Vudú para casos desesperados

A veces las personas se vuelven obstáculos para nuestros planes. ¿Quien no ha sufrido por un amor que no regresa? ¿Quién no ha amado solo a una persona que no se entera de lo mucho que lo amamos? ¿Quien no ha sentido la necesidad de vengarse de alguien sin despertar sospechas? Para estos casos, nada mejor que el vudú:

Situación 1. Menganita ha tenido un matrimonio feliz durante 35 años. Tras su menopausia y consecuente resequedad vaginal, su deseo sexual bajó. Coincidentalmente, su esposo contrata a una secretaria de 22 años, tierna y voluptuosa que irrumpe en el hogar, separando a la pareja. Menganita puede recurrir al vudú para volver a su esposo un zombie que la ame a pesar de la sequía erótica, y que se vuelva ciego, dejando de sentir atracción por la sexy secretaria, a quién también de paso, se le puede dar su merecido, digamos, quebrándole una pierna mediante el vudú.

Situación 2. Tarquino pierde su trabajo debido a un recorte de personal iniciado por el nuevo gerente de recursos humanos que ingresó a la fábrica en la que trabaja. Si algo le llegara a pasar al gerente, todos sospecharían de Tarquino, el único perjudicado con el despido. Pero si Tarquino fabricara un muñeco vudú, y le clava suficientes alfileres, el infarto “natural” cobraría la vida del gerente, y quien sabe, Tarquino regresa a su puesto.

Situación 3. Ronualdo ha sido un marido ejemplar, trabajador y entregado por completo a su familia. Se ha sacrificado toda la vida para darle comodidades a su esposa e hijos. Un día que llega Ronualdo antes de tiempo, encuentra a su esposa teniendo relaciones sexuales con su mejor amigo, en presencia de sus hijos. Ronualdo deprimido por el amor que siente por ella a pesar de la traición, la “perdona”, pero en desquite, usa un muñeco de vudú para dejarla ciega, por infiel.

Como vemos, todo son ventajas con el vudú. Para fabricar tu propio muñeco vudú necesitarás:

  1. una pieza de tela de la ropa de la víctima, o al menos, que haya tenido contacto con el/ella.
  2. cera para moldear
  3. alfileres
  4. una foto, que incluso la puedes bajar del Facebook de la víctima

En la media noche, invocas a Kobayende, Cobayende, Pata Llaga, Tata Pansua, Tata Nfumbe, Tata Funde, Tata Fumbe, Pungun Futila, Tata Kañeñe, (si deseas enfermar o matar a la víctima), o a Má Lango, Madre de Agua, Kalunga, Mama Kalunga, Pungo Kasimba, Mama Umba, Mbumba Mamba, Nkita Kiamasa, Nkita Kuna Mamba, Baluande (si deseas enamorar a la víctima). Moldeas el muñeco con la cera procurando sea lo más parecido posible, en el lugar de la cara colocas la foto recortada. Viste al muñeco con la tela. Luego es solo cuestión de clavar los alfieres con la intención deseada en el sitio relacionado. Por ejemplo, si deseas que tu víctima sufra un grave dolor cardiaco, clava un alfilter en el corazón, pensando en conseguir ese efecto. Si en cambio, deseas que tu víctima se enamore de ti, clava el alfiler en el corazón pensando en que en ese momento la víctima pensó en ti.

Advertencia: todo lo anterior son PATRAÑAS pues soy una charlatana que me encanta inventar cosas raras para atraer visitas. Estos métodos, considerados como religión eran utilizados en Africa y traidos a América por los esclavos que llegaron a las colonias brasileras. También abundan en Cuba, Puerto Rico y Jamaica, donde la creencia de la existencia de los zombies no tiene discusión, coexistiendo las creencias en vudu con santos y virgenes católicas. La ignorancia de la causa de algunas enfermedades llevó a pensar que las personas enfermaban por un “trabajo de vudú” realizado por algún enemigo. Resulta increíble en pleno siglo XXI ver en diarios o escuchar en radios, anuncios que ofertan estos servicios. Los charlatanes que realizan estos “trabajos” argumentan haber estudiado en Brasil, Cuba o hasta El Congo, dicen poder atar parejas, hacer regresar a la pareja, y desaparecer o matar a algún enemigo. La frustración de quien no ha podido conquistar a una persona por los medios tradicionales, intenta lo indecible. El sentimiento humano de venganza nubla la conciencia de los ofendidos por infidelidades, abandonos, despidos, queriendo recurrir a artes malignas -aunque totalmente inocuas para la “víctima”. De hecho, a quien realmente le hace un daño psicológico y mental es a quien cree en estas supersticiones, pues alimentar el odio, intentar hacer daño, o dominar la voluntad de otra persona, no es de seres civilizados y maduros.

(Visited 832 times, 14 visits today)

Facebook comments:

Comments

  1. Creo que necesito hacer un vudú de algunas personitas… Jejeje.
    Pero no, mas bien necesitaría un vudú hacia mí mismo, que alguien por favor esté ahí atrás mío cno alfileres para yo hacer las cosas que tengo que hacer(como la tesis).
    La venganza y todo el mal que se hace rebota, y con creces. Igualmente el bien que haces es devuelto y con “yapa”. Así que hago todo el bien que pueda, incluso a desconocidos y enemigos. Yo: Feliz, el resto: Sufridores…!!!

  2. Gracias ya aprendí como hacer el múñequito… Je je… Podrán ser tonterías pero esa mala energía que se concentra en tú ser con el ánimo de hacer daño a los demás atrae malas energías hacia ti mismo, por eso vivo la vida lo mejor que puedo tratando de no hacer daño, o al menos no con intención

  3. Ja ja ja pobre loser, buscabas cómo hacer un muñeco vudú para el amor???, supersticioso y sin sentido del humor… con razón no ligas, LOSER.

  4. hola necesito ayuda, quiero matar a alguien que me quito la alegria y amarga mi existencia

    Pitonizza dice: Tu comentario ha sido transformado a minúsculas automáticamente. Desactiva el Bloqueo de Mayúsculas cuando escribas en este blog, por favor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *