Y si me echara al abandono

…mandándolo todo al diablo… qué me importa… si dejo que la anorexia me consuma y la depresión me venza, ¿quien sería la principal afectada?

[párrafo eliminado por la Webmaster]

La principal afectada tampoco sería yo, si tal parece que no tengo las agallas de hacer click en el botoncito “YES” a la pregunta:

“áreas de disco (corazón) dañadas, ¿desea formatear ahora? Advertencia: se perderán todos los datos y olvidará a ese hombre para siempre”

Ya voy a hacerlo… me voy a olvidar de ese pelele para siempre…

La principal afectada sería mi negritilla, hermosa princesita para quien soy una heroína. Ella dice con su vocecita ronca:

“yo quiero ser como mi mami”

…mientras la pillan enfundada en mi ropa, mis zapatos, mi cartera, con las gafas en la cabeza y los audífonos puestos. ¡Ella emula todo lo que yo hago! No es justo que le dé el ejemplo de seguir chillando por un hombre. Chuch*, si él no me valora, ya pues, debería olvidarlo… ¿hasta cuándo he de pedir perdón? Ah, es que lo que pasa Pitonizza, es que has hablado demasiado de tu vida privada, eso está mal, no deberías ventilar todos tus asuntos en tu blog.. blablabla… me lo han dicho tantas veces que ya me sé ese sermón. Es crónico. Soy bipolar, paso de la euforia a la depresión, una horrible montaña rusa de emociones.. volveré millonario a mi terapeuta. Pero es un avance reconocer los errores, ¿cierto?

Y si me echara al abandono, ¿me declaro en la quiebra…? No, no, no señores de Fiamecard, no me pongan en Central de Riesgo, yo les juro que les pago, cuando firmo un voucher mi rúbrica tiene más valor que en un acta de matrimonio… yo les pago señores de Casa Prati y De Tosi … ¿cuándo les he fallado? Y díganlo uds, señores de Banco del Atlántico… ¿alguna vez me he sobregirado? Dios proveerá… así que, por la parte económica, no me quejaré… todos los meses me alcanza milagrosamente la plata, Dios proveerá… Ah, eso sí, señores de pazifitel, a uds si que no les voy a pagar… ¿muchocientos mil dolaracos por esa conexión? Mirando mis planillas, no tienen la visión de enviarme un agente para ofrecerme un servicio de internet banda ancha, ya que Ecutel está saturado… chuta, es que mi pueblo queda en la conchinchina, por eso no llegan las divinas señales del Internek. No, no, no, mentira, señores de Pazifitel, si les pago, aguantenme, cortenme nomás la línea… pero no me cobren… no me importa… Y uds. señores de Ecutel, ya pues… pongan más “radiobases” conectenme a la autopista de la información.

Ven… ¡bipolar! Demostrado… [advertencia, la que tipea esto se está volviendo loca, divaría…]

¿Me echaré al abandono? ¿Dejo de maquillar mis ojos para verme simplicia, como arroz con pollo sin salsa de tomate? No… si me vieran sin maquillaje huirían despavoridos, me tirarían piedras por la calle… mejor me sigo arreglando… A ver, como es la cosa, veamos: base, sombra, delineador, rimmel, blush, brillo de labios… en ese orden. Perfumito detrás de las orejas y en medio de las tetas. Voilà! ¡Mucho mejor! Y seguiré comiendo, por Dios, si me echo al abandono y dejo que la anorexia venza, en pocos días seré un perchero ambulante. Desaparecería en un par de semanas… mis atributos posteriores se perderían en un jean desabultado, flojo, aguado… aburrido de ver. ¿Y mis boobies? Desintegradas, caídas… ¡No lo puedo permitir! Mi cuerpo es lo único físico que es mio… mantendré mi trasero tal como está.. mis boobies ahi mismo, en posición, ¡firmes! UP! La dicha de ser flaca y de metabolismo veloz es poder comer lo que me plazca… voy a meterme la comida como si estuviera rellenando un año viejo.. Venga ese tallarín verde.. ese pollo frito con el cuerito lleno de colesterol que no me afecta. Mmmm… rico bolón con café bien cargado… O un par de buenas humitas.. A engullir copas y copas de helado de manjar con nueces. Nada de echarme al abandono… Por estética, por salud, por amor propio…

