que me gusta no me da ni la hora, y el que no me gusta anda tras de mí, consultaba y pedía consejos a mis amigas, otras quinceañeras con los mismos problemas e inexperiencia. Nunca se me ocurrió acudir a la persona más incondicional conmigo, la que nunca me traicionaría, la que quiere siempre lo mejor para mí, aquella mujer que siempre me despedía en el umbral de la puerta de mi casa. Ahora que soy una mujer adulta, con problemas reales, y con la enorme responsabilidad de criar una hija, me doy cuenta de que debi ir con ella… pero ¿por qué las niñas no vamos con nuestras madres por consejo? ¿Cuando dejamos de refugiarnos en su regazo?

Supongo que la brecha generacional nos aleja de mamá, pensamos, equivocadamente que ella, al ser mayor, no nos comprendería. Ahora que soy madre, entiendo muchos de los miedos que tenía mi mamá. Entiendo el porqué me prohibia ciertas cosas. Comprendo su protección, sus desvelos. Ella pasó por lo mismo que yo, el niño que le gustaba que no le daba ni la hora, el que no le gustaba y estaba tras de ella, la rebeldía, el temor a decidirse por el matrimonio, tantas cosas que elel vivió, yo viví y que mi hija vivirá.

Mi madre es mi amiga, a quien le confío todo, pues es la única persona en el mundo por quien pondría mis manos al fuego, ella jamás me traicionará, es feliz cuando yo soy feliz. Quisiera que mi hija sienta lo mismo por mi algun día, aunque soy una madre torpe, siento que estoy haciendo un buen trabajo como madre. Solo el tiempo dirá si lo hice bien. Mi recompensa diaria son los besos con los que mi pequeña hija me despierta por las mañanas.

© 2009, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 36 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. A mi personalmente me daba un poco de verguenza el comentarle ciertas cosillas a mi mami querida.. Ella me tuvo a mi bastante mayor, casi de 40 anios por lo que la veia media cascarabia siempre, aunque en realidad siempre queria es protegerme y alertarme de los peligros a los que una menor se expone.

    Aunque ya son tantos los anios que no he tenido a mi lado a mi madre querida, no hay dia que no piense en ella y en lo mucho que me gustaria escuchar sus consejos sabios y desinteresados que tanta falta me hacen, pero mas que nada un abrazo suyo único y consolador en tiempos dificiles.

    Esa es una de las mas duras cosas de perder a un ser tan cercano y amado, pero la vida sigue y lo que me queda es recordar las mejores ensenanzas que ella me dió para tratar de ser una excelente mamá, tal como la mia lo fué..

    Pito… que dicha que tengas a tu mami junto a ti… aprovechala y mimala al máximo tal como ellas en algun momento lo hicieron con nosotras..

    saludos…

  2. Es dificil tener cierta comunicacion con las madres pero una vision como hija hacia una madre, es el que cuando te vaya a contar algo y te diga no se lo cuentes a papa o no te vayas a enojar es importante que cumplas con eso, porque asi se llega a la confianza entre las dos, y veras que te contara lo que le sucede sin miedo a que actues de una manera acelerada o alterada, siempre manten fuerte el lazo de la confianza y el amor y tu trabajo de madre seria el mejor

Los comentarios se han cerrado.