Venus de Willendorf: mi homenaje

Hace más de veinte mil años, una mujer robusta de pechos amplios, muslos generosos, labios vaginales hinchados y vientre expandido, quizá por los múltiples embarazos que dan cuenta de su fertilidad, fue inmortalizada en una estatuilla que el día de hoy cumple ciento ocho años de haber sido descubierta en Willendorf, baja Austria, a la orilla del Danubio. El culto a la figura femenina en el paleolítico ha evolucionado hasta nuestros días donde la explosión demográfica se ha vuelto un problema. Ya no somos la especie amenazada oculta en cuevas, sin mayores defensas contra los grandes depredadores. Vivimos en cajas de concreto impenetrables, y las mujeres pueden planear cuántos hijos tener, cuándo, incluso se los sacan a voluntad. Hoy se rinde culto a figuras femeninas también exageradas, con glúteos y senos rellenos de implantes, labios deformes y pómulos operados. La mujer sigue siendo un ícono a la sexualidad, pero ya no para servir a la meta de poblar la tierra, sirve a la meta de vender productos.

venus-de-willendorf-frente-fb-m-de-h-natural-viena1No se ha determinado la real intención al crear la Venus de Willendorf, si fue una diosa, un símbolo erótico o la representación de la belleza cavernaria. Hoy pretendo rendir un homenaje a esta figura de pequeña estatura y grandes proporciones mamarias. No es primera vez que la menciono, en mi libro próximo a ser lanzado, Búsquedas Distintas, Graciela describe a Lucinda como una especie de Venus de Willendorf ecuatoriana, mujer de baja estatura y caminar acompasado, maternal y hacendosa, que no está pendiente de su apariencia sino del bienestar de quienes la rodean.

Y es que hoy hay muchas mujeres que aún ostentan los atributos físicos de las venus del paleolítico, lamentablemente muchas de ellas se entierran en la baja autoestima, convencidas por los canones actuales de belleza occidental que pintan como bello algo artificial. A ustedes, Venus de carne y hueso, sobre todo mucha carne… disfruten sus carnes, y no crean lo que las revistas de belleza o catálogos de cosméticos les quieran ofrecer. Ellos solo quieren su dinero, no les interesa nada más.

Widget not in any sidebars

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 87 times, 1 visits today)

(Visited 87 times, 1 visits today)

Facebook comments:


Leave a Reply