¿Pero si la depresión persiste, y sucumbo a la tentación de tragarme un frasco de pastillas de chiquitolina para abandonar este puerco planeta? ¡Qué dices, bruta Pitonizza! Este planeta no es puerco… tiene fiebre, está algo enfermo, pero es hermoso. ¿Han visto el sol ponerse sobre el malecón, desde Durán? El cielo se pone rosado, naranja… y cuando amanece despejado, el cerro del Carmen está verde, limpio, el rocío brilla a cientos de metros de distancia… El rio que acaricia la ciudad mansamente, contrario a sus hermanos Chanchan, Cañar y demás afluentes o como se llamen.. en cambio, el manso Guayas sigue trasladando sus lechugines sin descanso, norte – sur, sur – norte, no me he dado cuenta en que sentido viajan. ¿Han atravesado el Parque San Francisco cuando cientos de palomas se alimentan? Ellas vuelan sincronizadamente, ajenas a las preocupaciones humanas de quienes transitamos por ahi. ¡No! No dejaré este mundo de forma tan pecaminosa y cobarde. Chuch*, me quedo. Seguiré llorando porque me gusta sufrir mi dolor, pero el rio me acompaña, ahi derramaré mis lágrimas. Las palomas me siguen, las alimentaré como siempre. El cerro me vigila, con su verdor brillante de “invierno”… Guayaquil, mi Perla, mi cómplice, no me permite que siga triste, mil claxons me sacan de mi sopor, y sigo caminando, alzo la mirada, fumo mi tabaco, avanzo, camino, marcho por la 9 de octubre, miro mi reflejo en las vidrieras del Bankers.. “mmm, se me ve buena… este pantalón me queda bacán”… y sonrío. Por lo menos yo misma me alabo, para qué esperar a que otro lo haga.

¿Me echo nomás al abandono? Ni verg@.. La vida sigue. Mi hija crece hermosa. Debo pagar cuentas. Quiero escribir más historias de amor, aunque sea ajenas. Quiero monetizar el blog (juas!), que mi vicio sea redituable. Quiero morir de cáncer al pulmón a los 135 años. ¡Qué hablo tonteras! Mi bisabuela que fumaba 5 veces más que yo, murió de aburrida…, ni cáncer ni capricornio la alcanzó. Quiero seguir desfilando por mi ciudad hermosa que huele a mujer. Seguir haciéndole el amor a principes inventados en encuentros oníricos de cuando en cuando. Dar palabras de aliento a quienes me lo piden. NO ME ECHO AL ABANDONO. Pero seguiré llorando, para adentro esta vez. Que nadie me vea con los ojos hinchados. Para adentro. Llorar para adentro para que las lágrimas se confundan con otros humores y se expulsen como sudor, talvez, durante una sesión de sexo… como orina, quizás, después de un par de cervezas. No más lágrimas Pitonizza. Que tus ojos no lloren más por quien no te supo valorar.

¿Ya no me quieres? Chuta… quisiera poder decir “yo tampoco”. Pero dejame ver si te empiezo a odiar para olvidarte. HATE MODE ON… a ver, te odio, te odio… HATE ABORTED… HATE MODE OFF… No vale la pena ese desperdicio energético. Solo dejame decirte (aunque sé que no lees ya mis webadas) me facilitas las cosas. Haz lo que te dé la gana, cásate con otra que no le guste tirar…

Acabas de leer “The worst post ever, by Pitonizza”

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

Mis libros

© 2008, Pitonizza Punto Com. Licencia de uso: Atribución-SinDerivadas CC BY-ND

Si gustas, deja una propina para este artículo.

(Visited 46 times, 1 visits today)

(Visited 46 times, 1 visits today)

Comments Closed

Comments

  1. Tienes razón, fue mecanismo de defensa negarlo. Bueno, ya lo que hablamos hoy antes de tu almuerzo lo resume todo… no lo voy a exponer aqui, es entre tú y yo.

  2. Calamaro, paranoia, “todo lo que termina, termina mal, y si no termina, se contamina más, poco a poco…” La vida sigue Pitonizza, se acabó una relación porque le llegó su fin, no podemos forzar nada aunque todavía amemos lo que ya terminó o debe de terminar, dále gracias, mereces algo mejor, lo noto asi…

Los comentarios se han cerrado.