Veo la música

He desarrollado un sentido nuevo, extra a los cinco que al que nos han limitado. Tenemos muchos más, solo que en la doctrina escolar nos dicen que son cinco sentidos y ya. Este sentido “nuevo” no tiene nombre, o al menos, yo no sé cómo definirlo. Leí algo por ahí sobre sinestesia, sin embargo no hay definiciones que expliquen lo que se siente al escuchar música y detectar patrones y texturas que se palpan con manos que van más allá de las manos físicas.

musica

Desde que puedo ver, oler, palpar y respirar la música, el disfrutar de ella ha adquirido un nivel casi ritual en mí. He clasificado la música que consumo de acuerdo al “mood” al que deseo me transporten sus acordes. Porque no es lo mismo un trapo para limpiar el piso a una fina seda para cubrirse, o una gruesa manta para proteger, la música difiere en espesores, densidades, a veces es tersa, otras rugosa. Al ver la música desde otros sentidos, la puedo usar y aprovechar hasta el último byte.

Cuando quiero escribir creativamente escucho sonidos electrónicos, repetitivos, cuyos patrones se ven como fractales que se repiten hasta el infinito, loops interminables y coloridos, con luces parpadeantes que provocan que el tiempo se ralentice.

Cuando quiero escribir escenas de amor, escucho Chopin, parece obvio para cualquiera que sea, como yo, admiradora de la refinada música romántica que me huele a rosas y claveles, siempre presentes en los escenarios que invento para los personajes de mis cuentos.

Esta relación íntima con la música especialmente para los momentos en que pongo mi creatividad a funcionar a tope, siento que es la que ha ido moldeando mis percepciones para que sean captadas como un todo, lo que ocurre dentro de mi cabeza con lo que estoy escuchando, estimulándome en otras áreas.

No es solo la música la que trae a mi esas imágenes asociadas. La meditación es la via segura a paisajes preciosos, como este:

flor-de-la-vida

Nuestro mundo interior es fascinante, si lo sabemos explorar nos iremos safando poco a poco de doctrinas y otras vendas que no nos permitían ver la vibración permanente que nos rodea.

 

© 2016, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 99 times, 2 visits today)

Facebook comments:


Leave a Reply